En­sa­yo ge­ne­ral y cuen­ta atrás pa­ra la boda del año

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad -

No que­da na­da. Ma­ña­na a las 13 ho­ras, Meg­han y Harry es­ta­rán ca­sa­dos. Y el te­ma boda del año se nos va de las ma­nos. Por­que ayer Lon­dres de­jó de ser ca­pi­tal eu­ro­pea pa­ra con­ver­tir­se en es­ce­na­rio. Co­mo si fue­ra un pla­tó y Meg­han la pro­ta­go­nis­ta de su nue­va pe­lí­cu­la. Lo que hu­bo ayer fue un en­sa­yo ge­ne­ral, de los des­fi­les, de los cán­ti­cos... Va­mos, que ya no pue­des sa­lir a la ca­lle en Lon­dres sin con­ver­tir­te en fi­gu­ran­te.

EL TÉ CON LA REI­NA En Wind­sor.

Mien­tras to­da la ciu­dad en­sa­ya­ba, los no­vios to­ma­ban té en Wind­sor con la rei­na Isa­bel II. Di­cen que el ob­je­ti­vo era pre­sen­tar­le a la ma­dre de Meg­han, Do­ria Ra­gland, que ya es­tá tam­bién en Lon­dres. ¡Po­bre mu­jer! No de­be ser fá­cil ser mor­tal y plan­tar­te ahí de­lan­te de la rei­na y del res­to de la fa­mi­lia, a co­mer­te la pas­ti­ta mien­tras to­dos te ana­li­zan de reojo. Do­ria pa­sa­rá la noche pre­via a la boda jun­to a Meg­han en Cli­ve­den Hou­se, una ca­sa se­ño­rial trans­for­ma­da en ho­tel a po­cos ki­ló­me­tros del ae­ro­puer­to de Heath­row, y via­ja­rá con ella en el co­che que la tras­la­da­rá has­ta la ca­pi­lla de St Geor­ge de Wind­sor, don­de se ce­le­bra­rá la ce­re­mo­nia. Al fi­nal, la pro­pia Meg­han con­fir­mó ayer que su pa­dre no po­drá asis­tir por pro­ble­mas de sa­lud. Se­gui­mos sin sa­ber quién la lle­va­rá al al­tar.

LA FA­MI­LIA, GAFADA El ac­ci­den­te de su her­ma­na.

Creo que en es­tos mo­men­tos la fu­tu­ra es­po­sa de Enrique de In­gla­te­rra que­rría bo­rrar a su fa­mi­lia del ma­pa. Lo di­go por los dis­gus­tos que le es­tán dan­do. Ya ha­bía con­ta­do que sus her­ma­nas­tros, que no es­tán invitados a la boda, no ha­blan muy bien de la novia. Y que su her­ma­na te­nía pre­vis­to es­cri­bir un li­bro so­bre ella en un tono bas­tan­te crí­ti­co. Pues aho­ra Sa­mant­ha Grant, pa­re­ce que ha te­ni­do un ac­ci­den­te de co­che en el que se rom­pió el to­bi­llo y una ro­di­lla. Y no es ma­la suer­te. Di­cen que lo pro­vo­có un pa­pa­ra­zi que in­ten­ta­ba con­se­guir fotos su­yas. ¿Les sue­na es­te te­ma? Pues con lo sen­si­bles que es­tán los no­vios con la pren­sa ro­sa (un te­ma ca­si mal­di­to en la fa­mi­lia real tras la muer­te de Lady Di), la no­ti­cia se­gu­ro que no les ha sen­ta­do muy bien. ¿Ha­brán te­ni­do ya la tí­pi­ca bron­ca pre­bo­da?

EL SO­BRINO Un re­ga­lo muy es­pe­cial.

Co­mo si fue­ra po­co lo de su her­ma­na, la pren­sa no pa­ra de sa­car a la luz los tra­pos su­cios de la fa­mi­lia de la jo­ven ame­ri­ca­na. Aho­ra su so­brino, que pa­re­ce que es cul­ti­va­dor de can­na­bis en Ore­gón y ase­gu­ra que es­tá en­can­ta­do «con to­das las co­sas bue­nas que trae», ha di­cho que es­tá pen­san­do en sor­pren­der a su tía y su nue­vo ma­ri­do con una va­rie­dad bau­ti­za­da co­mo Mar­kle’s Spar­kle. No sé si pa­sa­ría los con­tro­les del pro­to­co­lo bri­tá­ni­co.

EL CHAS­CO No ha­brá ac­tua­ción de las Spi­ce Girls.

No se ha­bla­ba de otra co­sa y ha­bía una gran ex­pec­ta­ción so­bre el te­ma. Pe­ro pa­re­ce que to­do fue un bu­lo, y nun­ca es­tu­vo pre­vis­to que las mí­ti­cas Spi­ce Girls ac­tua­sen en la boda. Aun­que sí es ver­dad que tres de ellas es­ta­rán en­tre los invitados: Victoria Beck­ham, Ge­ri Ha­lli­well y Emma Bun­ton.

LA PRE­GUN­TA ¿Irán los reyes de Es­pa­ña?

Se ha es­pe­cu­la­do mu­cho so­bre si Fe­li­pe y Le­ti­zia asis­ti­rán al en­la­ce del año. To­do pa­re­ce in­di­car que no los ve­re­mos en­tre los invitados, aun­que la agen­da se con­fir­ma­rá hoy, y po­drían dar­nos una sor­pre­sa. La ra­zón que pa­re­ce más ofi­cial es que la rei­na Le­ti­zia tie­ne que par­tir a un via­je de cooperación por Hai­tí y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na jus­to es­te do­min­go. Pe­ro tam­bién se ha di­cho que, al no ser he­re­de­ro al trono, se­ría pa­ra los reyes una boda de ba­jo ran­go; o que los no­vios han he­cho una lis­ta que da prio­ri­dad a ami­gos y fa­mi­lia­res. En cual­quier ca­so, ya ten­drán oca­sio­nes, por­que las es­ta­dís­ti­cas di­cen que, des­de que em­pe­zó el si­glo, en Eu­ro­pa va­mos a boda real por año. O ca­si.

ODD AN­DER­SEN AFP

Lon­di­nen­ses y tu­ris­tas dis­fru­tan es­tos días de una ciu­dad con­ver­ti­da en par­que te­má­ti­co de la boda del año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.