Sa­lud. Un ate­rra­dor mal cam­pa en las UCI de to­dos los hos­pi­ta­les. Se­pa por qué mu­chos pa­cien­tes aca­ban de­li­ran­do y con epi­so­dios psi­có­ti­cos.

Su­fren alu­ci­na­cio­nes, de­li­rios y ata­ques de pá­ni­co. Pa­de­cen al­te­ra­cio­nes de la me­mo­ria y el pro­ce­sa­mien­to men­tal... Son víc­ti­mas del sín­dro­me post-uci, una do­len­cia do­lo­ro­sa e in­va­li­dan­te que se pue­de pro­lon­gar du­ran­te años. Su estancia en la UCI les cu­ró

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR FÁ­TI­MA URI­BA­RRI / FO­TO­GRA­FÍAS: CAR­LOS CA­RRIÓN

Sen­tía la an­sie­dad del mé­di­co dan­do ór­de­nes y es­ta­ba se­gu­ra de que se re­fe­ría a mí. Vi­ví con una in­ten­si­dad in­creí­ble que me mo­ría. To­dos mis mie­dos eran de­li­rios de muer­te. Y de una fuer­za... Son de ver­dad. Y, cuan­do los re­cuer­das, te in­va­den», cuen­ta Eva Ma­ría Gómez.

Es­tu­vo 40 días en la Uni­dad de Cui­da­dos

In­ten­si­vos (UCI) del hos­pi­tal La Paz, de Ma­drid. Fue ha­ce ca­si dos años, pe­ro no ha lo­gra­do sa­lir de allí: «Cuan­do me die­ron el al­ta, me lle­vé la UCI a ca­sa», afir­ma. Su ex­pe­rien­cia ha si­do tan trau­má­ti­ca que la ha de­ja­do in­ca­pa­ci­ta­da pa­ra tra­ba­jar y lle­var una vi­da nor­mal. Eva Ma­ría in­gre­só con una neu­mo­nía que se com­pli­có. La tu­vie­ron que in­tu­bar. «Es­ta­ba ma­nia­ta­da. Sin mis ga­fas. No po­día ha­blar ni oír bien por los pi­ti­dos y alar­mas del res­pi­ra­dor. Al­go iba a pa­sar y yo no po­día ha­cer na­da. No te­nía mo­do de co­mu­ni­car­me. Me des­co­nec­ta­ba un elec­tro­do del de­do pa­ra que so­na­ra y que un ser hu­mano vi­nie­ra a ha­cer­me ca­so. Aga­rra­ba del bra­zo a los au­xi­lia­res pa­ra que no se fue­ran», cuen­ta. Pa­de­ció ho­rri­bles de­li­rios: 'vi­vió' có­mo mo­ría una de sus hi­jas a su la­do; dio a luz a 11 be­bés en un par­to tre­men­do... Vi­vió co­mo ab­so­lu­ta­men­te real una irrea­li­dad que en su ca­so era do­lo­ro­sa. Otros pa­cien­tes de la UCI han vis­to allí cam­pa­men­tos gi­ta­nos con ho­gue­ra in­clui­da; re­ba­ños de ove­jas con pas­tor y pe­rro; mul­ti­tu­di­na­rias ce­re­mo­nias re­li­gio­sas... O se han creí­do que ellos eran nar­co­tra­fi­can­tes, sol­da­dos o trapecistas... Las alu­ci­na­cio­nes son una de las se­cue­las psí­qui­cas de la UCI. Es al­go fre­cuen­te. Un es­tu­dio del hos­pi­tal Chel­sea y West­mins­ter, de Lon­dres, con­clu­ye

Afec­ta a en­tre el 50 y el 80 por cien­to de los pa­cien­tes que han re­ci­bi­do res­pi­ra­ción asis­ti­da en la UCI

que «el tra­ta­mien­to en una uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos pue­de ser una ex­pe­rien­cia es­tre­san­te que de­ja a los pa­cien­tes con se­cue­las psi­co­ló­gi­cas per­sis­ten­tes que les im­pi­den ha­cer una vi­da nor­mal». El 47 por cien­to de los pa­cien­tes es­tu­dia­dos pa­de­cía an­sie­dad y de­pre­sión y un 38 por cien­to de ellos su­fría sín­to­mas de tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co tras ha­ber pa­sa­do por la UCI. Su estancia allí les cu­ró el cuer­po, pe­ro les da­ñó la men­te. Son víc­ti­mas del sín­dro­me post-cui­da­dos In­ten­si­vos (PICS), «las se­cue­las a ni­vel psi­co­ló­gi­co, cog­ni­ti­vo y fí­si­co que se desa­rro­llan des­pués de una estancia en cui­da­dos in­ten­si­vos y que pue­den du­rar me­ses o años», ex­pli­ca Jo­sé Ma­nuel Añón, je­fe de sec­ción del Ser­vi­cio de Me­di­ci­na In­ten­si­va del hos­pi­tal La Paz, de Ma­drid, y res­pon­sa­ble de un programa pun­te­ro en­ca­mi­na­do a ayu­dar a res­ta­ble­cer­se a las víc­ti­mas de es­ta do­len­cia, que afec­ta a en­tre el 50 y el 80 por cien­to de los pa­cien­tes que han re­ci­bi­do res­pi­ra­ción asis­ti­da en la UCI.

RECUERDOS AL­TE­RA­DOS.

Los afec­ta­dos por PICS se que­dan sin fuer­za pa­ra ca­mi­nar y con di­fi­cul­ta­des pa­ra rea­li­zar las ta­reas co­ti­dia­nas tras ha­ber per­di­do mu­cha ma­sa mus­cu­lar des­pués de pa­sar tan­tos días en ca­ma. Tam­bién su­fren de­te­rio­ro res­pi­ra­to­rio y al­te­ra­cio­nes en la me­mo­ria, la aten­ción y la ve­lo­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to men­tal. Ade­más, a al­gu­nos les per­si­guen los recuerdos al­te­ra­dos del de­li­rio o sín­dro­me con­fu­sio­nal agu­do (que tam­bién pa­de­cen mu­chas per­so­nas ma­yo­res cuan­do es­tán in­gre­sa­das en el hos­pi­tal). Y al­gu­nos, co­mo Eva Ma­ría, in­clu­so desa­rro­llan un sín­dro­me de es­trés pos­trau­má­ti­co que se pue­de pro­lon­gar du­ran­te años. Pa­ra tra­tar­los, en el hos­pi­tal de La Paz, de Ma­drid, se ha pues­to en mar­cha el programa pa­ra la de­tec­ción y se­gui­mien­to del sín­dro­me po­scui­da­dos In­ten­si­vos. Ca­da tres me­ses, an­ti­guos pa­cien­tes del hos­pi­tal acu­den a una consulta, aten­di­da por el doc­tor Añón, pa­ra tra­tar­se de sus se­cue­las post-uci. El que ha­ya al­guien que las es­cu­che ya es un in­men­so ali­vio pa­ra es­tas per­so­nas que se sien­ten muy in­com­pren­di­das. «Al sa­lir del hos­pi­tal, ne­ce­si­ta­ba ayu­da pa­ra to­do. So­lo aguan­ta­ba dos ho­ras le­van­ta­da. Me que­da­ba las tar­des so­la y me vol­vían las ho­rri­bles vi­ven­cias de la UCI; to­dos los ho­rro­res los vi­vía de nue­vo. Llo­ra­ba y llo­ra­ba y no que­ría de­cír­se­lo a mi fa­mi­lia», cuen­ta en­tre lá­gri­mas Eva Ma­ría. Fue ca­paz, por fin, de con­tar lo que le pa­sa­ba en la consulta del doc­tor Añón: «Él me di­jo que era nor­mal. Yo no es­ta­ba lo­ca, me su­ce­día al­go

"El doc­tor Añón me di­jo que yo no es­ta­ba lo­ca. Eso me in­su­fló de nue­vo la vi­da", cuen­ta Eva Ma­ría

que le pa­só a más gen­te y po­día sa­lir de eso. Esa consulta me in­su­fló de nue­vo la vi­da», re­co­no­ce. El 66 por cien­to de los hos­pi­ta­les es­pa­ño­les tra­ba­ja en me­jo­rar sus UCI pa­ra in­ten­tar abo­lir el sín­dro­me que es­tas uni­da­des pro­du­cen. Es ne­ce­sa­rio. El mé­di­co Ga­briel He­ras, im­pul­sor de la ini­cia­ti­va Hu­ma­ni­zan­do la UCI, ha re­co­no­ci­do que «en los úl­ti­mos 30 años nos he­mos cen­tra­do tan­to en la su­per­vi­ven­cia y en las me­jo­ras tec­no­ló­gi­cas que he­mos de­ja­do de la­do otras co­sas».

PA­SO A LA FA­MI­LIA.

Ya hay sim­po­sios de­di­ca­dos a pre­ve­nir es­te sín­dro­me, au­men­tan los es­tu­dios so­bre él e in­clu­so fa­bri­can­tes tec­no­ló­gi­cos co­mo Phi­lips es­tu­dian có­mo cam­biar las alar­mas de sus apa­ra­tos pa­ra evi­tar los pi­ti­dos y las lu­ces cons­tan­tes. Ade­más, la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Cui­da­dos In­ten­si­vos im­pul­sa la apli­ca­ción de un programa de prevención con un ro­sa­rio de ob­je­ti­vos. El pri­me­ro es evi­tar el do­lor. «A ve­ces un pa­cien­te es­tá me­dio se­da­do, pe­ro sien­te do­lor cuan­do los mé­di­cos le ha­cen al­go y no pue­de avi­sar. Hay que im­pe­dir ese ais­la­mien­to, dar­les me­dios pa­ra co­mu­ni­car­se», di­ce el doc­tor Añón. Otras me­tas son: re­du­cir el uso de ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca; me­jo­rar la anal­ge­sia y la se­da­ción; tra­tar con más de­di­ca­ción a los pa­cien­tes con de­li­rio; in­ten­tar le­van­tar­los de la ca­ma y que pa­seen pa­ra evi­tar la atro­fia mus­cu­lar; y dar más pre­sen­cia a la fa­mi­lia, am­pliar los ho­ra­rios de vi­si­ta, que sean ellos quie­nes les den de co­mer... En es­te as­pec­to, la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Pa­dres de Ni­ños con Cáncer ha con­se­gui­do que los hos­pi­ta­les con Uni­da­des de Cui­da­dos In­ten­si­vos Pe­diá­tri­cos de Es­pa­ña per­mi­tan el acom­pa­ña­mien­to de los pa­dres las 24 ho­ras del día. La idea es me­jo­rar los Cui­da­dos In­ten­si­vos sin ol­vi­dar que sal­van mu­chas vi­das. «La UCI da vi­da, ya que el 90 por cien­to de la gen­te so­bre­vi­ve», re­sal­ta el doc­tor He­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.