His­to­ria.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JUAN ESLAVA GALÁN

Juan Eslava Galán re­me­mo­ra la gue­rra de los Trein­ta Años, el con­flic­to en el que Es­pa­ña per­dió su he­ge­mo­nía ha­ce cua­tro si­glos.

Mu­rie­ron más de ocho mi­llo­nes de per­so­nas, im­pli­có a las gran­des po­ten­cias de Eu­ro­pa y cam­bió pa­ra siem­pre la his­to­ria del con­ti­nen­te. Se cum­plen cua­tro si­glos de la gue­rra de los Trein­ta Años, un con­flic­to san­gui­na­rio que arre­ba­tó a Es­pa­ña su he­ge­mo­nía.

El Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co es­ta­ba for­ma­do por un mo­sai­co de más de 300 es­ta­dos

Ha­ceaho­ra cua­tro si­glos, el 23 de ma­yo de 1618, unos cal­vi­nis­tas exal­ta­dos arro­ja­ron por una ven­ta­na del cas­ti­llo de Pra­ga a dos emi­sa­rios del em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co Fer­nan­do II.

La caí­da era de die­ci­sie­te me­tros, co­mo de un cuar­to pi­so, pe­ro los de­fe­nes­tra­dos tu­vie­ron la suer­te de ate­rri­zar so­bre un mon­tón de es­tiér­col acu­mu­la­do en el fo­so del cas­ti­llo. Co­jean­do y ayu­dán­do­se mu­tua­men­te pu­die­ron es­ca­par con vi­da del lan­ce pa­ra de­nun­ciar el mal­tra­to a su se­ñor. Es­te su­ce­so fue el de­to­nan­te de una gue­rra que du­ró trein­ta años, aso­ló el cen­tro de Eu­ro­pa cau­san­do ocho mi­llo­nes de muer­tos (dos ter­ce­ras par­tes de la po­bla­ción en al­gu­nas re­gio­nes), im­pli­có a to­das las gran­des po­ten­cias del mo­men­to y al­te­ró pa­ra siem­pre el fu­tu­ro de Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te el de Es­pa­ña, que ce­dió a Fran­cia su pues­to de pri­me­ra po­ten­cia. Pra­ga era la ca­pi­tal de Bohe­mia, un reino per­te­ne­cien­te al Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co y, por lo tan­to, so­me­ti­do a su em­pe­ra­dor. Es­te im­pe­rio, que abar­ca­ba to­do el cen­tro de Eu­ro­pa des­de el Bál­ti­co a los Paí­ses Ba­jos y des­de Di­na­mar­ca a las costas del Adriá­ti­co, es­ta­ba for­ma­do por un mo­sai­co de más de tres­cien­tos mi­núscu­los es­ta­dos que aca­ta­ban la au­to­ri­dad de la ca­sa de Habs­bur­go. ¿Por qué ha­bían me­re­ci­do tan ás­pe­ro re­ci­bi­mien­to los emi­sa­rios del em­pe­ra­dor? Fer­nan­do II, edu­ca­do por los je­sui­tas, que­ría im­po­ner la re­li­gión ca­tó­li­ca en sus es­ta­dos, lo que al­te­ra­ba el acuer­do al­can­za­do en 1555 en­tre el em­pe­ra­dor Car­los V y los prín­ci­pes pro­tes­tan­tes re­bel­des. En vir­tud de la paz de Augs­bur­go, los prin­ci­pa­dos ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes del im­pe­rio es­ta­rían equi­li­bra­dos y ca­da es­ta­do adop­ta­ría la re­li­gión de su prín­ci­pe. Des­pués de la de­fe­nes­tra­ción de los en­via­dos del em­pe­ra­dor, los re­bel­des de Pra­ga ofre­cie­ron el trono de Bohe­mia a Fe­de­ri­co V, prín­ci­pe del Pa­la­ti­na­do y cau­di­llo de la Unión Pro­tes­tan­te, quien acep­tó gus­to­so el re­ga­lo. '¿Esas te­ne­mos?', di­jo Fer­nan­do II y, alle­gan­do tro­pas in­va­dió Bohe­mia, de­rro­tó a su ad­ver­sa­rio en la ba­ta­lla de la Mon­ta­ña Blan­ca y con­quis­tó Pra­ga. Pa­ra ello con­tó con la ayu­da de los bohe­mios per­te­ne­cien­tes a la Li­ga Ca­tó­li­ca y la del rey de Es­pa­ña, su pa­rien­te. Ad­vir­ta­mos que los

Aus­trias de Vie­na y los de Es­pa­ña cons­ti­tuían dos ra­mas de una mis­ma fa­mi­lia. Felipe III, rey de Es­pa­ña, apor­tó al con­flic­to di­ne­ro y tro­pas que con­quis­ta­ron el Ba­jo Pa­la­ti­na­do, has­ta en­ton­ces pro­pie­dad del de­rro­ta­do Fe­de­ri­co V. Felipe III no es que ac­tua­ra ge­ne­ro­sa­men­te: te­nía in­tere­ses en la zo­na por­que los prin­ci­pa­dos ale­ma­nes lin­da­ban con sus po­se­sio­nes de Flan­des y el Fran­co Con­da­do. Los alar­ma­dos prín­ci­pes pro­tes­tan­tes lla­ma­ron en su au­xi­lio a Cris­tián IV de Di­na­mar­ca, fer­vien­te lu­te­rano y ri­val de Fer­nan­do II por el co­mer­cio del mar Bál­ti­co. El da­nés in­va­dió las tie­rras im­pe­ria­les con un ejér­ci­to de vein­te mil mer­ce­na­rios, pe­ro fue es­tre­pi­to­sa­men­te de­rro­ta­do por Wa­llens­tein, un há­bil ge­ne­ral al ser­vi­cio del im­pe­rio. Se­gu­ro de su po­si­ción, Fer­nan­do II cas­ti­gó a los re­bel­des de­cre­tan­do la res­ti­tu­ción a la Igle­sia de to­dos los bie­nes se­cu­la­ri­za­dos du­ran­te las gue­rras re­li­gio­sas an­te­rio­res. Los prín­ci­pes pro­tes­tan­tes lla­ma­ron en su au­xi­lio a su co­rre­li­gio­na­rio el rey de Sue­cia, Gus­ta­vo II Adol­fo, otro com­pe­ti­dor del em­pe­ra­dor por el co­mer­cio bál­ti­co.

EL REY SIN CO­RA­ZA

Era Gus­ta­vo Adol­fo un gran afi­cio­na­do al ar­te mi­li­tar al que gus­ta­ba más un ti­ro­teo que una re­mon­ta. Dis­po­nía de un po­ten­te ejér­ci­to equi­pa­do con no­ve­do­sas ar­mas (fu­si­les con car­tu­chos y ba­yo­ne­tas) que ya se ha­bía fo­guea­do en una vic­to­rio­sa gue­rra con­tra los po­la­cos. El im­pe­tuo­so Gus­ta­vo Adol­fo in­va­dió los es­ta­dos im­pe­ria­les y se­ño­reó bue­na par­te de su te­rri­to­rio do­mi­nan­do el cur­so ale­mán del Da­nu­bio y el Oder.

Es­pa­ña se in­vo­lu­cró por­que los prin­ci­pa­dos ale­ma­nes lin­da­ban con sus po­se­sio­nes de Flan­des

En­tu­sias­ma­do con sus éxi­tos, el as­tu­to car­de­nal Ri­che­lieu, que di­ri­gía los des­ti­nos de Fran­cia, le pro­me­tió un cre­ci­do sub­si­dio anual siem­pre que se com­pro­me­tie­se a man­te­ner un ejér­ci­to de 36.000 hom­bres co­mo mí­ni­mo en sue­lo ale­mán. Da­do que los ejér­ci­tos de la épo­ca es­ta­ban for­ma­dos por mer­ce­na­rios sin es­crú­pu­los, era una ma­ne­ra de ase­gu­rar­se que el im­pe­rio que­da­ría de­san­gra­do de po­bla­ción, co­mo así ocu­rrió. ¿Qué in­te­rés te­nía Fran­cia en el asun­to? Ro­dea­da de po­si­cio­nes es­pa­ño­las o de sus alia­dos Habs­bur­go se sen­tía ame­na­za­da e im­po­si­bi­li­ta­da de am­pliar sus do­mi­nios.

SA­QUEOS Y VIO­LA­CIO­NES

Ban­das de mer­ce­na­rios que se al­qui­la­ban a uno u otro ban­do ri­va­li­za­ban en fe­ro­ci­dad. Los dos ban­dos sa­quea­ban, vio­la­ban y de­go­lla­ban. Los sue­cos tor­tu­ra­ban por pla­cer, los croa­tas se ador­na­ban los som­bre­ros con ore­jas y na­ri­ces ampu­tadas. En una Bi­blia de Sua­bia, el due­ño anotó: «1647. Vi­vi­mos co­mo ani­ma­les, co­mien­do cor­te­zas y hier­ba. Na­die po­día ima­gi­nar que lle­gá­ra­mos a un es­ta­do se­me­jan­te. Mu­cha gen­te ha de­ja­do de creer en Dios». El rey de Sue­cia ejer­ci­tó sus su­pe­rio­res tác­ti­cas de­rro­tan­do a Tilly –ex­per­to ge­ne­ral de Fer­nan­do II– en la ba­ta­lla de Brei­ten­feld (1631). Tilly, lla­ma­do por su ca­rác­ter aus­te­ro 'el mon­je con ar­ma­du­ra', vol­vió a en­fren­tar­se con los sue­cos en un en­cuen­tro me­nor y re­sul­tó muer­to por una ba­la de ca­ñón. Gus­ta­vo Adol­fo pa­re­cía in­ven­ci­ble, pe­ro su des­me­di­da afi­ción a la adre­na­li­na lo per­dió. Cuan­do se en­fren­tó con el ge­ne­ral Wa­llens­tein en la de­ci­si­va ba­ta­lla de Lüt­zen (1632), se in­ter­nó te­me­ra­ria­men­te en me­dio de la nie­bla con un gru­po de los su­yos sin más de­fen­sa cor­po­ral que un co­le­to de cue­ro de al­ce. El gru­po sue­co se to­pó de bru­ces con un pe­lo­tón de ar­ca­bu­ce­ros im­pe­ria­les que dis­pa­ra­ron sus ar­mas y al­can­za­ron al rey en un bra­zo. Se re­ti­ra­ba es­col­ta­do por sus ca­ba­lle­ros cuan­do otro dis­pa­ro en la es­pal­da lo des­ca­bal­gó. Lo re­ma­ta­ron a pu­ña­la­das an­tes de des­po­jar el ca­dá­ver de ro­pa, jo­yas y ca­sa­ca. Muer­to el rey sue­co, sus tro­pas per­die­ron el te­rreno ga­na­do an­te un Wa­llens­tein nue­va­men­te triun­fan­te. Tan triun­fan­te que Fer­nan­do II, que al­ber­ga­ba fun­da­das sos­pe­chas so­bre su leal­tad, te­mió que qui­sie­ra des­tro­nar­lo y lo hi­zo ase­si­nar tras atraer­lo a un ban­que­te (la clá­si­ca muer­te de tan­tos cau­di­llos). Pa­re­cía que los ago­ta­dos con­ten­dien­tes iban a fir­mar la paz, pe­ro Fran­cia –des­con­ten­ta con los re­sul­ta­dos– es­ti­mó que ha­bía lle­ga­do la ho­ra de in­ter­ve­nir di­rec­ta­men­te en la gue­rra, con el enemi­go ya de­bi­li­ta­do. En 1635, Fran­cia de­cla­ró la gue­rra a Es­pa­ña y tres años más tar­de pac­tó con Sue­cia pa­ra ata­car con­jun­ta­men­te al im­pe­rio y a los Aus­trias es­pa­ño­les. Un país ca­tó­li­co co­mo Fran­cia se po­nía del la­do de los pro­tes­tan­tes. Lo que ha­bía co­men­za­do co­mo una gue­rra de re­li­gión se ha­bía con­ver­ti­do en una con­tien­da por la he­ge­mo­nía de Eu­ro­pa. En un prin­ci­pio, la gue­rra fue fa­vo­ra­ble a Es­pa­ña, cu­yas tro­pas

Los dos ban­dos vio­la­ban, sa­quea­ban y de­go­lla­ban. Los sue­cos tor­tu­ra­ban por pla­cer

in­va­die­ron Cham­pa­ña y Bor­go­ña y ame­na­za­ron Pa­rís (1636), pe­ro des­pués la gue­rra cam­bió de signo y los fran­ce­ses lo­gra­ron ha­cer­se con la es­tra­té­gi­ca pla­za fuer­te de Arras (1640), lo que de­jó ex­pues­tas las po­se­sio­nes es­pa­ño­las de Flan­des.

LA RE­BE­LIÓN DE CA­TA­LU­ÑA

Al ma­les­tar cau­sa­do por las tro­pas es­pa­ño­las que atra­ve­sa­ban Ca­ta­lu­ña ca­mino de la frontera se su­mó la in­su­rrec­ción po­pu­lar de Bar­ce­lo­na co­no­ci­da co­mo 'Cor­pus de San­gre' (7 de ju­nio de 1640). Los re­bel­des ca­ta­la­nes se pro­cla­ma­ron en re­pú­bli­ca (16 de enero de 1641) y lla­ma­ron en su au­xi­lio a Luis XIII de Fran­cia (al que nom­bra­ron con­de de Bar­ce­lo­na co­mo Luis I). Tro­pas fran­ce­sas se es­ta­ble­cie­ron en Ca­ta­lu­ña con el aplau­so de los re­bel­des. Unos me­ses des­pués de la re­be­lión ca­ta­la­na es­ta­lló la de Por­tu­gal, que es­ta­ba uni­do a Es­pa­ña des­de los tiem­pos de Felipe II. Los por­tu­gue­ses, tam­bién au­xi­lia­dos por Fran­cia, con­si­guie­ron su in­de­pen­den­cia. La gue­rra se man­tu­vo ad­ver­sa pa­ra las tro­pas es­pa­ño­las has­ta cul­mi­nar en la de­rro­ta de Ro­croi (1643), la ba­ta­lla que se­ña­la la de­ca­den­cia de los has­ta en­ton­ces in­ven­ci­bles ter­cios es­pa­ño­les. La gue­rra pro­si­guió has­ta que los su­pe­rio­res ejér­ci­tos fran­ce­ses di­ri­gi­dos por Tu­re­na y Con­de in­va­die­ron el im­pe­rio y lle­ga­ron a las in­me­dia­cio­nes de Vie­na. En es­tas cir­cuns­tan­cias, el nue­vo em­pe­ra­dor Fer­nan­do III ti­ró la toa­lla y so­li­ci­tó la paz. La gue­rra en la mar­ti­ri­za­da Ale­ma­nia ha­bía con­clui­do, pe­ro to­da­vía Es­pa­ña y Fran­cia con­ten­die­ron du­ran­te unos años, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que los ca­ta­la­nes com­pro­ba­ran que las tro­pas fran­ce­sas que ha­bían ido a li­be­rar­los eran in­clu­so más abu­so­nas que las cas­te­lla­nas.

EL NUE­VO OR­DEN EU­RO­PEO

La gue­rra de los Trein­ta Años se sal­dó con dos tra­ta­dos: el de West­fa­lia (1648), que afec­tó al im­pe­rio; y la Paz de los Pi­ri­neos (1658), que hi­zo lo pro­pio con Es­pa­ña. El tra­ta­do de Wes­fa­lia re­co­no­cía la so­be­ra­nía de los prín­ci­pes en los es­ta­dos im­pe­ria­les, y les ga­ran­ti­za­ba una li­ber­tad re­li­gio­sa sin tra­bas. Ade­más, Fran­cia ob­te­nía los te­rri­to­rios fron­te­ri­zos de Al­sa­cia y Lorena. El em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio per­día in­fluen­cia po­lí­ti­ca y tan so­lo per­ma­ne­ce­ría co­mo un va­lor sim­bó­li­co has­ta la abo­li­ción del im­pe­rio por Na­po­león en 1806. Por la paz de los Pi­ri­neos Es­pa­ña re­co­no­cía la in­de­pen­den­cia de las Pro­vin­cias Uni­das (Paí­ses Ba­jos), de­vol­vía Ar­tois a Fran­cia y le en­tre­ga­ba las pro­vin­cias ca­ta­la­nas del Ro­se­llón y la Al­ta Cer­da­ña. La gue­rra de los Trein­ta Años fue, en reali­dad, la pri­me­ra gue­rra mun­dial. El te­rri­to­rio del im­pe­rio don­de se desa­rro­lla­ron las ope­ra­cio­nes quedó tan aso­la­do por las ham­bru­nas, las ma­tan­zas y los sa­queos que per­dió ca­si un ter­cio de su po­bla­ción.

Cuan­do la ca­tó­li­ca Fran­cia apo­yó a los pro­tes­tan­tes, quedó cla­ro que no era una gue­rra de re­li­gión

FRAN­CIA CAR­DE­NAL RI­CHE­LIEU Pro­me­tió apo­yo a Gus­ta­vo II Adol­fo si man­te­nía un cos­to­so ejér­ci­to de mer­ce­na­rios en sue­lo ale­mán. Su ob­je­ti­vo: de­rro­tar a Es­pa­ña y al Sa­cro Im­pe­rio.

SUE­CIA GUS­TA­VO II ADOL­FO Los prín­ci­pes pro­tes­tan­tes le pi­den ayu­da tras la de­rro­ta de Di­na­mar­ca. Que­ría con­tro­lar el co­mer­cio en el Bál­ti­co.

ES­PA­ÑA FELIPE III Apo­yó a su pa­rien­te Fer­nan­do II. Tra­tó de afian­zar sus do­mi­nios en Flan­des y el Fran­co Con­da­do.

DI­NA­MAR­CA CRIS­TIÁN IV Los pro­tes­tan­tes le pi­den au­xi­lio. In­va­dió las tie­rras del Sa­cro Im­pe­rio con más de 20.000 mer­ce­na­rios. Fue de­rro­ta­do.

SA­CRO IM­PE­RIO AL­BRECHT VON WA­LLENS­TEIN Há­bil ge­ne­ral pro­tes­tan­te que se con­vir­tió al ca­to­li­cis­mo y com­ba­tió al la­do de Fer­nan­do II. De­rro­tó a los da­ne­ses.

JUE­GO DE RE­YES EL QUIÉN ES QUIÉN DE UNA GUE­RRA QUE ASO­LÓ EU­RO­PA Y QUE CAM­BIÓ LA HIS­TO­RIA DEL CON­TI­NEN­TE. SA­CRO IM­PE­RIO FER­NAN­DO II DE HABS­BUR­GO Qui­so im­po­ner el ca­to­li­cis­mo a los pro­tes­tan­tes prín­ci­pes ger­má­ni­cos. BOHE­MIA FE­DE­RI­CO V DEL PA­LA­TI­NA­DO...

FRAN­CIA LUIS XIII Ca­tó­li­co, se alió con los pro­tes­tan­tes pa­ra de­rro­tar a los Habs­bur­go. Los re­bel­des ca­ta­la­nes lo nom­bra­ron con­de de Bar­ce­lo­na.

SA­CRO IM­PE­RIO CON­DE DE TILLY Ex­per­to ge­ne­ral de Fer­nan­do II, fue de­rro­ta­do por Gus­ta­vo II Adol­fo de Sue­cia. Mu­rió en el cam­po de ba­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.