En Alla­riz, los bu­rros de la Aso­cia­ción Andrea ha­cen ma­gia

La Aso­cia­ción Andrea ofre­ce te­ra­pia asis­ti­da pa­ra discapacitados con ayu­da de los animales

La Voz de Galicia (Barbanza) - - Sociedad - M. OTERO

La Aso­cia­ción Andrea sa­be que sus te­ra­pias no ha­cen mi­la­gros. Pe­ro es ver­dad que en sus tre­ce años de ex­pe­rien­cia han vi­vi­do mu­chos mo­men­tos má­gi­cos, los pro­ta­go­ni­za­dos so­bre to­do por sus bu­rros y los miem­bros de los co­lec­ti­vos en des­ven­ta­ja so­cial, fí­si­ca y psí­qui­ca que se be­ne­fi­cian de es­tos tra­ta­mien­tos.

«Es una la­bor muy gra­ti­fi­can- te —ex­pli­ca la psi­có­lo­ga El­sa Pérez—, po­ner en con­tac­to a es­tos dos co­lec­ti­vos dan­do es­pa­cio pa­ra que se den los pro­ce­sos te­ra­péu­ti­cos ade­cua­dos... Se pro­du­cen in­ter­ac­cio­nes muy bo­ni­tas, ri­cas y muy sa­lu­da­bles cuan­do es­tás en ese mo­men­to má­gi­co (en­tre co­mi­llas) con los usua­rios, los animales y los pro­fe­sio­na­les, en un en­torno ade­cua­do». La cla­ve pa­ra que to­do sal­ga bien es te­ner una ma­na­da de bu­rros «fi­ja y es­ta­ble, que vi­ve en se­mi­li­ber­tad, tie­ne sus ne­ce­si­da­des cu­bier­tas de es­pa­cio, com­pa­ñía, ali­men­to... », al­go que, aun­que no lo pa­rez­ca, tie­ne de­trás «un tra­ba­jo muy du­ro».

La aso­cia­ción se for­mó en el 2005, cuan­do un gru­po de pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal vie­ron la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar al mis­mo tiem­po una la­bor so­cial y me­dioam­bien­tal: aca­bar con la si­tua­ción de de­sam­pa­ro que vi­vían los bu­rros y, al mis­mo tiem­po, apro­ve­char sus gran­des cua­li­da­des pa­ra las te­ra­pias con per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das.

¿Pe­ro qué apor­tan bu­rri­tas co­mo Es­pe­ran­za o Blanca a quie­nes se be­ne­fi­cian de es­tos tra­ta­mien­tos? ¿Có­mo se lo­gra es­te pe­que­ño mi­la­gro? «Bueno, no po­de­mos ha­blar de un mi­la­gro a ni­vel te­ra­péu­ti­co —pro­si­gue El­sa— , pe­ro la ma­gia, si quie­res lla­mar­lo así, se lo­gra cuan­do tie­nes un en­torno psi­co­ló­gi­ca­men­te se­gu­ro, con unas in­ter­ac­cio­nes muy na­tu­ra­les, muy sa­nas, muy di­rec­tas y muy cla­ras». Es­te es jus­to el en­torno que mu­chas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no tie­nen. «Por­que a ve­ces vie­nen de en­tor­nos po­co sa­nos a ni­vel fí­si­co, o de­ma­sia­do pro­te­gi­dos, en los que no les de­jan te­ner sus pro­pias ex­pe­rien­cias». La for­ma de trabajar en la Aso­cia­ción Andrea es de­jar mu­cho es­pa­cio pa­ra que se pro­duz­ca la in­ter­ac­ción en­tre la per­so­na y el ani­mal. «Lo que les mo­ti­va a la par­ti­ci­pa­ción es ver­se en me­dio de una ma­na­da de animales con un ca­rác­ter muy tran­qui­lo y res­pe­tuo­so, so­cia­ble, muy cu­rio­so y co­la­bo­ra­dor. El bu­rro le apor­ta a la per­so­na un aba­ni­co grande de po­si­bi­li­da­des de in­ter­ac­ción». En Alla­riz tie­nen tam­bién un cen­tro de aten­ción a los bu­rros mal­tra­ta­dos, al que si­guen lle­gan­do animales con pro­ble­mas de sa­lud por mal­tra­to, aban­dono o por­que sus pro­pie­ta­rios, ya muy ma­yo­res, no pue­den cui­dar­los.

La Aso­cia­ción Andrea cui­da en Alla­riz de una ma­na­da de bu­rros que par­ti­ci­pan en la te­ra­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.