«A un emi­gran­te, el cor­te de pe­lo te­nía que du­rar­le al me­nos tres me­ses»

La Voz de Galicia (Carballo) - Carballo local - - BERGANTIÑOS-SONEIRA-FISTERRA - CRIS­TI­NA VIU

Co­men­zó co­mo al­ba­ñil, pe­ro su vo­ca­ción siem­pre fue la pe­lu­que­ría, un ofi­cio que aho­ra si­gue su hi­ja. Pu­do apren­der por­que ha­bla­ba es­pa­ñol

Je­sús Añón na­ció en Sil­va­rre­don­da, en Ca­ba­na, ha­ce 64 años. Ve­nía de una fa­mi­lia de la­bra­do­res a los que nun­ca les fal­tó de co­mer. Pa­re­ce que a él le co­rres­pon­día que­dar­se en ca­sa y man­te­ner la ha­cien­da, pe­ro «non es­pa­bi­lei» y aca­bó tra­ba­jan­do en Car­ba­llo co­mo al­ba­ñil. La cons­truc­ción lo lle­vó has­ta A Co­ru­ña, el País Vas­co, Bar­ce­lo­na y Na­va­rra has­ta que en el 73 mar­chó a Sui­za.

Na­da ten­dría de es­pe­cial su his­to­ria si no fue­ra por­que du­ran­te su es­tan­cia en el país hel­vé­ti­co, ade­más de po­ner la­dri­llos apren­dió pe­lu­que­ría, que es des­de 1983 su ofi­cio.

Em­pe­zó co­mo to­dos, ba­rrien­do el sue­lo has­ta que un clien­te an­da­luz le dio su pri­me­ra opor­tu­ni­dad. «Que me lo cor­te el ga­lle­go», di­jo. Y con es­tas pa­la­bras má­gi­cas el al­ba­ñil se trans­for­mó en pe­lu­que­ro.

Se­gún cuen­ta, su prin­ci­pal mé­ri­to no era tan­to su ha­bi­li­dad con la ti­je­ra sino con la len­gua. Je­sús Añón ha­bla­ba es­pa­ñol, pe­ro tam­bién se de­fen­día en ita­liano e in­glés y en­ton­ces la co­lo­nia de emi­gran­tes era muy gran­de y to­dos ne­ce­si­ta­ban ir al bar­be­ro de vez en cuan­do.

La co­sa arran­có por­que por pro­ble­mas de idio­ma, los ex­tran­je­ros sa­lían del pe­lu­que­ro más arre­gla­dos, pe­ro ca­si igual que ha­bían en­tra­do. «Al je­fe tu­ve que ex­pli­car­le que ha­bía que de­jár­se­lo cor­ti­to, pe­ro co­mo yo en­ten­día lo que que­rían me ele- gían a mí», ex­pli­ca. La ra­zón era muy cla­ra y de ti­po eco­nó­mi­co: «Al emi­gran­te, el cor­te de pe­lo te­nía que du­rar­le al me­nos tres me­ses por­que cos­ta­ba 25 fran­cos sui­zos», ex­pli­ca.

De esa pe­lu­que­ría pa­só a otra y apro­ve­cha­ba su es­tan­cia en Ga­li­cia pa­ra ha­cer cur­sos que le re­por­ta­ron la ti­tu­la­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ejer­cer su ofi­cio pa­ra se­ño­ras y ca­ba­lle­ros, pe­ro Je­sús Añón no que­ría com­pli­car­se la vi­da y con­tra­tar per­so­nal, por lo que su clien­te­la es mas­cu­li­na al 100 %.

Muy bai­la­dor y co­que­to, Je­sús se ca­só con 23 años, pe­ro el ma­tri­mo­nio du­ró po­co y los mo­ti­vos de ello, se­gún lo que cuen­ta, son más que acha­ca­bles a él. No le ha ido mal, ha te­ni­do no­vias, pe­ro de quien de­pen­de aho­ra es de los dos nie­tos que le ha da­do su hi­ja. La aper­tu­ra de la pe­lu­que­ría se adap­ta a las ne­ce­si­da­des de ellos, a los ho­ra­rios de las ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res.

El mar­tes re­abrió su lo­cal tras tres me­ses de cie­rre y el pri­mer día ya tu­vo me­dia do­ce­na de clien­tes. Tie­ne cla­ro que no le es­ta­ban es­pe­ran­do, pe­ro se ale­gra­ron de ver­le de nue­vo.

Ya an­tes ha­bían so­por­ta­do una au­sen­cia ma­yor. Ha­ce ocho años, una ope­ra­ción a co­ra­zón abier­to lo man­tu­vo sie­te me­ses de ba­ja, pe­ro des­pués de tan­to tiem­po si­guió tra­ba­jan­do co­mo si tal co­sa. No ha cal­cu­la­do si re­cu­pe­ró to­da su clien­te­la, pe­ro no le ha ido na­da mal en la vi­da y en su ofi­cio.

Ade­más de los nie­tos, tie­nen una ca­sa de tu­ris­mo ru­ral en la que ofre­ce a los vi­si­tan­tes los pro­duc­tos de su huer­ta, pa­ra que se sir­van ellos mis­mos. «Se tra­ta de un de­ta­lli­to. En la fin­ca ten­go me­sas y bar­ba­coa pa­ra que se pue­dan asar unos to­ma­tes y unos pi­mien­tos», ex­pli­ca.

Se­gu­ro que des­de que se que­mó re­co­mien­da ir con mu­cho más cui­da­do.

Fue el 12 de agos­to cuan­do Je­sús Añón se dis­po­nía a asar un le­cha­zo que un ami­go le tra­jo de Va­lla­do­lid. Lo que te­nía que ser una bar­ba­coa noc­tur­na y tran­qui­la se con­vir­tió en una au­tén­ti­ca emer­gen­cia.

La se­ma­na pa­sa­da se di­jo que ya po­día vol­ver a co­ger las ti­je­ras, abrir la puer­ta y aten­der a los clien­tes. Lo hi­zo el mar­tes y a pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do, los pa­rro­quia­nos vol­vie­ron pa­ra arre­glar­se el pei­na­do. Evi­den­te­men­te no en­con­tró a nin­guno con me­le­nas, pe­ro sí ne­ce­si­ta­dos de un re­pa­so.

Co­ra­zón

Ha­ce 8 años tam­bién tu­vo que ce­rrar la puer­ta. Es­ta vez por­que el co­ra­zón le dio un sus­to. En­ton­ces, el co­no­ci­do ci­ru­jano Al­ber­to Juf­fe Stein, lo ope­ró en el hos­pi­tal Mo­de­lo de A Co­ru­ña. Ape­nas re­cuer­da el nom­bre del emi­nen­te car­dió­lo­go que reali­zó el pri­mer tras­plan­te en Ga­li­cia, tam­bién tie­ne en su me­mo­ria las aten­cio­nes que re­ci­bió por par­te del per­so­nal fe­me­nino, aun­que su men­te es­té aho­ra en la Uni­dad de Que­ma­dos, don­de le ayu­da­ron a re­cu­pe­rar la que ha­bía de ser la vo­ca­ción de aquel cha­val de Sil­va­rre­don­da.

ANA GAR­CÍA

Je­sús Añón en la pe­lu­que­ría de Nea­ño, que re­abrió es­ta mis­ma se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.