¿Son más fe­li­ces los sol­te­ros?

LI­BER­TAD, VI­DA SO­CIAL... Son con­cep­tos que so­le­mos aso­ciar con la sol­te­ría por­que en­ten­de­mos que la pa­re­ja «nos ata». O eso di­cen. Pe­ro, ¿y si es­ta­mos equi­vo­ca­dos con el plan­tea­mien­to? ¿Y si lo que es­tá mal es nues­tro con­cep­to de las re­la­cio­nes? O lo que

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - CURIOSO - TEX­TO: CLÁU­DIA MO­RÁN

Ha­ce­tiem­po que la fra­se «dis­fru­tar de la sol­te­ría» cuen­ta con res­pal­do aca­dé­mi­co. Así lo con­fir­mó la doc­to­ra en psicología de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Be­lla DePau­lo con un es­tu­dio que de­mos­tra­ba que los sol­te­ros son más fe­li­ces que los ca­sa­dos. ¿La ra­zón? Que quie­nes no tie­nen pa­re­ja pre­sen­tan más au­to­su­fi­cien­cia y me­nos pro­ba­bi­li­da­des de ex­pe­ri­men­tar emo­cio­nes ne­ga­ti­vas.

El es­tu­dio tie­ne ló­gi­ca: son mu­chos los sol­te­ros que re­co­no­cen de­di­car­se más tiem­po a sí mis­mos que cuan­do te­nían pa­re­ja. Leen más, re­fle­xio­nan más, se abren más a co­no­cer gen­te nue­va... «En ese sen­ti­do, cla­ro que tie­ne ven­ta­jas», afir­ma la psi­có­lo­ga Ale­jan­dra Do­tor. Pe­ro pa­ra es­ta pro­fe­sio­nal, el «éxi­to» de la sol­te­ría tie­ne una ex­pli­ca­ción más pro­fun­da. «Ca­si to­dos co­me­te­mos el mis­mo error: cuan­do es­ta­mos en pa­re­ja ten­de­mos a crear un yo ima­gi­na­rio pa­ra al­can­zar las ex­pec­ta­ti­vas del otro, pe­ro que al fi­nal no se ade­cúa a nin­guno de los dos. No hay que de­jar el in­di­vi­dua­lis­mo de ca­da uno, in­de­pen­dien­te­men­te de es­tar o no en pa­re­ja».

CON­TI­GO Y SIN TI

Do­tor no es la úni­ca psi­có­lo­ga que sos­tie­ne es­ta teo­ría. Su ho­mó­lo­go Ma­nuel La­ge ase­gu­ra que la fe­li­ci­dad «no es una cues­tión del es­ta­do, sino del mo­men­to en el que es­tá ca­da per­so­na», por lo que «una re­la­ción con una mis­ma per­so­na en un mo­men­to pue­de ser sa­na y fe­liz y, en otro, no ser­lo». An­te la creen­cia de que las per­so­nas con pa­re­ja «des­apa­re­cen» de los círcu­los so­cia­les, La­ge tam­bién dis­cre­pa: «Hay per­so­nas que es­tán so­las y tie­nen me­nos re­la­cio­nes so­cia­les que otras que vi­ven en pa­re­ja».

«Ce­rrar­se a co­no­cer gen­te nue­va es una ten­den­cia y no de­be­ría ser así», aña­de Ale­jan­dra Do­tor, y afir­ma que «la li­ber­tad de co­no­cer gen­te, apun­tar­te a un gim­na­sio y abrir tu círcu­lo de amis­ta­des no de­be­ría ser pro­pio de cier­ta con­di­ción». «Ade­más, te­ner si­tua­cio­nes nue­vas in­clu­so es im­por­tan­te a ni­vel neu­ro­ló­gi­co, ya que evi­ta en­fer­me­da­des co­mo el alz­héi­mer», apun­ta. Otra de las ven­ta­jas que se des­ta­ca de la sol­te­ría es que so­le­mos man­te­ner un me­jor es­ta­do fí­si­co cuan­do no te­ne­mos pa­re­ja. En otras pa­la­bras: co­mo es­ta­mos más abier­tos a co­no­cer gen­te, nos cui­da­mos más pa­ra agra­dar al res­to. Y eso, que pa­ra la psi­có­lo­ga «tie­ne par­te de ver­dad», es al­go pe­li­gro­so. Do­tor in­sis­te: «Te­ne­mos que gus­tar­nos, an­te to­do, a no­so­tros mis­mos». «Enamo­rar ca­da día a la per­so­na con la que lle­vas 20 años es un re­to pre­cio­so y ma­ra­vi­llo­so, pe­ro no de­be­mos per­der la no­ción de que, an­te to­do, nos te­ne­mos que gus­tar y es­tar sa­nos», ex­pli­ca.

PO­DER IN­DI­VI­DUAL

El ter­cer error que co­me­ten mu­chas per­so­nas en una re­la­ción es de­jar de la­do las afi­cio­nes o el es­pa­cio in­di­vi­dual. Do­tor ob­ser­va que aban­do­nar nues­tra rea­li­za­ción per­so­nal no so­lo con­tri­bu­ye a «en­trar en una mo­no­to­nía cons­tan­te, por­que en­ton­ces, ¿qué co­sas nue­vas le pue­des apor­tar a tu pa­re­ja?», sino que tam­bién su­po­ne «aban­do­nar la sin­ce­ri­dad con uno mis­mo y con la otra per­so­na».

Por ello, re­co­mien­da «te­ner siem­pre un es­pa­cio se­ma­nal pa­ra no­so­tros mis­mos», con pa­re­ja o sin ella. «Un ra­to de se­pa­ra­ción fí­si­ca es ne­ce­sa­ria. Eso nos ayu­da­rá a es­tar bien y, por lo tan­to, a es­tar bien con los de­más».

«Los se­res hu­ma­nos so­mos se­res so­cia­les», sub­ra­ya Ma­nuel La­ge, por lo que «te­ne­mos iner­cia a com­par­tir es­pa­cio y tiem­po con otros», y eso ex­pli­ca que exis­ta «la par­te afec­ti­va y se­xual que bus­ca­mos en una pa­re­ja». Pe­ro ad­vier­te que so­lo sa­tis­fa­cer esa ten­den­cia na­tu­ral «no nos da­rá la fe­li­ci­dad».

Vis­to lo vis­to, pa­re­ce que tan­to los de­fen­so­res de la sol­te­ría co­mo los que pre­fie­ren la vi­da en pa­re­ja sue­len ol­vi­dar­se de lo mis­mo: «Que la fe­li­ci­dad nun­ca pue­de de­pen­der de una per­so­na ni de una co­sa», afir­ma La­ge. «Al­guien o al­go pue­de ayu­dar a que sea­mos más fe­li­ces, pe­ro to­do de­pen­de del equi­li­brio de uno mis­mo, de es­tar en paz, de te­ner una bue­na au­to­es­ti­ma o de sen­tir­se rea­li­za­do. Y eso pue­des com­par­tir­lo con una o con cien per­so­nas», se­ña­la el psi­có­lo­go.

Al fi­nal, lo más efec­ti­vo pa­ra ser fe­liz se­rá re­co­no­cer que la sol­te­ría no exis­te: con pa­re­ja o sin ella, no­so­tros mis­mos de­be­mos ser nues­tro amor pa­ra to­da la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.