Mil ma­ne­ras pa­ra des­cu­brir un te­rri­to­rio úni­co

Cos­ta da Mor­te Aso­cia­ción Tu­rís­ti­ca ofre­ce dis­tin­tas vías me­dian­te la prác­ti­ca de ac­ti­vi­da­des de ocio o las ru­tas cul­tu­ra­les pa­ra acer­car­se al co­ra­zón de una tie­rra que des­bor­da pa­tri­mo­nio y na­tu­ra­le­za

La Voz de Galicia (Carballo) - Especial1 - - Portada - J. V. LA­DO CARBALLO

«Un te­rri­to­rio de atar­de­ce­res in­com­pa­ra­bles, de be­lle­za ex­tre­ma, con acan­ti­la­dos abis­ma­les, pla­yas es­plén­di­das, mon­ta­ñas ro­co­sas y un pa­tri­mo­nio mi­le­na­rio. Un pai­sa­je úni­co con las pla­yas más gran­des del li­to­ral ga­lle­go y sen­de­ros que ro­dean el mar». Así se de­fi­ne el Geodestino Cos­ta da Mor­te, que aho­ra, ade­más del en­can­to na­tu­ral del te­rri­to­rio for­ma­do por los 17 con­ce­llos de las co­mar­cas de Ber­gan­ti­ños, So­nei­ra y Fis­te­rra, ade­más de Car­no­ta y Ma­za­ri­cos, cuen­ta con Cos­ta da Mor­te Aso­cia­ción Tu­rís­ti­ca (CMAT), co­mo ele­men­to aglu­ti­na­dor y de pues­ta en va­lor de la idea de los geo­dis­ti­nos lan­za­da por la Xun­ta. Así, des­de el mar de Caión, en la cos­ta de A La­ra­cha, has­ta el otro ex­tre­mo de las pla­yas de Car­no­ta, se ex­tien­de un aba­ni­co de ri­que­zas cul­tu­ra­les, pai­sa­jís­ti­cas, gas­tro­nó­mi­cas,... uni­do a un am­plio ca­tá­lo­go de servicios. A to­do ello se pue­de ac­ce­der de ma­ne­ra es­truc­tu­ral gracias a la CMAT. Aun­que ca­da vez exis­ten más em­pre­sas de la zo­na que ven­den pa­que­tes tu­rís­ti­cos com­ple­tos y las for­mas de or­ga­ni­zar­se pa­ra co­no­cer la tie­rra del fin del mun­do re­sul­tan prác­ti­ca­men­te in­fi­ni­tas, www.vi­si­ta­cos­ta­da­mor­te. com es una muy bue­na guía de re­fe­ren­cia.

Tie­rra

La in­vi­ta­ción a des­cu­brir las co­mar­cas que fu­sio­nan el en­can­to in­te­rior de un pa­sa­do me­ga­lí­ti­co y se­ño­rial con to­do el po­der del Atlán­ti­co y su tra­di­ción pes­que­ra, ma­ri­ne­ra, abier­ta al mun­do se dis­po­ne, fun­da­men­tal­men­te, a tra­vés de las ex­pe­rien­cias, las ru­tas y las ac­ti­vi­da­des, que se de­ta­llan en el ci­ta­do por­tal, con, ade­más, to­dos los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra dis­fru­tar­las, des­de la lo­ca­li­za­ción de los prin­ci­pa­les pun­tos de in­te­rés, has­ta las em­pre­sas que ofre­cen de­ter­mi­na­dos servicios.

Aun­que el nom­bre de Cos­ta da Mor­te, cons­trui­do por la pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta bri­tá­ni­ca, fun­da­men­tal­men­te, a par­tir de las gran­des tra­ge­dias ma­rí­ti­mas ocu­rri­das en es­tas la­ti­tu­des in­vi­ta a pen­sar en el mar, en am­bien­tes li­to­ra­les, la co­mar­ca, en- ten­di­da co­mo un te­rri­to­rio am­plio, co­mo una se­ña de iden­ti­dad, es bas­tan­te más que eso, y de ahí que la tie­rra sea una de las vías prin­ci­pa­les de acer­ca­mien­to que ofre­ce CMAT. Mar de Cor­me, La­xe-Tra­ba, li­to­ral ca­ma­ri­ñán, los molinos de A Pon­te do Por­to, los cir­cui­tos de BTT, las mar­chas, más de 500 ki­ló­me­tros de ru­tas de sen­de­ris­mo e in­clu­so los tra­mos y las em­pre­sas que ofre­cen tra­yec­tos en vehícu­los a mo­tor ase­gu­ran una op­ción pa­ra ca­da bol­si­llo, áni­mo y ma­ne­ra de en­ten­der el ocio.

Agua

Por su­pues­to, la Cos­ta da Mor­te es agua y no so­lo de­bi­do al Atlán­ti­co que la ba­ña des­de Caión a Car­no­ta, sino por los ex­ten­sos y más que in­tere­san­tes cau­ces flu­via­les que la rie­gan y que dan lu­gar a to­das las ri­que­zas de las cuen­cas del An­llóns, el Xa­llas, el Cas­tro, el Gran­de y un sin­fín de cau­ces de me­nor ta­ma­ño pe­ro no por ello in­fe­rior in­te­rés. Ahí se lo­ca­li­zan de la Ru­ta das Fér­ve­das de Carballo has­ta la es­pec­ta­cu­lar De­ve­sa de An­lla­res, uno de los bos­ques atlán­ti­cos me­jor con­ser­va­dos de Eu­ro­pa. Pa­ra des­cu­brir to­dos es­tos es­pa­cios y es­pe­cial­men­te los cos­te­ros, la me­jor op­ción son los de­por­tes acuá­ti­cos: ka­yak, ve­la, bu­ceo, pa­seos en bar­co... Con un po­co más de arro­jo se pue­de prac­ti­car surf y to­das sus va­rian­tes: wind­surf, ki­te­surf, padd­le surf. Al me­nos 14 pla­yas de la zo­na es­tán es­pe­cial­men­te in­di­ca­das y exis­ten ya una do­ce­na lar­ga de em­pre­sas en la zo­na que ofre­cen des­de ini­cia­cio­nes has­ta cur­sos im­par­ti­dos por ver­da­de­ros pro­fe­sio­na­les y en pa­raí­sos de ta­lla mun­dial co­mo Ne­mi­ña (Mu­xía), a don­de han lle­ga­do ya al­gu­nos de los ca­za­do­res de olas más re­co­no­ci­dos de to­do el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal.

Ai­re

La cues­tión no que­da ahí, por­que des­de el Na­tur­maz de Ma­za­ri­cos, pe­ro tam­bién a tra­vés de otras ini­cia­ti­vas co­mo las que se ce­le­bran de ma­ne­ra pe­rió­di­ca en la pla­ya car­ba­lle­sa de Ra­zo tam­bién se pue­de co­no­cer la Cos­ta da Mor­te des­de el ai­re y ca­be afir­mar, con co­no­ci­mien­to de cau­sa, que va­le la pe­na. Di­vi­sar y re­co­rrer to­da la lí­nea de la cos­ta en un ultraligero o ver co­mo el em­bal­se de Fer­ven­za se re­cor­ta en­tre Zas, Vi­mian­zo, Dum­bría y Ma­za­ri­cos es una experiencia que, sin du­da va­le la pe­na. In­clu­so, en fun­ción del arro­jo de ca­da uno, se pue­de ha­cer en ala del­ta, pa­ra­pen­te, pa­ra­mo­tor... Pla­yas ex­ten­sas co­mo la de Ra­zo-Bal­daio o la de Car­no­ta des­de el ai­re son un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo.

Ya el co­lo­fón, y aquí sí que se exi­ge ya no una gran for­ma fí­si­ca sino mu­chas an­sias de aven­tu­ra y ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, el ba­rran­quis­mo, el boul­der, el coas­te­ri­ng, el rá­pel, la es­ca­la­da... per­mi­ten lle­gar a nue­vas fronteras, co­mo las pis­ci­nas na­tu­ra­les del Xa­llas. Aho­ra bien, no to­do es mo­ver el cuer­po; la co­mar­ca in­vi­ta y mu­cho a mo­ver la men­te, a rea­li­zar ese ejer­ci­cio que pro­cu­ra el de­lei­te sen­so­rial a tra­vés de la cul­tu­ra, del co­no­ci­mien­to del pa­tri­mo­nio, de la re­vi­sión de la hue­lla de los an­te­pa­sa­dos. Y en es­te cam­po los va­lo­res no tie­nen na­da que en­vi­diar­le a los na­tu­ra­les y los iti­ne­ra­rios pa­ra des­cu­brir­los tam­po­co. Un to­tal de ocho ru­tas —hay po­si­bi­li­dad de mu­chas más e in­clu­so de que ca­da uno di­se­ñe la su­ya— atra­vie­san el me­ga­li­tis­mo, el en­ca­je, los nau­fra­gios, la ar­qui­tec­tu­ra re­li­gio­sa y se­ño­rial... la Cos­ta da Mor­te, por de­cir­lo en po­cas pa­la­bras.

1 El Ca­mi­ño dos Fa­ros, que re­co­rre to­do el li­to­ral, es la ru­ta más co­no­ci­da pe­ro hay cien­tos de ki­ló­me­tros pa­ra dis­fru­tar.

FO­TO ANA GAR­CÍA

2 Los sen­de­ros se acer­can has­ta la cos­ta in­clu­so por ca­mi­nos de per­ce­bei­ros y se aden­tran en bos­ques au­tóc­to­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.