“Mi pa­pel en Brea­king Bad es el me­jor de mi ca­rre­ra”

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE . ENTREVISTA - TEX­TO: MA­RÍA ES­TÉ­VEZ

Br­yan Crans­ton ha­bía de­ci­di­do to­mar­se un tiempo de des­can­so le­jos de la gran pantalla. Sin em­bar­go, la pro­pues­ta de Ri­chard Lin­kla­ter (Boy­hood, An­tes de me­dia­no­che)

de tra­ba­jar en La úl­ti­ma ban­de­ra (adap­ta­ción de la no­ve­la de Darryl Po­nic­san), con­si­guió sa­car­le de su re­ti­ro. En la pe­lí­cu­la, que se en­cuen­tra aho­ra en car­tel en las sa­las de to­da Es­pa­ña, Crans­ton in­ter­pre­ta a Sal, un bar­man de Nor­folk (Vir­gi­nia), que se ve sor­pren­di­do por la vi­si­ta de un an­ti­guo com­pa­ñe­ro de ar­mas en la gue­rra de Viet­nam, Larry

Doc Shep­herd, a quien da vi­da Ste­ve Ca­rell. Jun­tos van a bus­car a otro de ve­te­rano de gue­rra, y los tres acom­pa­ña­rán el cuer­po del hi­jo de Doc, que ha muer­to en la gue­rra de Irak. Crans­ton da vi­da al mis­mo per­so­na­je que in­ter­pre­tó Jack Ni­chol­son en El

úl­ti­mo deber (1973), en la que se ins­pi­ra el fil­me de Lin­kla­ter. —¿Sin­tió el pe­so de la in­ter­pre­ta­ción de Jack Ni­chol­son?

—Pre­fe­rí no vol­ver a ver El úl­ti­mo deber por­que la actuación de Ni­chol­son es tan im­pre­sio­nan­te que me hu­bie­ra ago­bia­do. Creo que hu­bie­ra in­ten­ta­do ha­cer una per­so­ni­fi­ca­ción de Ni­chol­son o al­go pa­re­ci­do de ha­ber­la vis­to de nue­vo. Lin­kla­ter me pi­dió que hi­cie­ra lo que me pa­re­cie­ra, por­que se han cam­bia­do los nom­bres de la his­to­ria y las cir­cuns­tan­cias. Con­si­de­ré que la me­jor op­ción era leer el li­bro y el guion. —¿Qué en­con­tró en su per­so­na­je pa­ra rom­per su re­ti­ro?

—Pri­me­ro que­ría tra­ba­jar con Rick

Lin­kla­ter, un rea­li­za­dor a quien ad­mi­ro. Por otra par­te, co­noz­co a Sal, a mi per­so­na­je, un ti­po con quien he es­ta­do en ba­res en mu­chas oca­sio­nes, un ami­go, un hom­bre com­pul­si­vo, igual que yo. Mis de­ci­sio­nes, co­mo la de des­can­sar del ci­ne una tem­po­ra­da, no es­tán es­cri­tas en pie­dra. Pue­do cam­biar de opinión de­pen­dien­do de có­mo me le­van­to. Del guion me in­tere­só ex­plo­rar la di­ná­mi­ca en­tre es­tos dos ami­gos. —¿Có­mo es Lin­kla­ter?

—Es bue­ní­si­mo ro­dan­do pe­lí­cu­las, pro­vo­can­do a la gen­te a ha­blar so­bre los te­mas que ex­po­ne. Tie­ne una sen­si­bi­li­dad y una em­pa­tía que lle­va al es­pec­ta­dor a iden­ti­fi­car­se con las imá­ge­nes. En el ro­da­je le gus­ta en­sa­yar an­tes de fil­mar, leer las es­ce­nas, des­blo­quear a los ac­to­res que es­tán tensos. Co­no­ce muy bien el pro­ce­so de in­ter­pre­ta­ción y lo que ca­da ac­tor ne­ce­si­ta pa­ra desa­rro­llar su pa­pel has­ta con­se­guir la pro­fun­di­dad que bus­ca en ca­da es­ce­na. —De­cía que se pa­re­ce a Sal.

—Co­noz­co per­so­nas co­mo él, pe­ro no soy yo. Creo que yo ten­go más cla­ro quien soy y mi ca­mino. Me ha cos­ta­do mu­cho lle­gar don­de es­toy aho­ra, creo en el tra­ba­ja­do du­ro, en la cons­tan­cia. —¿Cuál cree que es el men­sa­je de la pe­lí­cu­la?

—Que exis­te no­ble­za en las per­so­nas ho­nes­tas aun­que no les sir­va pa­ra na­da, ni les ayu­de en su aventura exis­ten­cial. La pe­lí­cu­la ex­plo­ra ele­men­tos de com­por­ta­mien­to, ilu­mi­na la am­bi­güe­dad en la que vi­vi­mos cons­tan­te­men­te y cues­tio­na si en reali­dad to­dos he­mos si­do hé­roes en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das. —¿Qué tal la ex­pe­rien­cia en Lon­dres, don­de ha he­cho tea­tro?

—Me fas­ci­na la es­ce­na por­que uno no sa­be lo que va a ocu­rrir ca­da día.

Unas ve­ces to­do sa­le bien y otras ve­ces tie­nes un mal día y to­do sa­le al re­vés. Apren­der de ca­da mo­men­to es una ex­pe­rien­cia. —¿Y aho­ra? ¿Sa­be lo que quie­re ha­cer?

—No ten­go idea. En es­tos mo­men­tos no ten­go in­ten­ción de ha­cer na­da. Pe­ro, ca­da vez que di­go al­go pa­re­ci­do, apa­re­ce un per­so­na­je o un guion que no pue­do re­sis­tir. Mi­ra, me voy a ir a la tum­ba con­ven­ci­do de que mi per­so­na­je en Brea­king Bad es el me­jor de mi ca­rre­ra. He in­ter­pre­ta­do un pa­pel por el que cual­quier otro ac­tor sien­te en­vi­dia. Me sien­to muy afor­tu­na­do y ten­go la su­fi­cien­te sen­si­bi­li­dad pa­ra acep­tar que nin­gún otro per­so­na­je pue­de su­pe­rar a Walt. —¿No le asus­ta la in­se­gu­ri­dad?

—En mi ca­rre­ra nun­ca he te­ni­do una red de se­gu­ri­dad. Cuan­do de­ci­dí que iba a ser ac­tor, apos­té por la vía del des­em­pleo pa­ra so­bre­vi­vir, cons­cien­te de que po­dría cum­plir 50 y se­guir vi­vien­do en el so­fá de un ami­go. He te­ni­do suer­te, pe­ro es­ta pro­fe­sión no com­pen­sa si pien­sas so­lo en el triun­fo o el di­ne­ro por­que es real­men­te di­fí­cil con­se­guir­lo. Tie­nes que sen­tir pa­sión y es­tar pre­pa­ra­do pa­ra fra­ca­sar. —¿Y ser po­si­ti­vo?

—Siem­pre veo el la­do po­si­ti­vo de las co­sas. Brea­king Bad cam­bió mi ca­rre­ra y me brin­dó opor­tu­ni­da­des que nun­ca ha­bía te­ni­do an­tes. Es­toy dis­fru­tan­do de mi es­ta­tus, to­man­do ven­ta­ja de ca­da ofer­ta que re­ci­bo. Mi ca­rre­ra de ac­tor es lo me­jor de mi vi­da, sin con­tar a mi fa­mi­lia. —¿Tie­ne in­ten­ción de se­guir di­ri­gien­do?

—Sí. Me gus­ta la rea­li­za­ción, el re­to de desa­rro­llar una his­to­ria. Es­toy desean­do vol­ver a te­ner la opor­tu­ni­dad de po­ner­me tras las cá­ma­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.