PP y PSOE plan­tean una re­for­ma que obli­gue a aca­tar la Cons­ti­tu­ción pa­ra ac­ce­der a un car­go

To­rra asu­mió la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat sin re­fe­ren­cias a la Car­ta Mag­na ni al rey

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Portada - CRIS­TIAN REINO, N. VEGA BAR­CE­LO­NA / COLISA

Por pri­me­ra vez en 40 años de de­mo­cra­cia, la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat no fue una fies­ta. Ni pom­pa ni cien­tos de invitados en las so­lem­nes de­pen­den­cias gó­ti­cas del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat. Quim To­rra pro­me­tió ayer el car­go acom­pa­ña­do por su fa­mi­lia y el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na en un ac­to muy bre­ve, de po­co más de dos mi­nu­tos. La li­tur­gia no pu­do ser más sen­ci­lla. Una vie­ja me­sa de ma­de­ra en la que lo úni­co que ha­bía era el me­da­llón pre­si­den­cial. El se­cre­ta­rio del Go­bierno catalán, Víctor Cu­llell, le­yó el de­cre­to de nom­bra­mien­to, un apre­tón de ma­nos con Ro­ger To­rrent, be­sos y abra­zos a la fa­mi­lia y se aca­bó.

To­rra ex­hi­bió de nue­vo fi­de­li­dad ab­so­lu­ta a Puig­de­mont. Es­te pro­me­tió ha­ce dos años el car­go ob­vian­do al rey y la Cons­ti­tu­ción. Era la pri­me­ra vez que lo ha­cía un man­da­ta­rio catalán, y Quim To­rra lo re­pi­tió ayer: «Pro­me­to cum­plir leal­men­te las obli­ga­cio­nes del car­go de pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat con fi­de­li­dad a la vo­lun­tad del pue­blo de Ca­ta­lu­ña re­pre­sen­ta­do por el Par­la­men­to». Nin­gu­na men­ción al rey, a la Cons­ti­tu­ción ni al Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía. Unas omi­sio­nes que mar­can el per­fil de la le­gis­la­tu­ra en la lí­nea de su an­te­ce­sor, con el desafío al Es­ta­do y más pro­ce­so se­ce­sio­nis­ta. La fór­mu­la de la to­ma po­se­sión crea­rá po­lé­mi- ca, pe­ro no es ile­gal, se­gún dic­ta­mi­nó el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña en un au­to del 2016.

El lí­der del PSOE, Pe­dro Sán­chez, anun­ció ayer que plan­tea­rá una pro­pues­ta pa­ra que sea obli­ga­do que en su to­ma de po­se­sión cual­quier car­go aca­te ex­plí­ci­ta­men­te la Cons­ti­tu­ción y mues­tre res­pe­to al rey. El coor­di­na­dor ge­ne­ral del PP, Fernando Martínez-Maí­llo re­co­gió el guan­te de Sán­chez, pe­ro evi­tó ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas. Sim­ple­men­te, se­ña­ló que «qui­zá en el fu­tu­ro» ha­ya que «acor­dar en­tre to­dos» có­mo ha­cer las to­mas de po­se­sión.

Sin em­bar­go, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal se­ña­ló en el pa­sa­do que el uso de una u otra fór­mu­la pa­ra la to­ma de po­se­sión del car­go ca­re­ce de «tras­cen­den­cia le­gal» y que, aun­que cree un «víncu­lo su­ple­men­ta­rio de ín­do­le re­li­gio­sa o mo­ral», no es la pro­me­sa de ju­ra­men­to lo que crea el de­ber de su­je­ción a la Cons­ti­tu­ción, re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 9 de la pro­pia nor­ma fun­da­men­tal. Tam­po­co se pue­de en­ten­der que ce­re­mo­nias co­mo la que pro­ta­go­ni­zó ayer To­rra sean al­go más que un ac­to pro­to­co­la­rio.

Esa es la ra­zón por la que en el 2016 el Go­bierno no im­pug­nó la to­ma de po­se­sión de Car­les Puig­de­mont, re­fren­da­da pos­te­rior­men­te por el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Ca­ta­lu­ña. El Eje­cu­ti­vo anun­ció en­ton­ces que pe­di­ría un in­for­me a la Abo­ga­cía del Es­ta­do pa­ra de­ci­dir al res­pec­to, pe­ro fue un me­ro ges­to de ca­ra la ga­le­ría, por­que siem­pre tu­vo cla­ro que no ha­bría mu­cho que ha­cer. El propio Fernando Martínez-Maí­llo lo ad­mi­tió tam­bién ayer. «Me cons­ta que el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia es­tá mi­ran­do a ver si pue­de ha­ber al­gún ti­po de res­qui­cio o no —di­jo—, pe­ro es un te­ma com­pli­ca­do por­que hay va­rias sen­ten­cias ya».

A. ESTÉVEZ

La to­ma de po­se­sión du­ró un par de mi­nu­tos y en la sa­la no ha­bía ban­de­ra es­pa­ño­la ni re­tra­to del rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.