El enor­me pe­so de la burocracia

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - Cris­ti­na Viu

A Te­re­sa, una ni­ña de La­xe ex­tre­ma­da­men­te de­pen­dien­te a cau­sa de una en­fer­me­dad ra­ra, la Con­se­lle­ría de Edu­ca­ción po­dría ha­ber­le pues­to un ta­xi adap­ta­do pa­ra ir al co­le­gio, a ra­zón de po­co más de 30 eu­ros dia­rios, pe­ro eli­gió au­men­tar en 90 ki­ló­me­tros la ru­ta del trans­por­te pa­ra ni­ños con pro­ble­mas de mo­vi­li­dad, lo que in­cre­men­tó no­ta­ble­men­te el cos­te del ser­vi­cio. Aho­ra le han qui­ta­do la pres­ta­ción por­que el ho­ra­rio ya no en­ca­ja.

La Ad­mi­nis­tra­ción, con su im­pla­ca­ble y bru­tal sis­te­ma bu­ro­crá­ti­co, pre­ten­de que to­do el mun­do, con su in­men­sa va­rie­dad, en­tre en las ti­po­lo­gías que tie­ne es­ta­ble­ci­das, sin pre­gun­tar­se nun­ca si son las más ren­ta­bles o más ade­cua­das. Las co­sas son así por­que sí.

Co­mo ocu­rre con la ro­pa, uno tie­ne que te­ner una S, una M o una L, pe­ro na­die es una ta­lla per­fec­ta. Lo mis­mo que­da hol­ga­da la S que jus­ta la L. La gen­te es así de des­agra­de­ci­da, no se adap­ta a lo que la in­dus­tria en se­rie o la burocracia ha pre­pa­ra­do pa­ra ella.

Así, las obras en el en­torno de los co­le­gios o en el in­te­rior de ellos no se rea­li­zan du­ran­te las va­ca­cio­nes es­ti­va­les, que van des­de me­dia­dos de ju­nio a me­dia­dos de sep­tiem­bre, por­que los pla­zos, las pu­bli­ca­cio­nes, la reunión de me­sas, la aper­tu­ra de pli­cas...

To­do es­te ba­ru­llo ca­da vez más com­pli­ca­do que ha­ce que una ni­ña de­ba via­jar sola en un au­to­bús que re­co­rre me­dia co­mar­ca pa­ra lle­var­la de su ca­sa el co­le­gio, se­pa­ra­dos so­lo por 2.000 me­tros, en lu­gar de ha­cer ve­nir un ta­xi que es­tá a 12 ki­ló­me­tros y cu­ya exis­ten­cia des­co­no­ce una Ad­mi­nis­tra­ción que lo sub­ven­cio­na, es un mo­do de ali­men­tar un mons­truo que se co­me el sen­ti­do co­mún y que pa­re­ce que se ríe de los que lo ali­men­tan.

Lo que de­be­ría ser sen­ci­llo se vuel­ve com­pli­ca­do y no se ve en nin­gún la­do pro­pó­si­to de en­mien­da. Re­cuer­do una en­tre­vis­ta con la con­se­llei­ra Et­hel Váz­quez de ha­ce ya años. De­cía que una de sus ven­ta­jas al ser nom­bra­da era que ha­bía tra­ba­ja­do pa­ra la Ad­mi­nis­tra­ción du­ran­te mu­cho tiem­po y co­no­cía su fun­cio­na­mien­to, co­mo si se tra­ta­se de un país ex­tran­je­ro, un idio­ma des­co­no­ci­do o un pla­ne­ta le­jano.

Pe­ro así son las co­sas, la Ad­mi­nis­tra­ción tie­ne sus co­sas y ten­drían po­ca im­por­tan­cia si no fue­ra por lo mu­cho que nos cues­tan y lo de­ma­sia­do que nos ha­cen su­frir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.