Paul Aus­ter se ex­pli­ca a sí mis­mo

El es­cri­tor se de­ci­de a ha­blar so­bre su obra pa­ra des­men­tir fal­se­da­des co­mo que sus textos au­to­bio­grá­fi­cos son fic­ción o que es él quien es­cri­be las no­ve­las de su es­po­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . ACTUALIDAD -

Pe­se a te­ner un es­ta­tus asi­mi­la­ble al de una es­tre­lla de rock, Paul Aus­ter (Ne­wark, New Jer­sey, 1947) es una per­so­na re­traí­da, que rehú­ye el con­tac­to con la pren­sa y evi­ta en lo po­si­ble los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es por ello que sor­pren­de la apa­ri­ción de Una vi­da

en pa­la­bras, vo­lu­men de 400 pá­gi­nas que re­co­ge el re­sul­ta­do de dos años de con­ver­sa­cio­nes —en­tre no­viem­bre del 2011 y no­viem­bre del 2013— con la pro­fe­so­ra da­ne­sa In­ge-Bir­git­te Sie­gum­feldt, quien co­no­ció al es­cri­tor cuan­do es­te acep­tó su in­vi­ta­ción pa­ra par­ti­ci­par en un cur­so de doc­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue. De­be ser la edad, pe­ro Aus­ter, que re­ce­la de crí­ti­cos y co­men­ta­ris­tas de su li­te­ra­tu­ra, y de­plo­ra explicar su obra, con­si­de­ró lle­ga­da la ho­ra de ha­blar. Nun­ca se tu­vo por pro­pie­ta­rio del sig­ni­fi­ca­do de sus na­rra­cio­nes ni si­quie­ra se veía co­mo due­ño de sus crea­cio­nes; es más, sue­le afir­mar que ca­da li­bro que abor­da es un ca­mino des­co­no­ci­do pa­ra él, muy le­jos del tra­ba­jo pro­gra­ma­do.

En la de­ci­sión de ac­ce­der a «acla­rar las co­sas» hay mu­cho de la de­ses­pe­ra­ción que le ge­ne­ra sen­tir­se in­com­pren­di­do. Él mis­mo ofre­ce dos ra­zo­nes de pe­so pa­ra su cam­bio de pos­tu­ra. La pri­me­ra alu­de a los más de cua­ren­ta li­bros pu­bli­ca­dos que ver­san so­bre su obra y que en al­gu­nos ca­sos con­tie­nen «erro­res tan egre­gios» que cree que de­ben en­men­dar­se; la afir­ma­ción que más le pas­mó y en­tris­te­ció, di­ce, es la que sos­tie­ne que to­dos sus textos au­to­bio­grá­fi­cos son en reali­dad obras de fic­ción: «El ele­va­do cos­te es­pi­ri­tual que su­pu­so ex­plo­rar esas ex­pe­rien­cias re­cor­da­das, tan­tos es­fuer­zos pa­ra ser hon­ra­do con lo que es­cri­bía, y lue­go ver que to­do eso se con­ver­tía en una es­pe­cie de in­te­li­gen­te jue­go pos­mo­derno me de­jó per­ple­jo. ¿Có­mo po­día na­die es­tar tan equi­vo­ca­do?».

SIRI, LA IN­TE­LEC­TUAL

La se­gun­da gran ra­zón que lle­vó a Aus­ter a ha­blar pa­sa por des­men­tir fal­se­da­des so­bre su es­po­sa, Siri Hust­vedt, de la que se lle­gó a ase­gu­rar que la ini­ció en el es­tu­dio de Freud y Bat­jín o in­clu­so que él le es­cri­bía sus no­ve­las, au­tén­ti­cas es­tu­pi­de­ces que so­lo pue­den per­se­guir el in­sul­to. «Ella es la in­te­lec­tual de la fa­mi­lia, no yo», zan­ja.

El li­bro se ar­ti­cu­la en dos par­tes (Es­cri­tos au­to­bio­grá­fi­cos y No­ve­las) con que Sie­gum­feldt tra­ta, con ayu­da del au­tor, de es­ta­ble­cer orí- ge­nes, crea­ción y vi­da de los li­bros de Aus­ter, asun­to al que él se em­pe­ña en res­tar va­lor en cuan­to a lo que ata­ñe a vo­lun­tad y pla­ni­fi­ca­ción. De he­cho, re­cuer­da que el gran sal­to que dio su obra acae­ció cuan­do per­ci­bió «la im­por­tan­cia de la es­pon­ta­nei­dad y la ins­pi­ra­ción sú­bi­ta», cuan­do com­pren­dió que el in­cons­cien­te desem­pe­ña un pa­pel cla­ve en la cons­truc­ción de his­to­rias. Es un hom­bre sin re­ce­tas pa­ra el éxi­to, que no co­no­ce mé­to­do, in­sis­te pa­ra pro­cla­mar que en to­da em­pre­sa hu­ma­na, tam­bién la de la na­rra­ción, «uno ca­mi­na a tien­tas ha­cia al­go». Y echa mano de una ci­ta de Bec­kett («Fracasa otra vez, fracasa me­jor») pa­ra ad­mi­tir la im­po­si­bi­li­dad de aprehen­der ple­na­men­te, a tra­vés de la es­cri­tu­ra, el mis­te­rio de un ser hu­mano. Si no el ser hu­mano Aus­ter, es­te li­bro ga­ran­ti­za una cier­ta aprehen­sión —la del aná­li­sis mi­nu­cio­so— de su obra.

FO­TO: J.P. GANDUL / EFE

CON­VER­SA­CIO­NES. Har­to de ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes, de bue­na o ma­la fe, Aus­ter ac­ce­de a ha­blar con la pro­fe­so­ra Sie­gum­feldt so­bre su obra, los pro­ce­sos de crea­ción e in­clu­so de su fa­mi­lia. Así, por ejem­plo, evo­ca a su te­rri­ble abue­la ju­día, oriun­da de la Ga­li­cia po­la­ca y que lle­gó a Amé­ri­ca con ca­tor­ce años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.