Be­yon­cé y Jay-Z, una os­ten­to­sa re­con­ci­lia­ción en el Lou­vre

Be­yon­cé y Jay-Z son a la mú­si­ca lo que Brad Pitt y An­ge­li­na Jo­lie fue­ron al ci­ne. Los dos se mues­tran co­mo la pa­re­ja más po­de­ro­sa del mun­do en un ví­deo que com­bi­na la his­to­ria del ar­te con la ex­pe­rien­cia ra­cial y urba­na de am­bos: co­mo au­tén­ti­cos em­pe­ra­dor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . EL VÍDEO QUE SE HA HECHO VIRAL - TEX­TO: CAR­LOS PE­REI­RO

Dos co­sas que­dan cla­ras tras ver Apes­hit. La pri­me­ra, que Be­yon­cé y Jay-Z son a la mú­si­ca lo que Brad Pitt y An­ge­li­na Jo­lie fue­ron pa­ra el ci­ne du­ran­te años. Un dúo de mo­da, hu­mano, con sus pro­pios pro­ble­mas y so­lu­cio­nes con­vi­vien­do a la vez, y que aho­ra ini­cian una nue­va eta­pa ma­tri­mo­nial tras en­fren­tar­se a sus du­das. La se­gun­da co­sa que se des­pren­de del ví­deo es la con­fir­ma­ción de una ten­den­cia vi­sual que tra­ta de en­fo­car el vi­deo­clip co­mo una obra to­tal y com­ple­ja en sí mis­ma, y no co­mo un adorno se­miobli­ga­to­rio a ma­yo­res de la can­ción.

El ví­deo fue mos­tra­do al mun­do, por sor­pre­sa, tras un con­cier­to en el Es­ta­dio Olím­pi­co de Londres. La po­de­ro­sa pa­re­ja se mues­tra en el Mu­seo del Lou­vre. Re­co­rren sus sa­las y po­san de­lan­te de la cá­ma­ra con sem­blan­tes se­rios, de em­pe­ra­dor y em­pe­ra­triz. A sus es­pal­das se vis­lum­bran las di­fe­ren­tes obras maes­tras que po­see el edi­fi­cio fran­cés. La Gio­con­da, la

Ve­nus de Mi­lo, Las bo­das de Ca­ná o la Vic­to­ria de Sa­mo­tra­cia. En cier­to sen­ti­do, Be­yon­cé y Jay-Z pa­re­cen tam­bién que­rer con­ver­tir­se en ar­te, mien­tras un nu­tri­do gru­po de dan­za em­bu­ti­dos en mo­nos co­lor car­ne se re­crea a lo lar­go de los seis mi­nu­tos de can­ción. Por otro la­do, se de­ja ver la in­ten­ción de lle­var una crí­ti­ca ra­cial a la his­to­ria del ar­te y re­cla­mar su si­tio. Lo ur­bano, lo ca­lle­je­ro, tam­bién tie­ne si­tio en el vi­deo­clip.

Apes­hit se con­vier­te en el pri­mer avan­ce del ál­bum con­jun­to que la pa­re­ja ha edi­ta­do ba­jo el nom­bre de The

Car­ters, Everyt­hing is Lo­ve. Es­ta­mos en el 2018, y si ese anun­cio se hi­zo vi­ral, tam­bién lo ha he­cho es­ta pie­za, y no so­lo por su tras­fon­do mu­si­cal, sino por la mul­ti­tud de crí­ti­cas que el pú­bli­co ha he­cho en for­ma de pre­gun­tas a los mú­si­cos y al Lou­vre. ¿Có­mo ha con­se­gui­do la pa­re­ja el per­mi­so pa­ra gra­bar tan cer­ca y con tan­ta li­ber­tad den­tro del mu­seo? ¿Cuán­do? ¿Por qué na­die lo sa­bía? ¿Cuán­tos bi­lle­tes des­em­bol­sa­ron? El en­te cul­tu­ral no ha que­ri­do des­ve­lar na­da, aun­que gra­cias al vi­deo­clip se pue­de pen­sar que fue gra­ba­do en ho­ra­rio noc­turno, apro­ve­chan­do el cie­rre to­tal del edi­fi­cio. En los úl­ti­mos años, no son po­cas las pro­duc­cio­nes in­ter­na­cio­na­les —El có­di­go Da Vin­ci, Cin­cuen­ta som­bras de Grey...— que han gra­ba­do tam­bién en es­tas ins­ta­la­cio­nes. En el 2012, un do­cu­men­to si­tua­ba en 15.000 el pre­cio pa­ra ha­cer­lo en su in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.