De­ce­nas de hec­tá­reas del nú­cleo de Vi­mian­zo son aho­ra una gran pis­ci­na

La lo­ca­li­dad, que se lle­vó la peor par­te con las llu­vias, tie­ne va­rias ca­lles cor­ta­das

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - J. V. LA­DO

A las nue­ve de la no­che de ayer las jar­di­ne­ras co­lo­ca­das jun­to a la pis­ta del pá­del en el pa­seo del río de Vi­mian­zo, prác­ti­ca­men­te ha­bían des­apa­re­ci­do ba­jo un to­rren­te de agua que se ele­va­ba ya ca­si un me­tro por en­ci­ma del ni­vel del sue­lo. Lle­ga­ba ca­si a las ven­ta­nas del pa­be­llón, don­de hoy se de­be ce­le­brar el en­cuen­tro de pa­li­llei­ras y de ahí, en par­te, la preo­cu­pa­ción del Con­ce­llo, que tie­ne otros mu­chos fren­tes abier­tos, con los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les y Pro­tec­ción Ci­vil tra­ba­jan­do a pleno ren­di­mien­to. «Ali­viar e si­na­li­zar, que é o que se po­de fa­cer», se­ña­la el al­cal­de, Ma­nuel An­te­lo, quien dio cuen­ta de los cor­tes de ca­lles, en la rúa de Vi- lar, la Pon­te do Cu­ra, o en San­ta Com­ba de Baí­ñas, don­de hay ha­bi­li­ta­do un des­vío, ade­más de al­gu­nos pro­ble­mas en el vial que va de O Six­to a Su­bei­ro o en la zo­na de Tra­sa­riz don­de ayer el cau­ce del Cas­ti­llo sí era un ver­da­de­ro río.

Aun­que por el mo­men­to no ha ha­bi­do que la­men­tar in­ci­den­tes gra­ves, pa­ra An­te­lo, al mar­gen de los fac­to­res cli­ma­to­ló­gi­cos que por sí mis­mos son in­con­tro­la­bles, es­te ti­po de su­ce­sos sa­can a la luz los erro­res co­me­ti­dos du­ran­te años en la ges­tión del ur­ba­nis­mo y del te­rri­to­rio. Ci­ta, por ejem­plo, que el río en San­ta Com­ba de Baí­ñas no iba por don­de se ve aho­ra, sino que eso fue una con­ven­ción al­can­za­da du­ran­te la con­cen­tra­ción par­ce­la­ria, mien­tras la de la zo­na de O Muí­ño y la rúa de Vi­lar «cons­truíu­se en­ri­ba do río que es­tá alí en­tu­lla­do».

A es­tas cues­tio­nes tam­bién se re­fi­rió ayer el re­gi­dor ceen­se Ra­món Vi­go, en re­la­ción con al­gu­nos ga­ra­jes de la ave­ni­da Fer­nan­do Blan­co que «adoe­cen dun de­fec­to cons­tru­ti­vo e te­ñen os res­pi­ra­doi­ros á al­tu­ra da bei­ra­rrúa, can­do non de­be­ría es­tar aí», lo que po­si­bi­li­ta que se fil­tre el agua y se inun­de.

«Pleno ren­de­men­to»

En cual­quier ca­so, Vi­go in­ci­de en que des­pués del sus­to del mar­tes, que pa­ra na­da tu­vo que ver ni de le­jos con los su­ce­sos del 2006 —al­go que hoy con­si­de­ra im­po­si­ble con las ca­na­li­za­cio­nes de los ríos—, la si­tua­ción es­tá con­tro­la­da. «Po­de que ao sal­tar os su­mi­doi­ros que­de al­gún res­to de fe­cais na rúa ou de toa­lli­ñas e cou­sas así, que atas­can os ali­via­doi­ros, e to­do o per­soal, tan­to o do Con­ce­llo co­mo das em­pre­sas con­tra­ta­das de Au­gas de Cor­cu­bión e de­mais, es­tá a pleno ren­de­men­to por­que as in­ci­den­cias son moi­tas, e hai que dar­lle res­pos­ta. Aín­da en can­to á caí­da sig­ni­fi­ca­ti­va de ár­bo­res, e iso non hai na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo que eu sai­ba», re­su­mía ayer el re­gi­dor.

Si en ge­ne­ral lo que más preo­cu­pa es la llu­via, en la zo­na de Ca­ma­ri­ñas y Mu­xía a úl­ti­ma ho­ra de ayer ca­si lla­ma­ba más la aten­ción el vien­to. So­bre to­do en la pri­me­ra de las lo­ca­li­da­des, don­de las cha­pas me­tá­li­cas del te­ja­do de la Lon­xa No­va ame­na­za­ban con des­pren­der­se de un mo­men­to a otro, ya que es­tán muy afec­ta­das por la co­rro­sión.

ANA GAR­CÍA

El río de Vi­mian­zo, com­ple­ta­men­te fue­ra de su cau­ce en el cen­tro de la lo­ca­li­dad, jun­to a la pis­ta de pá­del.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.