MI MA­DRE ES MI HER­MA­NA

A ES­TOS HER­MA­NOS LOS SE­PA­RAN CA­SI 20 AÑOS DE DI­FE­REN­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: PA­TRI­CIA GARCÍA

CAR­MEN Y CELSA

SE LLE­VAN 14 AÑOS Car­men es tí­mi­da y Celsa es es­pon­tá­nea. “Una vez me lle­ga­ron a pre­gun­tar si era mi hi­ja”, con­fie­sa la ma­yor.

Cuan­do ya pen­sa­bas que se­rías hi­jo úni­co pa­ra siem­pre, que na­die ni na­da per­tur­ba­ría tu reinado, de re­pen­te, to­do cam­bia. Es­ta es una his­to­ria de her­ma­nas, pe­ro no de dos her­ma­nas cual­quie­ra. Celsa (ca­si) po­dría ser la ma­dre de Car­men. Se lle­van 14 años. «So­lo pa­só una vez, pe­ro sí, me lle­ga­ron a pre­gun­tar si era mi hi­ja», con­fie­sa la her­ma­na ma­yor.

La pe­que­ña Car­men lle­gó cuan­do na­die se la es­pe­ra­ba. Cuan­do Celsa se ha­bía can­sa­do de res­pon­der a la in­sis­ten­te pre­gun­ta de «¿no quie­res te­ner un her­ma­ni­to?». «Ya me ha­bía he­cho a la idea de que no ten­dría que com­par­tir en ca­sa», re­co­no­ce. Cuan­do te­nía 14 años, sus pa­dres le die­ron la no­ti­cia (bom­ba): iba a te­ner una her­ma­ni­ta. «En un pri­mer mo­men­to me lle­vé un dis­gus­to por­que no me lo es­pe­ra­ba. Es­ta­ba en ple­na edad del pa­vo, cuan­do no quie­res que na­da ni na­die te mo­les­te y no en­ten­día na­da. Pe­ro esa sen­sa­ción me du­ró so­lo unos se­gun­dos. Al ra­to ya es­ta­ba enamo­ra­da e ilu­sio­na­da con la lle­ga­da de Car­men», res­pon­de Celsa. Fue amor de her­ma­nas a pri­me­ra vis­ta: «Re­cuer­do que cuan­do na­ció tu­vo que es­tar en la in­cu­ba­do­ra. Cuan­do la fui a ver ya me enamo­ré de ella». A Celsa se le cae la ba­ba ha­blan­do de Car­men. Y Car­men, de 8 años, ado­ra a su her­ma­na ma­yor, de 23. «No sé lo que su­po­ne te­ner un her­mano que sea más o me­nos de tu edad, pe­ro sí lo que es te­ner una her­ma­na cuan­do ya eres ma­yor y cons­cien­te de to­do. Es al­go di­fí­cil de ex­pli­car, lo vi­ves in­ten­sa­men­te por­que cui­das de ella en to­do mo­men­to y vas vien­do có­mo cre­ce. Es muy bo­ni­to», con­fie­sa. En­tre su pan­di­lla fue to­da una no­ve­dad: «To­das mis ami­gas te­nían her­ma­nas o her­ma­nos ma­yo­res, pe­ro nin­gu­na tan pe­que­ña. Siem­pre me co­men­tan ‘có­mo cre­ció’ o ‘qué gua­pa es’ y a mí me en­can­ta».

Pa­ra Car­men su her­ma­na ma­yor es su ídolo, el es­pe­jo en el que se mi­ra. «Me in­ten­ta co­piar en to­do. Des­de mis ges­tos, has­ta có­mo me do­blo el ba­jo del pan­ta­lón, a los dos mi­nu­tos es­tá ha­cién­do­lo ella. Siem­pre me pre­gun­ta qué ro­pa me voy a po­ner e in­ten­ta ves­tir­se igual o me pi­de que le re­ga­le la ro­pa que yo ya no me pon­go», re­la­ta Celsa. Las dos se lle­van bien, pe­ro tie­nen las tí­pi­cas pe­leas de her­ma­nas. «Aun­que ha­ya tan­ta di­fe­ren­cia de edad a ve­ces tam­bién nos pe­lea­mos. Yo in­ten­to ha­cer­la ra­biar y Car­men no se da cuen­ta de que es una bro­ma y se en­fa­da». La pe­que­ña quie­ra lle­var el rit­mo de la ma­yor, pe­ro no pue­de.

«Cuan­do sal­go de fies­ta, por ejem­plo, ella no en­tien­de que so­lo tie­ne 8 años y que to­da­vía es muy jo­ven pa­ra sa­lir. Se lo ex­pli­ca­mos, pe­ro se en­fa­da to­da por no po­der sa­lir tam­bién. Quie­re ser una chi­ca», cuen­ta Celsa. Car­men ce­le­bra­rá es­te año la Pri­me­ra Co­mu­nión, y Celsa es­tá re­vi­vien­do ese mo­men­to con ella. «Guar­da­mos mi ves­ti­do y a mí me ha­ría mu­cha ilu­sión que Car­men lle­va­se el mis­mo, pe­ro ella di­ce que quie­re es­tre­nar uno».

DI­FE­REN­CIA DE CA­RAC­TE­RES Celsa, la ma­yor, es abierta y es­pon­tá­nea. Car­men, la pe­que­ña, es tí­mi­da y muy dul­ce. «Además de la edad tam­bién nos di­fe­ren­cia nues­tra for­ma de ser». Ha­ce cua­tro años Celsa se fue a vi­vir a Ou­ren­se pa­ra es­tu­diar Tu­ris­mo. Y la pe­que­ña Car­men es­pe­ra a que lle­gue el fin de se­ma­na pa­ra com­par­tir con­fi­den­cias de her­ma­na. «Me gus­ta que jue­gue con­mi­go, aun­que no siem­pre me ha­ce ca­so», con­fie­sa mien­tras Celsa la mi­ra con amor de her­ma­na ma­yor. «Cuan­do vuel­vo a ca­sa el fin de se­ma­na siem­pre me re­ci­be con al­gún di­bu­jo. Al fi­nal, aun­que nos lle­ve­mos tan­tos años in­ten­ta­mos pa­sar mu­cho tiem­po juntas», re­co­no­ce Celsa. En el co­le­gio, Car­men so­lo tie­ne pa­la­bras bue­nas pa­ra su her­ma­na ma­yor, su he­roí­na. «Siem­pre se lo di­cen los pro­fe­so­res a mi ma­dre cuan­do tie­ne una reunión». En ca­sa, to­dos los fi­nes de se­ma­na hay sesión de pe­lu­que­ría: «Siem­pre quie­re pei­nar­me y yo me de­jo. Además, ¡con so­lo 8 años ha­ce unas tren­zas de bo­xea­do­ra per­fec­tas». Son di­fe­ren­tes y tie­nen una re­la­ción es­pe­cial, pe­ro la edad no cam­bia el he­cho de que sean her­ma­nas. «Y así es co­mo me ve Car­men y me gus­ta».

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.