Via­jes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

Tras de­cla­rar­se en ban­ca­rro­ta en 2012, De­troit ha re­na­ci­do de sus ce­ni­zas y es ya el des­tino de mo­da.

LOS TU­RIS­TAS ERAN UNA ES­PE­CIE EN EX­TIN­CIÓN. Y los po­cos va­lien­tes que se aven­tu­ra­ban a pa­sear por las ca­lles de la ciu­dad lo ha­cían pa­ra fo­to­gra­fiar ras­ca­cie­los aban­do­na­dos, ba­rrios en­te­ros sin un al­ma, an­ti­guas fá­bri­cas de au­to­mó­vi­les en rui­nas, edi­fi­cios que­ma­dos o sin cris­ta­les en las ven­ta­nas, gra­fi­tis por to­das par­tes… De­troit se ha­bía con­ver­ti­do, co­mo lle­gó a de­cir el New York Ti­mes en 2012, en la ca­pi­tal mun­dial del «porno de rui­nas», ese tu­ris­mo mi­no­ri­ta­rio (y al­go ma­ca­bro) que bus­ca la be­lle­za ocul­ta en la de­ca­den­cia y el aban­dono. Pe­ro cin­co años des­pués de aque­lla reali­dad apo­ca­líp­ti­ca, De­troit es­tá re­sur­gien­do, po­co a po­co, de sus ce­ni­zas y se ha con­ver­ti­do en uno de los des­ti­nos ur­ba­ni­tas más fas­ci­nan­tes de Es­ta­dos Uni­dos. Des­de lue­go, su his­to­ria me­re­ce una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Fun­da­da en 1701 por el ex­plo­ra­dor fran­cés An­toi­ne de la Mot­he Ca­di­llac, De­troit vi­vió su edad de oro a prin­ci­pios del si­glo XX, cuan­do Henry Ford em­pe­zó a cons­truir allí sus co­ches y re­vo­lu­cio­nó el sec­tor del au­to­mó­vil con las pri­me­ras lí­neas de mon­ta­je y la pro­duc­ción en ma­sa del Mo­del T, co­no­ci­do co­mo el pri­mer co­che de la cla­se me­dia ame­ri­ca­na. Des­pués, Ge­ne­ral Mo­tors y Chrysler se asen­ta­ron en la ciu­dad y De­troit se con­vir­tió en la 'ca­pi­tal mun­dial de mo­tor'. En los años cin­cuen­ta, la pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca hi­zo que al­can­za­ra los dos mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con­vir­tién­do­se en la cuar­ta ur­be más im­por­tan­te de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro la bur­bu­ja em­pe­zó a pin­char­se en los se­ten­ta. Ade­más de la te­rri­ble tensión ra­cial que se vi­vía en

los ba­rrios, la com­pe­ten­cia del sec­tor au­to­mo­vi­lís­ti­co ja­po­nés em­pe­zó a afec­tar a la prin­ci­pal in­dus­tria lo­cal. Y, po­co a po­co, sus ha­bi­tan­tes em­pe­za­ron a ir­se… De he­cho, la ciu­dad lle­gó a per­der dos ter­cios de su po­bla­ción y el 30 por cien­to de sus edi­fi­cios co­mer­cia­les y vi­vien­das quedó va­cío o aban­do­na­do. Su down­town se ha­bía con­ver­ti­do en una ciu­dad fan­tas­ma… Y des­pués de va­rias dé­ca­das de de­ca­den­cia, en 2013 la ciu­dad de­cla­ró la ma­yor ban­ca­rro­ta de la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos: un agu­je­ro de

DE­TROIT HA DE­JA­DO DE SER UN ES­CE­NA­RIO APOCALÍPTICO PA­RA CON­VER­TIR­SE EN DES­TINO 'CO­OL'

18.000 mi­llo­nes de dó­la­res en las ar­cas pú­bli­cas. Pe­ro qui­zá ne­ce­si­ta­ba to­car fon­do pa­ra em­pe­zar a re­cu­pe­rar­se…

VOL­VER A EM­PE­ZAR En el úl­ti­mo lus­tro, la ciu­dad ha de­ja­do de ser, po­co a po­co, un es­ce­na­rio de pe­lí­cu­la dis­tó­pi­ca pa­ra con­ver­tir­se en un des­tino tu­rís­ti­co vi­bran­te. De he­cho, De­troit ocu­pa es­te año la se­gun­da po­si­ción en la lis­ta de las me­jo­res ciu­da­des pa­ra vi­si­tar en 2018 ela­bo­ra­da por Lo­nely Pla­net. En reali­dad, siem­pre fue un lu­gar in­tere­san­te tan­to por su es­ce­na mu­si­cal (no ol­vi­de­mos que allí na­ció Mo­town Re­cords) o sus me­ga­ca­si­nos co­mo por su singular ar­qui­tec­tu­ra. El edi­fi­cio Fis­her, cons­trui­do en 1928 por el ar­qui­tec­to Al­bert Kahn, es una au­tén­ti­ca jo­ya art dé­co. Y al­gu­nas ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas, co­mo el Hei­del­berg Pro­ject, tra­ta­ban de sa­car al­go po­si­ti­vo de to­da la de­sola­ción de­di­can­do blo­ques de ca­sas aban­do­na­das en el East Si­de a pro­yec­tos de ar­te al ai­re libre que to­da­vía se pue­den vi­si­tar.

Des­pués de dé­ca­das de de­ca­den­cia, De­troit es­tá re­cu­pe­ran­do su vie­jo es­plen­dor. Y su down­town es­tá de­jan­do de ser una ciu­dad fan­tas­ma. ———

Pal­mer Hou­se A una ho­ra de De­troit se en­cuen­tra una de las úl­ti­mas re­si­den­cias del fa­mo­so ar­qui­tec­to Frank Lloyd Wright. ——— DIA El De­troit Ins­ti­tu­te of Arts (DIA) po­see una de las más im­por­tan­tes co­lec­cio­nes de ar­te de Es­ta­dos Uni­dos. ——— Foun­da­tion Ho­tel Es­te ho­tel de cien ha­bi­ta­cio­nes fue an­tes el cuar­tel ge­ne­ral de los Bom­be­ros de la ciu­dad. ———

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.