La no­che más ho­rren­da en la en­se­na­da de Tre­ce

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - HOY, EN CA­MA­RI­ÑAS

Te­rri­ble no­che aque­lla en el mar em­bra­ve­ci­do de la En­se­na­da do Tre­ce, al nor­te de Xa­vi­ña (Ca­ma­ri­ñas)! Era la no­che invernal del 10 de no­viem­bre de 1890. En ella los 176 tri­pu­lan­tes del bu­que in­glés Serpent eran arras­tra­dos sin pie­dad por las olas frías del Atlán­ti­co, tras el cho­que del aco­ra­za­do con­tra los ba­jos de Pun­ta do Boi. To­da­vía no ha­bía­mos na­ci­do nin­guno de no­so­tros cuan­do ocu­rrió es­ta tra­ge­dia, pe­ro mu­chos de nues­tros abue­los se des­per­ta­ron, en ese día, pro­fun­da­men­te ape­na­dos, en la pa­rro­quia de Xa­vi­ña, al co­no­cer la no­ti­cia.

To­dos los tri­pu­lan­tes, sin ex­cep­ción, se es­ta­ban en­fren­tan­do a un des­tino ame­na­zan­te, ines­pe­ra­da­men­te trá­gi­co, en an­gus­tia­da lu­cha in­di­vi­dual. Sus gri­tos se per­dían en la in­men­sa so­le­dad de la en­se­na­da en­tre el ho­rri­ble es­truen­do del olea­je y las in­sen­si­bles aguas que los aba­tían.

Mien­tras tan­to y en con­tras­te, de­trás de ese Mon­te Blan­co y de los mon­tes co­lin­dan­tes, las gen­tes cer­ca­nas de Pes­ca­dui­ra, Bra­ñas Ver­des, San­ta Ma­ri­ña des­can­sa­ban tran­qui­la­men­te en sus ho­ga­res, to­tal­men­te aje­nas al pa­vo­ro­so dra­ma que allá aba­jo y a sus es­pal­das se es­ta­ba desa­rro­llan­do.

Des­pués de va­rias ho­ras de des­pia­da­da lu­cha, tres su­per­vi­vien­tes, gol­pea­dos y ago­ta­dos, al­can­za­ron la ori­lla: Bur­ton, Lu­xon y Gould. Los dos pri­me­ros acer­ta­ron a su­bir jun­tos por la em­pi­na­da la­de­ra del mon­te y lle­ga­ron a Pes­ca­dui­ra, a pe­sar del des­co­no­ci­mien­to de aque­llos pa­ra­jes, a pe­sar de la os­cu­ri­dad de una no­che sin lu­na y sin es­tre­llas. ¡Qué ali­vio y qué gra­ti­tud in­ter­na por ha­ber­se sal­va­do del re­cien­te pe­li­gro y qué gra­ti­tud a la fa­mi­lia que allí, en Pes­ca­dui­ra, los aco­gió y los tra­tó con tan­ta ge­ne­ro­si­dad y es­me­ro!

En cuan­to a Gould, mu­cho más ac­ci­den­ta­do y sin sa­ber na­da de sus dos com­pa­ñe­ros, con­ti­nua­ba me­ro­dean­do por aque­llos mon­tes, has­ta que, fi­nal­men­te, fue en­con­tra­do en de­fi­cien­te es­ta­do.

Pe­ro to­dos los de­más ma­ri­nos, en nú­me­ro de 173, fa­lle­cie­ron en aque­llas aguas del Tre­ce. Mons­truo­si­dad in­hu­ma­na y te­rri­ble. ¡Cien­to se­ten­ta y tres per­so­nas, la ma­yo­ría jó­ve­nes, con sus vi­das se­ga­das en una mis­ma no­che! ¿Pro­duc­to de un des­tino in­sen­sa­to y ab­sur­do al que es­ta­ban lla­ma­dos?

Se bus­ca­rán jus­ti­fi­ca­cio­nes de to­do ti­po a es­ta he­ca­tom­be: si las co­rrien­tes ma­ri­nas, si la fuer­za del vien­to, si la es­ca­sa vi­si­bi­li­dad… Pe­ro siem­pre en­con­tra­re­mos al­go que nos des­con­cier­ta y nos de­ja in­sa­tis­fe­chos an­te tan­ta gen­te hun­di­da de­fi­ni­ti­va­men­te en esa no­che en­lo­que­ci­da.

Tan so­lo si mi­ra­mos esa pe­que­ña cruz, pues­ta en lo al­to del re­cin­to de los allí en­te­rra­dos, po­de­mos cal­mar nues­tra re­bel­día: esa in­sig­ni­fi­can­te cruz nos es­tá re­cor­dan­do al Úni­co que pue­de dar sen­ti­do a to­dos los sin­sen­ti­dos y ab­sur­dos de la vi­da. De ahí que, en me­dio de la ma­yor de­sola­ción, triun­fa to­da­vía la es­pe­ran­za, con áni­mos de en­to­nar un pri­mo­ro­so y alen­ta­dor can­to: «Crux fi­de­lis, in­ter om­nes/ar­bor una no­bi­lis: /nu­lla sil­va ta­lem pro­fert/fron­de,

A las 22.00 ho­ras de es­ta no­che, coin­ci­dien­do con los 128 años de la tra­ge­dia del Serpent, se lle­va­rá a ca­bo una ofren­da flo­ral en el Ce­mi­te­rio dos In­gle­ses, re­cuer­do de los náu­fra­gos de es­ta em­bar­ca­ción (año 1890), pe­ro tam­bién de to­dos los que per­die­ron su vi­da en aguas de la Cos­ta da Mor­te. Es­tá pre­vis­ta la asis­ten­cia de re­pre­sen­tan­tes de la Real Li­ga Na­val Es­pa­ño­la, así co­mo de la al­cal­de­sa, San­dra In­sua, y del sa­cer­do­te Eduar­do Pu­ga, en­tre otros. flo­re, ger­mi­ne». Es de­cir: «Oh Cruz fiel, úni­co ár­bol no­ble en­tre to­dos los ár­bo­les: nin­gu­na sel­va ha pro­du­ci­do otro igual en ho­jas, en flo­res, en fru­tos». Por eso, co­mo la are­na va su­bien­do más y más el Mon­te Blan­co, así tam­bién las víc­ti­mas de es­ta tra­ge­dia ha­brán subido a lo al­to, muy al­to, a una mo­ra­da muy dis­tin­ta, to­tal­men­te lle­na de un azul ce­les­te em­bria­ga­dor.

ILUS­TRA­CIÓN MA­TA­LO­BOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.