Paul Si­mon se ba­ja del es­ce­na­rio

El com­po­si­tor es­ta­dou­ni­den­se se despedirá es­te ve­rano en Lon­dres con un con­cier­to en el que re­co­rre­rá la odi­sea mu­si­cal que re­sul­ta su re­per­to­rio, car­ga­do de be­lle­za atem­po­ral PAUL SI­MON MÚ­SI­CO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . EL ADIÓS DE UN MITO - TEX­TO: CAR­LOS PEREIRO

Cuan­do lle­gó a los 74, Paul Si­mon (Ne­wark, New York, 1941) pre­fi­rió ti­rar de ta­len­to que de nos­tal­gia. Se sa­có de la man­ga Stran­ger to Stran­ge, un apa­sio­nan­te via­je so­no­ro, ecléc­ti­co, co­mo so­lo el com­po­si­tor es­ta­dou­ni­den­se pue­de ser. En un ho­tel de Madrid, se­ña­la­ba acer­ta­da­men­te que no es­ta­ba dis­pues­to a ser la re­pe­ti­ción de una for­mu­la ya gas­ta­da. Por eso, cuan­do aho­ra anun­cia su re­ti­ra­da, la mú­si­ca con­tem­po­rá­nea, el pú­bli­co y sus pro­fe­sio­na­les, qui­zás de­bie­ran ha­cer ba­lan­ce del le­ga­do que de­ja­rá en for­ma de can­cio­nes y no­tas al ai­re. No so­lo es im­pres­cin­di­ble, es ya mi­to­lo­gía mu­si­cal.

La ca­rre­ra de Paul Si­mon va in­ne­ga­ble­men­te acom­pa­ña­da de su ami­go Art Gar­fun­kel, aquel jo­ven de pe­lo ri­zo y voz an­ge­li­cal, con el que con­quis­tó los oí­dos de va­rias ge­ne­ra­cio­nes sin dar­se si­quie­ra cuen­ta. Es ver­dad. El dúo se lle­vó un fias­co tras la pu­bli­ca­ción en 1964 de su Wed­nes­day mor­ning 3 A.M y hu­yó a In­gla­te­rra en bus­ca de me­jor for­tu­na. El men­ta­do dis­co in­cluía un pre­cio­sis­ta cor­te ti­tu­la­do

The Sound of si­len­ce, cru­do, con ape­nas una gui­ta­rra acús­ti­ca. Tom Wil­son, ar­tí­fi­ce de mu­chos de los éxi­tos de Dy­lan, vio su po­ten­cial y aña­dió por su cuen­ta una ba­te­ría, unos arre­glos nue­vos y una gui­ta­rra eléc­tri­ca. Fue re­lan­za­do en 1965 y la glo­ria se hi­zo can­ción. Aún en las is­las bri­tá­ni­cas, el dúo vuel­ve a Amé­ri­ca al en­te­rar­se de su po­ten­cial des­pe­gue. Po­co des­pués, la pe­lí­cu­la de El Gra­dua­do, con Dus­tin Hoff­man, aca­bó por ele­var­los al es­ta­tus de ído­los con­tem­po­rá­neos. Mrs Ro­bin­son, us­ted fue la res­pon­sa­ble.

Con Gar­fun­kel, Paul Si­mon lo­gró crear al­gu­nas de las can­cio­nes más be­llas de nues­tro tiempo. The Bo­xer, At the Zoo, Brid­ge Over Trou­bled Wa­ter o Ho­me­ward Bound; son so­lo una mues­tra de un re­per­to­rio ex­qui­si­to na­ci­do du­ran­te la dé­ca­da de los se­sen­ta que en­cum­bró al es­ta­dou­ni­den­se co­mo un pro­di­gio­so le­tris­ta y un ala­ba­do in­ves­ti­ga­dor del po­der de la me­lo­día. No es nin­gún se­cre­to. Gar­fun­kel can­ta­ba lo que Si­mon le po­nía so­bre la me­sa. El pro­ce­so com­po­si­ti­vo pa­sa­ba al no­ven­ta y nue­ve por cien­to en ex­clu­si­va por sus ma­nos. La frus­tra­ción de Art aca­bó por pre­ci­pi­tar su se­pa­ra­ción.

Ba­rra li­bre pa­ra un Paul Si­mon que arre­me­te­ría con al­gu­nos de los dis­cos más in­tere­san­tes ja­más edi­ta­dos, co­mo ese afri­ca­ni­za­do Gra­ce­land. Sim­bio­sis co­ral de rit­mo y can­to, que con­ti­nuó en­san­chan­do su le­yen­da. Mi­to al que aho­ra quie­re po­ner­le pun­to y fi­nal. El mú­si­co se su­birá al es­ce­na­rio del cén­tri­co Hy­de Park pa­ra ba­jar­se del res­to. Se­rá el 15 de ju­lio de es­te año. Las le­yen­das tam­bién sue­ñan con des­pe­dir­se, de­cir adiós, y lue­go, si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.