El plan de trans­por­te pri­ma­rá ofer­tas con au­to­bu­ses me­nos con­ta­mi­nan­tes

La Xun­ta as­pi­ra a que más del 20 % de los jó­ve­nes has­ta 19 años via­jen gra­tui­ta­men­te

La Voz de Galicia (Barbanza) - - GALICIA - PA­BLO GON­ZÁ­LEZ

El de­ba­te so­bre la tran­si­ción eco­ló­gi­ca en el mun­do del trans­por­te se­rá uno de los as­pec­tos car­di­na­les del nue­vo di­se­ño de mo­vi­li­dad en au­to­bús que pre­pa­ra la Xun­ta y que es­ta­rá en pleno fun­cio­na­mien­to en el 2020. En los plie­gos de con­di­cio­nes que ser­vi­rán de ba­se pa­ra la li­ci­ta­ción de las nue­vas con­ce­sio­nes se ten­drá en cuen­ta las me­jo­ras en sos­te­ni­bi­li­dad me­dioam­bien­tal que ofrez­can los as­pi­ran­tes y que se si­túen por en­ci­ma de los requisitos mí­ni­mos exi­gi­dos. En es­tos mis­mos pro­ce­di­mien­tos de con­tra­ta­ción pa­ra re­no­var unas con­ce­sio­nes que por lo ge­ne­ral tie­nen más de vein­te años —al­gu­nas da­tan de 1947— se va­lo­ra­rá «a in­cor­po­ra­ción de no­vas tec­no­lo­xías que me­llo­ren a efi­cien­cia ener­xé­ti­ca da flo­ta de vehícu­los ads­cri­ta ao con­tra­to, in­cen­ti­van­do o em­pre­go de tec­no­lo­xías ten­den­tes a un­ha me­nor emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­doi­ro».

Es­tos ob­je­ti­vos cho­ca­rían con una reali­dad: el es­ca­so de­sa­rro­llo de los au­to­bu­ses eléc­tri­cos o hí­bri­dos in­te­rur­ba­nos en com­pa­ra­ción con las flo­tas de trans­por­te de las ciu­da­des. No obs­tan­te, siem­pre se pue­de ac­tuar en el des­cen­so de emi­sio­nes en una flo­ta es­pe­cial­men­te en­ve­je­ci­da.

La dis­cri­mi­na­ción po­si­ti­va de las ofer­tas más lim­pias —que re­dun­da­rá por ló­gi­ca en la mo­der­ni­za­ción de la flo­ta y por tan­to en su se­gu­ri­dad— no es la úni­ca me­di­da en fa­vor de la sos­te­ni­bi­li­dad ambiental del nue­vo mo­de­lo de trans­por­te. La ade­cua­ción de la ofer­ta a la de­man­da real, la in­tro­duc­ción de ser­vi­cios a de­man­da con una cen­tral de re­ser­vas, son ini­cia­ti­vas des­ti­na­das a me­jo­rar la efi­cien­cia de los ser­vi­cios de trans­por­te in­ter­ur­bano. De es­ta for­ma, se ase­gu­ra en el do­cu­men­to ba­se del plan apro­ba­do re­cien­te­men­te por el Con­se­llo de la Xun­ta, «se evi­ta que vehícu­los ba­lei­ros cir­cu­len po­las es­tra­das, coa con­se­guin­te re­du­ción de emi­sións e, en de­fi­ni­ti­va, con­tri­buín­do á tran­si­ción ca­ra a un­ha eco­no­mía bai­xa en car­bono».

Via­jes gra­tui­tos

Sos­te­ni­bi­li­dad ambiental, pe­ro tam­bién eco­nó­mi­ca. La Xun­ta no es­con­de que uno de sus ob­je­ti­vos es ra­cio­na­li­zar el gas­to des­ti­na­do a las em­pre­sas de au­to­bu­ses, tan­to en el trans­por­te es­co­lar co­mo en la com­pen­sa­ción por pér­di­das en las obli­ga­cio­nes de ser­vi­cio pú­bli­co. Es­te aho­rro ser­vi­rá pa­ra apos­tar por ini­cia­ti­vas pa­ra in­cen­ti­var el trans­por­te pú­bli­co, co­mo la gra­tui­dad de del au­to­bús in­ter­ur­bano pa­ra los me­no­res de 19 años que ten­gan la tar­je­ta Xen­te No­va, que ten­drá que su­fra­gar­se con di­ne­ro pú­bli­co.

Es di­fí­cil cal­cu­lar cuán­tos via­je­ros se be­ne­fi­cia­rán de es­ta me­di­da. Va di­ri­gi­da a una po­bla­ción po­ten­cial de unas 325.000 per­so­nas y, se­gún los da­tos de la Con­se­lle­ría de In­fraes­tru­tu­ras, en los dos años de uso de la tar­je­ta Xen­te No­va en las cin­co áreas de trans­por­te me­tro­po­li­tano se la han sa­ca­do 46.000 per­so­nas, apro­xi­ma­da­men­te un 20 % de los usua­rios po­ten­cia­les en esas zo­nas.

El ob­je­ti­vo del de­par­ta­men­to que di­ri­ge Et­hel Váz­quez es au­men­tar ese por­cen­ta­je con el nue­vo plan de trans­por­te, pues se cree que en las zo­nas ru­ra­les la de­man­da de la tar­je­ta va a ser ma­yor. De he­cho, en las áreas me­tro­po­li­ta­nas mu­chos jó­ve­nes vi­ven en las ciu­da­des y uti­li­zan prin­ci­pal­men­te los bu­ses ur­ba­nos. Por tan­to, se cree que los be­ne­fi­cia­rios po­drían es­tar en una hor­qui­lla de en­tre 70.000 y 100.000 usua­rios.

La gra­tui­dad de es­tos via­jes es­tá re­la­cio­na­da con la pues­ta en mar­cha de un sis­te­ma ta­ri­fa­rio más ho­mo­gé­neo e igua­li­ta­rio, ya que se cal­cu­la­rá el pre­cio de los bi­lle­tes en fun­ción de la dis­tan­cia más cor­ta en­tre ori­gen y des­tino, sin te­ner en cuen­ta el re­co­rri­do en au­to­bús ni los trans­bor­dos.

La in­te­gra­ción del trans­por­te es­co­lar en el re­gu­lar, me­dian­te la re­ser­va de pla­zas pa­ra los es­tu­dian­tes, no afec­ta­rá a to­das las lí­neas es­co­la­res y se cen­tra­rá prin­ci­pal­men­te en el en­torno ru­ral. Se tra­ta de ra­cio­na­li­zar el gas­to más ele­va­do de Es­pa­ña en lo que res­pec­ta al trans­por­te es­co­lar, mo­ti­va­do en gran me­di­da por la dis­per­sión de la po­bla­ción ga­lle­ga. Son 120 mi­llo­nes al año, que con­tras­tan con los 25 que gas­ta An­da­lu­cía o los 47 de Cas­ti­lla y León. En Galicia el gas­to por alumno y año su­pera los 1.280 eu­ros.

Con la in­te­gra­ción, el sis­te­ma de trans­por­te es­co­lar pue­de ayu­dar al re­gu­lar por su gran ca­pi­la­ri­dad te­rri­to­rial —lle­ga a si­tios don­de el trans­por­te re­gu­lar no lle­ga­ba—, mien­tras que la in­te­gra­ción de los dos ti­pos de via­je­ros pro­du­ci­rá un aho­rro re­le­van­te de di­ne­ro pú­bli­co.

El ob­je­ti­vo ge­ne­ral es que los con­tra­tos, las con­ce­sio­nes, sean más ren­ta­bles, pa­ra lo que se rea­li­za un am­plio tra­ba­jo de cam­po des­ti­na­do a de­tec­tar la de­man­da. De es­ta for­ma, tam­bién se aho­rra­rá más di­ne­ro pú­bli­co, pues la Ad­mi­nis­tra­ción es­tá obli­ga­da a com­pen­sar a las con­ce­sio­nes de­fi­ci­ta­rias que pres­tan obli­ga­cio­nes de ser­vi­cio pú­bli­co.

El gas­to en trans­por­te es­co­lar su­po­ne 1.280 eu­ros por alumno ca­da año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.