MI PE­RRO TO­MA VIAGRA

PE­RO, OJO, NO PA­RA LO QUE ES­TÁS PEN­SAN­DO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Ojo, por­que no es pa­ra lo que es­táis pen­san­do. La pas­ti­lla azul es­tá in­di­ca­da en ani­ma­les, con­cre­ta­men­te en pe­rros, en ca­sos de hi­per­ten­sión pul­mo­nar. «No es que sea muy ha­bi­tual, pe­ro se pue­de usar», ex­pli­ca En­ri­que Orro, vi­ce­pre­si­den­te del Co­le­gio de Ve­te­ri­na­rios de A Coruña. Es­te es so­lo un ejem­plo de un fár­ma­co hu­mano sin al­ter­na­ti­va ve­te­ri­na­ria. Pe­ro el uso en ani­ma­les de un me­di­ca­men­to que a prio­ri aso­cia­mos a nues­tro bo­ti­quín es más ha­bi­tual de lo que pen­sa­mos. En oca­sio­nes nues­tras mas­co­tas re­cu­rren a la far­ma­co­lo­gía hu­ma­na pa­ra so­bre­po­ner­se de sus achaques pe­rru­nos. To­man Prim­pe­ran, pa­ra evi­tar náu­seas y vó­mi­tos, Ado­lon­ta, pa­ra re­cu­pe­rar­se de un po­so­pe­ra­to­rio o Pro­zac, pa­ra tra­tar pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to en el ca­so de los ga­tos.

Se­gún se­ña­lan des­de el Co­le­gio de Ve­te­ri­na­rios, la ley obli­ga a los pro­fe­sio­na­les a pres­cri­bir el nom­bre co­mer­cial del me­di­ca­men­to en su pre­sen­ta­ción ani­mal. Si no exis­te, no hay du­da. «Si no hay ver­sión ani­mal de ese prin­ci­pio ac­ti­vo, se pue­de re­ce­tar el de uso hu­mano, pe­ro se tra­ta de una ex­cep­ción», se­ña­lan des­de el Cen­tro de In­for­ma­ción del Me­di­ca­men­to del Co­le­gio de Far­ma­céu­ti­cos de A Coruña. Cla­ro que ad­vier­ten de que «ha­bría que te­ner cui­da­do con las do­sis, y ajus­tar­las co­rrec­ta­men­te por­que pue­de que la ab­sor­ción, la dis­tri­bu­ción y la eli­mi­na­ción sea di­fe­ren­te en­tre hu­ma­nos y ani­ma­les». Y gra­cias a que la ley con­tem­pla es­tas ex­cep­cio­nes ha ha­bi­do mo­men­tos en que se ha te­ni­do que ti­rar de ellas. Ha­ce años hu­bo un pro­ble­ma en el su­mi­nis­tro de anes­té­si­cos y no que­dó otra que ha­cer uso de los que se uti­li­zan pa­ra dor­mir­nos a ti y a mí an­tes de en­trar en un qui­ró­fano.

El pro­ble­ma sur­ge cuan­do el due­ño del ani­ma­li­to se di­ri­ge a la far­ma­cia. Sí, por­que las far­ma­cias son las mis­mas ten­gas dos o cua­tros pa­tas. Si hay exis­ten­cias del fár­ma­co en su pre­sen­ta­ción ani­mal, nin­gún pro­ble­ma. Pe­ro... ¿y si no hay uni­da­des? (Que sue­le ser lo ha­bi­tual de­bi­do a la po­ca sa­li­da que tie­nen). En ese ca­so el far­ma­céu­ti­co, co­mo pro­fe­sio­nal de la sa­lud pue­de gi­rar y re­ce­tar su ver­sión hu­ma­na, ajus­tan­do las do­sis en ca­so de que fue­ra ne­ce­sa­rio.

No ha­ce fal­ta más que ba­jar a la ca­lle pa­ra ver que los ani­ma­les de com­pa­ñía a me­nu­do con­su­men me­di­ca­men­tos hu­ma­nos. Román Le­wicky lle­va más de trein­ta años tra­tan­do ani­ma­les en el mu­ni­ci­pio de Sa­da. Ex­pli­ca que «el he­cho de que los me­di­ca­men­tos se prue­ben pre­via­men­te en una ca­de­na de ani­ma­les pa­ra ver las po­si­bles con­se­cuen­cias y efec­tos se­cun­da­rios» es un mo­ti­vo de pe­so pa­ra res­tar­le im­por­tan­cia a tra­tar en un mo­men­to de­ter­mi­na­do a un pe­rro con Aug­men­ti­ne (ver­sión hu­ma­na), en vez de con Sy­nu­lox (ani­mal), ya que am­bos lle­van lo mis­mo, amo­xi­ci­li­na cla­vu­lá­ni­co. Tan­to Orro co­mo Le­wicky coin­ci­den en que hay otra ra­zón (ade­más de la di­fi­cul­tad pa­ra con­se­guir­los) que lle­va a usar in­dis­tin­ta­men­te los que es­tán pensados pa­ra hu­ma­nos en ani­ma­les, y no es otra que el di­ne­ro. «Son los la­bo­ra­to­rios los que po­nen los pre­cios, y hay cier­ta po­lí­ti­ca pa­ra ha­cer más ca­ros los me­di­ca­men­tos ve­te­ri­na­rios. ¿Qué ha­go yo si me vie­ne un mas­tín de 80 ki­los que igual ne­ce­si­ta una me­di­ca­ción de 300 eu­ros al mes sa­bien­do que su due­ño no la pue­de cos­tear? ¿Cum­plir la ley o de­jar­lo mo­rir?», ex­pli­ca Orro, que tam­bién ejer­ce de ve­te­ri­na­rio en Cam­bre.

LA LEY SE APLI­CA IGUAL

Los ve­te­ri­na­rios es­tán obli­ga­dos a es­cri­bir el nom­bre co­mer­cial del me­di­ca­men­to, lo que no qui­ta que pue­dan aña­dir otra in­for­ma­ción, co­mo pue­de ser el prin­ci­pio ac­ti­vo. «No pue­do pres­cri­bir Aug­men­ti­ne, pe­ro si pon­go Sy­nu­lox, y al la­do amo­xi­ci­li­na cla­vu­lá­ni­co, si el far­ma­céu­ti­co no tie­ne el pri­me­ro, op­ta­rá por dar­le la pre­sen­ta­ción hu­ma­na por­que si­gue sien­do lo mis­mo», ma­ti­za el vi­ce­pre­si­den­te co­ru­ñés de los ve­te­ri­na­rios. «Y en cual­quier ca­so — aña­de— es­ta­mos ha­blan­do de ani­ma­les de com­pa­ñía, no de con­su­mo, por lo que esas sus­tan­cias no van a ter­mi­nar nun­ca en la ca­de­na ali­men­ti­cia, pe­ro la ley se apli­ca de la mis­ma ma­ne­ra».

No se va­yan a pen­sar que los pe­rros to­man ibu­pro­feno o pa­ra­ce­ta­mol, por­que es­tos me­di­ca­men­tos no son se­gu­ros pa­ra ellos, pe­ro po­drían usar per­fec­ta­men­te ese co­li­rio que tie­nes en la es­tan­te­ría del ba­ño pa­ra su con­jun­ti­vi­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.