Las aguas de Carballo, en­tre las me­jo­res de Eu­ro­pa

Las apli­ca­cio­nes te­ra­péu­ti­cas y lú­di­cas con­vi­ven en perfecta ar­mo­nía en es­ta ins­ta­la­ción ter­mal com­ple­ta­da con 114 pla­zas ho­te­le­ras. Am­bos es­pa­cios po­seen la Q de ca­li­dad

La Voz de Galicia (Carballo) - Especial1 - - Portada - PA­TRI­CIA BLAN­CO CARBALLO

Cuen­tan que los ro­ma­nos ya las co­no­cían y uti­li­za­ban. Con sus pro­pie­da­des, un al­to con­te­ni­do en azu­fre, so­dio o bi­car­bo­na­to, han lle­ga­do al día de hoy. Son las pro­pie­da­des má­gi­cas de Carballo. «La di­fe­ren­cia es­tá en el agua», reza el es­lo­gan de es­te es­pa­cio que si­túa a la ca­pi­tal de Ber­gan­ti­ños, Carballo, en el ma­pa mun­dial del termalismo. Las aguas del bal­nea­rio car­ba­llés es­tán cla­si­fi­ca­das co­mo mi­ne­ro-me­di­ci­na­les, sul­fu­ra­do só­di­cas bi­car­bo­na­ta­das, y re­co­no­ci­das por el Tri­bu­nal de Aguas de Pa­rís co­mo unas de las me­jo­res de Eu­ro­pa, ya des­de fi­na­les del si­glo XIX. En 1928 fue­ron de­cla­ra­das de in­te­rés pú­bli­co.

«En­fo­ca­mos o bal­nea­rio, so­bre to­do, a te­mas de saú­de, pe­ro ta­mén en se­gun­do plano ao cha­ma­do tu­ris­mo te­ra­péu­ti­co», apun­ta Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez, di­rec­tor de la ins­ta­la­ción. Si bien es cier­to que el per­fil ha­bi­tual es el de una per­so­na de edad avan­za­da, a tra­vés de pro­gra­mas de termalismo so­cial, tam­bién lo es que se han ido in­cor­po­ran­do mul­ti­tud de tra­ta­mien­tos o téc­ni­cas pa­ra gen­te más jo­ven, que acu­de a es­te es­pa­cio con fi­nes lú­di­cos.

Prác­ti­cas hi­dro­ter­ma­les, co­mo las bur­bu­jas o los cho­rros; tam­bién otras com­ple­men­ta­rias, co­mo los en­vol­vi­mien­tos de cho­co­la­te, al­gas y fan­gos; o tra­ta­mien­tos fa­cia­les, por ejem­plo. «Ca­da vez máis mo­zos aco­den a bus­car un­ha terapia non con fins cu­ra­ti­vos, se­nón pre­ven­ti­vos», di­ce Fer­nán­dez, re­fren­da­do por Ol­ga Seoa­ne, la di­rec­to­ra mé­di­ca del bal­nea­rio: «Aco­de moi­ta xen­te mo­za con pa­to­lo­xías reuma­to­ló­xi­cas, res­pi­ra­to­rias e, so­bre to­do, es­trés». Es ca­da vez más de­man­da­da, asi­mis­mo, la par­te es­té­ti­ca, no so­lo des­de el sec­tor fe­me­nino, es­pe­ci­fi­ca, sino tam­bién des­de el mas­cu­lino.

Múl­ti­ples apli­ca­cio­nes

El bal­nea­rio ha con­tri­bui­do en gran me­di­da a ha­cer de Carballo una pe­que­ña ciu­dad. Es una de las ra­zo­nes de su de­sa­rro­llo y hoy lle­gan a la ca­pi­tal de Ber­gan­ti­ños usua­rios des­de nu­me­ro­sos pun­tos de Es­pa­ña: Ca­ta­lu­ña, Can­ta­bria, As­tu­rias, León... Úl­ti­ma­men­te, mu­chos ca­na­rios: «Pen­so que responde ao bo­ca a bo­ca», opi­na Fer­nán­dez. Ol­ga Ma­ría, de su par­te, asien­ta la re- fe­ren­cia que es el bal­nea­rio de Carballo en dos pi­la­res: la me­jo­ría que nota quien acu­de y el tra­to per­so­na­li­za­do: «Sín­ten­se co­mo na ca­sa». Re­cuer­da ella que, sien­do una de las me­jo­res aguas de Eu­ro­pa, tie­nen es­tas del bal­nea­rio múl­ti­ples apli­ca­cio­nes —a ma­yo­res de las re­se­ña­das, so­bre el sistema ner­vio­so o cir­cu­la­to­rio, por ejem­plo—, pu­dien­do des­ta­car­se las re­fe­ren­tes al apa­ra­to lo­co­mo­tor: do­len­cias reuma­to­ló­gi­cas, tra­ta­mien­tos tras frac­tu­ras, agi­li­za­ción, re­duc­ción del pe­río­do de con­va­le­cen­cia.

Tam­bién so­bre quie­nes su­fren fi­bro­mial­gia o con­trac­tu­ras tie­ne be­ne­fi­cios, así co­mo so­bre el sistema res­pi­ra­to­rio. «Lo­go es­tá o te­ma der­ma­to­ló­xi­co, tan­to pa­ra aque­las per­soas que te­ñen pa­to­lo­xías co­mo pa­ra quen aco­de con ou­tros fins», apun­ta Ol­ga, que re­se­ña un re­ju­ve­ne­ci­mien­to de la piel, ma­yor sua­vi­dad y bri­llo.

Ca­da año, in­di­ca Fer­nán­dez, tra­tan de dar­le un plus al clien­te. Fi­de­li­zar­lo no es fá­cil, pe­ro ellos han lle­ga­do a cuo­tas al­tí­si­mas, tam­bién de la mano de la Q de ca­li­dad, re­co­no­ci­mien­to que os­ten­tan des­de el 2008 en las ins­ta­la­cio­nes bal­nea­rias y en las ho­te­le­ras —54 ha­bi­ta­cio­nes do­bles y 6 in­di­vi­dua­les—: «Guía­te a me­llo­rar, a es­coi­tar o clien­te», di­ce Jo­sé Ra­món, que in­ci­de en que, jun­to con las aguas, el ca­pi­tal más im­por­tan­te de es­ta ins­ta­la­ción es el hu­mano, pa­ra el que se bus­ca la for­ma­ción con­ti­nua.

FO­TO J. M. CA­SAL

Las aguas de Carballo son de las me­jo­res de Eu­ro­pa.

Ca­da vez más jó­ve­nes ha­cen uso pre­ven­ti­vo del bal­nea­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.