Por unas cuan­tas ho­ras fue­ron li­bres

El 18 de ma­yo, Rai­mon pro­ta­go­ni­zó en Ma­drid el re­ci­tal más em­ble­má­ti­co del an­ti­fran­quis­mo an­te 6.000 jó­ve­nes

La Voz de Galicia (Barbanza) - - España - ENRIQUE CLE­MEN­TE

«Sí, la ciu­dad era jo­ven / aquel 18 de ma­yo / que ja­más ol­vi­da­ré. / Por unas cuan­tas ho­ras / nos sen­ti­mos li­bres / y quien ha sen­ti­do la li­ber­tad/ tie­ne más fuer­zas pa­ra vi­vir». Es­ta es­tro­fa de la can­ción 18 de maig a la vi­lla, con la que Rai­mon re­me­mo­ró, ca­si ocho años des­pués, el mí­ti­co re­ci­tal del 18 de ma­yo de 1968 en la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas, Eco­nó­mi­cas y Co­mer­cia­les de la Uni­ver­si­dad de Ma­drid an­te mi­les de jó­ve­nes, re­su­me lo que se vi­vió aquel día. «Una vie­ja es­pe­ran­za / en­con­tra­ba la voz / en el cuer­po de mi­les de jó­ve­nes / que can­ta­ban y que lu­chan», de­cía el tex­to que el can­tau­tor de Já­ti­va in­ter­pre­tó en fe­bre­ro de 1976, ya muer­to Fran­co, en el pri­me­ro de los que iban a ser cua­tro re­ci­ta­les en Ma­drid, aun­que so­lo se pu­do ce­le­brar uno por­que los otros tres fue­ron prohi­bi­dos.

Ac­to an­ti­fran­quis­ta

Carlos Ber­zo­sa te­nía 22 años y es­tu­dia­ba cuar­to de Eco­nó­mi­cas ha­ce 50 años. «Fue uno de esos mo­men­tos úni­cos que han de­ja­do hue­lla en mi vi­da, muy emo­ti­vo, to­dos can­tan­do jun­tos», re­la­ta a La Voz el que años des­pués fue rec­tor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. «Lo re­cuer­do so­bre to­do co­mo un ac­to de desafío po­lí­ti­co-cul­tu­ral al ré­gi­men fran­quis­ta y de so­li­da­ri­dad con lo que es­ta­ba pa­san­do en Pa­rís, mar­có el pun­to más ál­gi­do del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til», afir­ma a es­te dia­rio Jaime Pas­tor, en­ton­ces un jo­ven de 21 años, es­tu­dian- te de cuar­to de Po­lí­ti­cas, de­le­ga­do del Sin­di­ca­to De­mo­crá­ti­co de Es­tu­dian­tes en la fa­cul­tad y mi­li­tan­te del Fren­te de Li­be­ra­ción Po­pu­lar, el Fe­li­pe. «Te­nía­mos la vo­lun­tad de emu­lar el ejem­plo de los es­tu­dian­tes fran­ce­ses», afir­ma. «De muy le­jos, de muy le­jos / lle­ga­ban to­das las es­pe­ran­zas», de­cía la can­ción de Rai­mon.

Era sábado. Los uni­ver­si­ta­rios aba­rro­ta­ban el ves­tí­bu­lo, las es­ca­le­ras, el pi­so su­pe­rior y los pa­si­llos. Gri­tos con­tra la dic­ta­du­ra, oc­ta­vi­llas que so­bre­vo­la­ban, en­tu­sias­mo des­bor­da­do cuan­do Rai­mon en­to­na­ba te­mas co­mo Di­guem no, una gran ban­de­ra ro­ja con la hoz y el mar­ti­llo y re­tra­tos de Che Gue­va­ra. Aun­que la gra­ba­ción ín­te­gra del concierto se ha per­di­do, que­dan unos mi­nu­tos y fo­to­gra­fías en las que se ven pan­car­tas que di­cen «De­mo­cra­cia po­pu­lar» y «Obre­ros y es­tu­dian­tes con­tra la oli­gar­quía». Rai­mon can­tó, con la ayu­da de su gui­ta­rra y en catalán, mu­chas can­cio­nes prohi­bi­das por la cen­su­ra. Los or­ga­ni­za­do­res re­par­tie­ron hojas con la tra­duc­ción de las le­tras.

Li­ber­tad y re­bel­día

Co­mo afir­ma Fernando González Lu­ci­ni, au­tor de la monumental ...Y la pa­la­bra se hi­zo mú­si­ca. La can­ción de au­tor en Es­pa­ña: «Aquel día, más de 6.000 jó­ve­nes con­se­gui­mos par­ti­ci­par en un en­cuen­tro fes­ti­vo en el que la li­ber­tad, la es­pe­ran­za y la re­bel­día can­ta­das y co­rea­das con­tra la dic­ta­du­ra nos hi­cie­ron sen­tir­nos es­pe­cial­men­te vi­vos». Fue un abier­to desafío al ré­gi­men fran­quis­ta, los jó­ve­nes ex­pre­sa­ban su re­cha­zo a la dic­ta­du­ra iden­ti­fi­cán­do­se con un au­tor que ex­pre­sa­ba li­bre­men­te las ideas que es­ta­ban prohi­bi­das. La co­mu­nión en­tre pú­bli­co y can­tan­te fue to­tal. Rai­mon, que te­nía 27 años, tu­vo que sa­lir de la fa­cul­tad por el des­pa­cho del de­cano y lue­go a tra­vés del la­va­bo y lo re­co­gió un co­che con­du­ci­do por un alumno. «El re­ci­tal del 68 que­da­rá co­mo una fe­cha me­mo­ra­ble», ha ase­gu­ra­do el va­len­ciano.

Una de las gran­des in­cóg­ni­tas que per­sis­ten es por qué se au­to­ri­zó el concierto. «No tie­ne una ex­pli­ca­ción muy cla­ra, creo que les me­tie­ron un gol a las au­to­ri­da­des aca­dé­mi­cas», ex­pli­ca Ber­zo­sa. Re­cuer­da que quien dio el vis­to bueno fue el de­cano de la fa­cul­tad, Ángel Ve­gas, «un hom­bre bon­da­do­so, con­ser­va­dor, dia­lo­gan­te, que de­fen­día a los es­tu­dian­tes an­te la po­li­cía».

Po­rra­zos y de­ten­cio­nes

«Pa­ra el Sin­di­ca­to De­mo­crá­ti­co de Es­tu­dian­tes fue to­do un re­to or­ga­ni­zar­lo, sa­bien­do que las au­to­ri­da­des y la po­li­cía iban a po­ner pe­gas, pe­ro fi­nal­men­te lo con­se­gui­mos»», afir­ma Pas­tor. «Con la ex­cu­sa de que era un ac­to cul­tu­ral lo­gra­mos que el de­cano die­ra la au­to­ri­za­ción, pen­só que era peor prohi­bir­lo por­que ha­bía una de­man­da ma­si­va de los es­tu­dian­tes». «No tu­vo más re­me­dio que no im­pe­dir­lo», con­clu­ye.

Tras el re­ci­tal, los es­tu­dian­tes, que, se­gún Ber­zo­sa, «iban enar­de­ci­dos de en­tu­sias­mo, die­ron sal­tos, co­mo se lla­ma­ban en­ton­ces, en va­rios si­tios». «La po­li­cía car­gó, re­par­tió po­rra­zos y hu­bo de­ten­cio­nes», aña­de. La en­ton­ces prin­ce­sa Sofía que­dó atra­pa­da por los ma­ni­fes­tan­tes den­tro de su Mer­ce­des ne­gro en la N-VI. Ber­zo­sa re­sal­ta que en aque­lla épo­ca to­da­vía ha­bía «una re­pre­sión muy fuer­te, se tor­tu­ra­ba a los de­te­ni­dos». En enero de 1969, Pas­tor se vio obli­ga­do a exi­liar­se en Pa­rís, en 1976 se aco­gió a la am­nis­tía y lue­go lle­gó a ser di­ri­gen­te de la Li­ga Co­mu­nis­ta Re­vo­lu­cio­na­ria; hoy mi­li­ta en Po­de­mos.

«Fue uno de esos mo­men­tos úni­cos que han de­ja­do hue­lla en mi vi­da, muy emo­ti­vo, to­dos can­tan­do jun­tos»

Carlos Ber­zo­sa

Ex­rec­tor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se

«Que­ría­mos emu­lar el ejem­plo de los es­tu­dian­tes fran­ce­ses, so­li­da­ri­zar­nos con lo que es­ta­ba pa­san­do allí»

Jaime Pas­tor

Ex­di­ri­gen­te es­tu­dian­til

En el concierto de Rai­mon ha­bía pan­car­tas en las que se po­día leer «De­mo­cra­cia po­pu­lar» y «Obre­ros y es­tu­dian­tes con­tra la oli­gar­quía».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.