“Yo soy la ma­dre y el pa­dre de Lu­cas”

SON VA­LIEN­TES, lu­cha­do­ras y úni­cas. Es­tas ma­dres han sa­ca­do to­do el co­ra­je por sus hi­jos cuan­do la vi­da se ha pues­to cues­ta arri­ba. Ellas si­guen ahí pa­ra abrir­les la puer­ta a un mun­do me­jor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - VAPORELLAS - TEX­TO: SANDRA FA­GI­NAS

Yanina y Lu­cas so­lo se tie­nen el uno al otro. Son ma­dre e hi­jo y for­man una fa­mi­lia uni­dí­si­ma que vi­ve fe­liz, gra­cias a que Yanina ha pues­to to­do de su par­te. Lu­cas, ahí don­de lo ven tam­bién, por­que con 8 años se le­van­ta a dia­rio sin la ayu­da de su ma­dre, se arregla so­lo, se pre­pa­ra el desa­yuno so­lo, se asea, se ha­ce la mo­chi­la y se des­pi­de con un be­so ca­ri­ño­so de Yanina. Ella no pue­de es­tar más or­gu­llo­sa. «Es en ese mo­men­to cuan­do le di­go to­do lo que lo quie­ro, se lo re­pi­to to­dos los días: ‘Te quie­ro, ca­ri­ño’, ‘Te quie­ro mu­cho’, por­que me gus­ta que ten­ga la cer­te­za ca­da día de to­do lo que lo amo», di­ce es­ta ma­dre co­ra­je que tu­vo que en­fren­tar la maternidad a los 26 años sin la ayu­da de una pa­re­ja. «Lu­cas fue to­da una sor­pre­sa y aun­que yo lle­va­ba con su pa­dre cin­co años de re­la­ción, la co­sa se rom­pió cuan­do na­ció él».

«A mí se me ca­yó el mun­do en­ci­ma —cuen­ta Yanina—, fue muy du­ro so­bre to­do por­que yo es­ta­ba muy, muy enamo­ra­da del pa­dre de Lu­cas y no po­día en­ten­der que me de­ja­ra». Y aun­que él asis­tió al par­to y vi­vie­ron un tiem­po jun­tos des­pués, la re­la­ción no me­jo­ró y se pro­du­jo la se­pa­ra­ción de­fi­ni­ti­va en to­dos los as­pec­tos, tam­bién en el eco­nó­mi­co. Yanina hi­zo en ese mo­men­to de ma­dre y pa­dre y asu­mió to­da la res­pon­sa­bi­li­dad, y aun­que te­nía un buen tra­ba­jo en una com­pa­ñía im­por­tan­te de Madrid, don­de vi­vía en­ton­ces, el he­cho de es­tar so­la y en per­ma­nen­te aler­ta le ge­ne­ró mu­cho es­trés.

«Tomé la de­ter­mi­na­ción de te­ner a mi hi­jo con to­das las con­se­cuen­cias, pe­ro la reali­dad se hi­zo du­ra. Al prin­ci­pio cuan­do me in­cor­po­ré a tra­ba­jar pa­gué pa­ra que me lo cui­da­ran, pe­ro me que­da­ba pe­la­da to­dos los me­ses. Es ver­dad que en la com­pa­ñía en la que yo tra­ba­ja­ba me per­mi­tie­ron re­du­cir la jor­na­da, ir so­lo por la ma­ña­na, pe­ro aun así criar al be­bé sin ayu­da se me ha­cía muy du­ro». En ese tiem­po, su her­mano pe­que­ño, que es­tu­dia­ba Ar­qui­tec­tu­ra en esa épo­ca, de­ci­dió ayu­dar­la e ir­se a vi­vir con ella, lo que le per­mi­tió com­par­tir gas­tos y te­ner al la­do una mano cer­ca que la apo­ya­ra.

ME LLE­NA EL CO­RA­ZÓN

«Pa­ra mí fue una de las me­jo­res eta­pas de mi vi­da, cuan­do me des­li­gué emo­cio­nal­men­te de mi pa­re­ja y lo su­pe­ré. Me sen­tía bien con­mi­go mis­ma, mi hi­jo me lle­na­ba el co­ra­zón y me lo re­bo­sa­ba, era la co­sa más bo­ni­ta del mun­do, te-

nía un tra­ba­jo, bue­nas amis­ta­des...», ex­pli­ca Yanina, quien en ese mo­men­to, sin em­bar­go, to­mó la de­ci­sión de vol­ver­se a Ga­li­cia, don­de vi­ven sus pa­dres, pa­ra que Lu­cas cre­cie­ra me­jor, sin el ago­bio de Madrid. «Afor­tu­na­da­men­te yo no veo pro­ble­mas, sino re­tos, y pen­sé que esa no era vi­da pa­ra los dos. Me pa­ré y me pre­gun­té: ¿qué es lo que quie­ro pa­ra los dos? Yo ne­ce­si­ta­ba un tra­ba­jo que me per­mi­tie­ra es­tar con él. Soy di­se­ña­do­ra grá­fi­ca, pe­ro siem­pre me gus­tó la pin­tu­ra y el ar­te, así que me plan­teé que que­ría ha­cer al­go tam­bién po­si­ti­vo, apor­tar a la so­cie­dad, y co­mo no sé por qué mo­ti­vo cuan­do sé bien lo que quie­ro me sa­le, me apa­re­ció es­ta opor­tu­ni­dad de mon­tar un ta­ller de pin­tu­ra en A Coruña pa­ra ni­ños y adul­tos».

Yanina da cla­ses y Lu­cas es­tá con ella por la tar­de, y aun­que va­ya a sus ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res, sa­be que su ma­dre es­tá al la­do, pue­de en­trar y sa­lir cuan­do quie­ra. «Yo ten­go que ser dis­ci­pli­na­da con él, pe­ro tam­bién te­ner cui­da­do si lo hie­ro por­que soy su úni­co apo­yo en ca­sa. Si­go muy de cer­ca sus es­tu­dios, pe­ro a di­fe­ren­cia de otras fa­mi­lias, no pue­do per­mi­tir­me mu­chos lu­jos, no pue­do aho­rrar. Lu­cas cre­ce fe­liz, tie­ne to­do mi amor, el de sus abue­los, sus pri­mos y sus tíos. A ve­ces me di­ce: ‘¿Ma­má, tú no te­nías que ser ne­gra?’ y le ex­pli­co que no, que de su pa­dre y de su ma­dre ha sa­li­do ese co­lor tan ma­ra­vi­llo­so que él tie­ne y que tan­to le gus­ta. ¡Él no se lo plan­tea al re­vés, que fue­se el blan­co él!», bro­mea Yanina, por­que sa­be el or­gu­llo que le su­po­ne a Lu­cas ser ne­gro.

Mien­tras imi­ta a Mi­chael Jack­son y me cuen­ta to­das las co­reo­gra­fías que le en­can­ta ha­cer de él, Lu­cas abra­za a su ma­dre y le in­sis­te al fo­tó­gra­fo que los sa­que muy bien. Tan bien co­mo se les ve en la reali­dad, son­rien­tes y con­ten­tos. «Ser ma­dre sol­te­ra es du­ro, no es una maternidad tí­pi­ca, no soy or­ga­ni­za­da, pe­ro sí re­suel­ta y yo —di­ce Yanina— no re­nun­cio a mi vi­da per­so­nal, siem­pre que no sig­ni­fi­que sa­cri­fi­car a mi hi­jo». Por él ha he­cho to­do, tam­bién per­do­nar a su ex­pa­re­ja y no in­ter­fe­rir en la re­la­ción que ellos ten­gan. «Se lla­man a ve­ces, Lu­cas lo ve una tar­de al año y sa­be que sus cir­cuns­tan­cias son esas». ¿Ten­drás otro hi­jo?, le pre­gun­to. «Uf, no creo. Ten­go mu­cho mie­do a que me aban­do­ne una pa­re­ja otra vez, a que no me apo­yen». Pe­ro Yanina ya sa­be que no es­tá so­la, Lu­cas es­ta­rá con ella pa­ra siem­pre.

YANINA Y LU­CAS MA­DRE E HI­JO Ten­go que ser dis­ci­pli­na­da con él, pe­ro tam­bién te­ner cui­da­do si lo hie­ro por­que soy su úni­co apo­yo en ca­sa. Le di­go to­dos los días lo mu­cho que lo quie­ro”

FO­TO: ÁN­GEL MAN­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.