"Hay que prac­ti­car el bue­nis­mo bien”

El re­por­te­ro po­lí­ti­ca­men­te bur­les­co de «El in­ter­me­dio» tie­ne gra­cia, un hu­mor sen­si­ble que se ha em­bar­ca­do en la te­le en «Ra­dio Ga­ga», pa­ra oír a la gen­te que no tie­ne voz y ha­cer te­ra­pia con pa­la­bras. ¿Sin­to­ni­zas?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - ÚLTIMA - TEX­TO: ANA ABE­LEN­DA

1 Es­tre­nas la se­gun­da de «Ra­dio Ga­ga». ¿Qué ha­ce­mos pa­ra es­tar en bue­na on­da?

Es­cu­char­nos y acer­car­nos más. Ra­dio Ga­ga es un pro­gra­ma que he­mos adap­ta­do de otro bel­ga. Co­gi­mos una vie­ja ca­ra­va­na, mon­ta­mos una an­te­na y ha­bla­mos con la gen­te. Con la que es­tá en es­pa­cios ol­vi­da­dos, co­mo los psi­quiá­tri­cos. Con gen­te que no sue­le te­ner voz.

2 Ha­ces tán­dem con Quique Pei­na­do, que de­fi­ne la ex­pe­rien­cia co­mo un chu­te emo­cio­nal.

La ra­dio da una in­ti­mi­dad que ca­na­li­za las his­to­rias de una ma­ne­ra que la te­le no pue­de. Ha­blar y es­cu­char es te­ra­péu­ti­co. Hay mu­cha gen­te que ha vuel­to al pro­gra­ma pa­ra ha­cer­se te­ra­pia a sí mis­ma.

3 ¿So­mos más emo­cio­na­les que nun­ca o pu­ro emo­ti­cono?

Vi­vi­mos una épo­ca un po­co cí­ni­ca. Se ha per­di­do la na­tu­ra­li­dad en las emo­cio­nes. Pe­ro pue­des prac­ti­car el bue­nis­mo bien. Si eres un tío naíf que pien­sa que el mun­do es­tá muy bien, no mo­la por­que eres un in­cons­cien­te. Pe­ro pue­des apli­car­te el bue­nis­mo bien: pre­miar las bue­nas in­ten­cio­nes; la in­ten­ción de ha­cer las co­sas bien, la de ayu­dar a las per­so­nas.

4 Una ver­dad fi­lo­só­fi­ca, yo soy yo en bue­na par­te por mis cir­cuns­tan­cias.

Cuan­do una per­so­na co­mo Cha­ri te cuen­ta que a los 9 años se en­gan­chó a la dro­ga por­que la hi­cie­ron adic­ta sus her­ma­nos, pien­sas que su reali­dad no tie­ne na­da que ver con tu in­fan­cia có­mo­da, que es im­po­si­ble que to­me bue­nas de­ci­sio­nes. Ra­dio Ga­ga te en­se­ña a com­pren­der, te in­vi­ta a la to­le­ran­cia.

5 En es­ta ra­dio sue­nan can­cio­nes, ¿cuál es la tu­ya?

Won­der World, de Oa­sis, es la ban­da so­no­ra de mi ado­les­cen­cia.

6 ¿Qué fue de las plan­tas en un bi­dé en tu te­rra­za?

¡Se mu­rie­ron! Lo in­ten­té pe­ro eran ama­po­las, muy de­li­ca­das. Pe­ro mi ca­sa es un jar­dín... o una sel­va.

7 ¿El si­tio más gra­cio­so de A Co­ru­ña... la pla­za del Hu­mor?

Mon­te Al­to. Ata­jar sus cues­tas por es­ca­le­ras. En Mon­te Al­to es­tá mi ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.