¿Te­ne­mos los po­lí­ti­cos que nos me­re­ce­mos?

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - Ga­briel Pé­rez Suá­rez

Me da, no di­ga­mos re­pe­lús, sino in­con­te­ni­ble arre­ba­to, ob­ser­var el com­por­ta­mien­to que des­de que lle­gó al po­der el PSOE es­tán ofre­cién­do­nos al­gu­nos dipu­tados en el Con­gre­so. Na­da de lo que im­por­ta y afec­ta a la ciu­da­da­nía se dis­cu­te en la Cá­ma­ra, to­do se re­du­ce a un en­fren­ta­mien­to vis­ce­ral con el úni­co fin de de­rri­bar al Go­bierno, que pa­se a con­tar con una mi­no­ría de dipu­tados, lo han vo­ta­do la ma­yo­ría de los con­gre­sis­tas. ¿O es que aca­so du­da­mos del vo­to cuan­do el es­cru­ti­nio no nos fa­vo­re­ce?

Es inau­di­to pre­sen­ciar día tras día la ma­ne­ra de es­cru­tar la vi­da pri­va­da de los mi­nis­tros. Se lle­ga in­clu­so a in­da­gar su com­por­ta­mien­to de­ce­nios atrás. Cual­quier ve­nial des­liz que na­da tie­ne que ver con la po­lí­ti­ca se mag­ni­fi­ca y se pi­de su di­mi­sión. Se le acu­sa in­clu­so de ré­pro­bo por la opo­si­ción ob­vian­do que ellos go­ber­na­ron con tres mi­nis­tros re­pro­ba­dos ha­cien­do ca­so omi­so a los que pe­dían su di­mi­sión.

Fa­ke news

Se ad­je­ti­vi­za por cier­ta pren­sa y al­gún pe­rio­dis­ta afín, de Go­bierno Fran­kens­tein, y al pre­si­den­te le apo­dan Fal­co­net­ti. ¡Qué po­ca ta­lla po­lí­ti­ca de­mues­tran y qué ca­ren­cia de deon­to­lo­gía evi­den­cian quie­nes así ac­túan! Las fa­ke news (no­ti­cias fal­sas) es­tán a la or­den del día y de ello se en­car­gan los es­tó­ma­gos agra­de­ci­dos y al­gu­na pren­sa. Lee­mos es­tos días en cier­to dia­rio di­gi­tal co­mo a al­gu­nos me­dios por men­tir lo san­cio­nan los tri­bu­na­les con im­por­tan­tes mul­tas.

Ob­ser­va­mos tam­bién có­mo al di­rec­tor de un pe­rió­di­co di­gi­tal más ama­ri­llo que la ic­te­ri­cia, le pi­de la Jus­ti­cia 300.000 eu­ros en pre­vi­sión de res­pon­sa­bi­li­da­des por in­ven­tar una con­de­na al lí­der de Po­de­mos en Val­de­pe­ñas, Luís Be­ní­tez de Lu­go.

Lo in­fa­me es que es­tos su­je­tos de­pra­va­dos si­gan con­ti­nuan­do in­to­xi­cán­do­nos a dia­rio en ter­tu­lias de ra­dio y te­le­vi­sión, y lo que es más in­con­gruen­te, que es­tén tan bien re­mu­ne­ra­dos.

Es­te pe­rio­dis­mo que no ha­ce más que des­in­for­mar ha­bría que des­en­te­rrar­lo pa­ra que no si­ga ma­ni­pu­lán­do­nos con no­ti­cias fal­sas y lle­nas de odio. ¿O aca­so tie­nen bu­la?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.