The Ame­ri­cans vue­lan ha­cia Mos­cú

Ca­yó el telón en «The Ame­ri­cans» y fue de ace­ro. Tras seis tem­po­ra­das de emo­ción los Jen­nings nos aban­do­nan y de­jan tras de sí un mu­ro de nos­tal­gia. Un gran úl­ti­mo epi­so­dio ha he­cho ho­nor a una tra­ma que no ha pa­ra­do de me­jo­rar des­de que arran­có en el 201

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - SERIES . LOS ESPÍAS QUE FUERON LA FAMILIA PERFECTA - TEX­TO: ELE­NA MÉN­DEZ

De­sola­dos. Así nos he­mos que­da­do al sa­ber que los Jen­nings no vol­ve­rán más. Tras seis tem­po­ra­das si­guien­do las vi­das de Phi­lip (Mat­tew Rhys) y Eli­za­beth (Ke­ri Rus­sell) en The Ame­ri­cans, nos aban­do­nan. Y ade­más, lo ha­cen (¡aten­ción, spoi­ler!) pa­ra re­gre­sar a la Unión So­vié­ti­ca.

Ya nun­ca más su­fri­re­mos al ver có­mo es­tos dos ado­ra­bles es­pías de la KGB, ca­mu­fla­dos ba­jo la apa­rien­cia de la per­fec­ta fa­mi­lia es­ta­dou­ni­den­se de los años ochen­ta, arries­ga su vi­da pa­ra de­fen­der los idea­les co­mu­nis­tas. Ni nos sor­pren­de­re­mos al ver a la be­lla y es­ti­lo­sa Eli­za­beth (con sus mo­de­la­zos ochen­te­ros) lle­gar a tiem­po pa­ra ha­cer la ce­na tras ha­ber li­qui­da­do a al­gún trai­dor. ¡Ay, el es­trés del agen­te se­cre­to!

Tam­po­co po­dre­mos dis­fru­tar de sus ve­la­das fa­mi­lia­res en la pre­cio­sa ca­si­ta de la ur­ba­ni­za­ción de clase me­dia de Washington don­de com­par­ten me­sa y man­tel con sus hi­jos Henry (Ke­ri Rus­sell), un sen­ci­llo buen chi­co ame­ri­cano afi­cio­na­do al hoc­key, y Pa­ge (Holly Tay­lor), una jo­ven in­quie­ta que des­con­fía de la sin­gu­lar ac­ti­vi­dad la­bo­ral de sus pa­dres y aca­ba­rá cau­ti­va­da por su lu­cha. Unas ce­nas a las que a me­nu­do se su­ma su ve­cino y me­jor ami­go Stan Bee­man (Noah Em­me­rich), que ca­sual­men­te es el agen­te del FBI en­car­ga­do de dar­les ca­za.

Con The Ame­ri­cans, crea­da por el guio­nis­ta y exa­gen­te de la CIA Joe Weis­berg, co­no­ci­mos una nue­va ca­ra de los Es­ta­dos Uni­dos de la era del pre­si­den­te Rea­gan. Una ver­sión muy di­fe­ren­te a la que en la épo­ca mos­tra­ban las pe­lí­cu­las de Ram­bo y Syl­ves­ter Sta­llo­ne. Aque­lla dé­ca­da de los ochen­ta en la que se em­pe­zó por de­mo­ni­zar a los ru­sos y se aca­bó pac­tan­do con Gor­ba­chov un desar­me nu­clear. Así que ya lo sa­bía­mos des­de el prin­ci­pio, nues­tros es­pías más que­ri­dos y su fal­sa vi­da ame­ri­ca­na te­nían ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da. Y aún así nos cues­ta acep­tar­lo.

Con sus pe­lu­cas, dis­fra­ces y acen­tos... Ca­pa­ces de ser cien dis­tin­tos en po­cos mi­nu­tos, pe­ro siem­pre ellos. Ese ma­tri­mo­nio atí­pi­co, arre­gla­do de for­ma im­pues­ta por los je­fes mos­co­vi­tas cuan­do so­lo eran los hu­mil­des y obe­dien­tes Na­dezh­da y Mis­cha se­lec­cio­na­dos pa­ra una aven­tu­ra que cam­bia­ría sus vi­das. Una pa­re­ja uni­da y, a ve­ces se­pa­ra­da por la ideo­lo­gía, que sin em­bar­go es­ta­ble­ce la­zos muy fuer­tes y du­ra­de­ros. Víncu­los que per­ma­ne­cen so­bre las in­fi­de­li­da­des al es­ti­lo Ma­ta Ha­ri, pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción, e in­clu­so a se­gun­dos ma­tri­mo­nios im­pues­tos por las cir­cuns­tan­cias del tra­ba­jo. Un dúo que de tan es­tre­cho cru­zó la fron­te­ra de la pan­ta­lla pa­ra for­mar­se tam­bién en la vi­da real. ¡Qué bo­ni­to!

Jun­to a ellos, to­dos esos di­plo­má­ti­cos so­vié­ti­cos de do­ble ca­ra, que ade­más ha­blan de ver­dad en ru­so (se ofre­ce con sub­tí­tu­los). Co­mo el agen­te de la KGB Oleg Igo­re­vich (Cos­ta Ro­nin) que tra­ta­rá de com­ba­tir a los enemi­gos in­ter­nos de la pe­res­troi­ka y aca­ba­rá en­car­ce­la­do de por vi­da por los ame­ri­ca­nos y aban­do­na­do por los su­yos.

Y co­mo mú­si­ca de fon­do U2, Fleet­wood Mac, Phil Co­llins, Pe­ter Ga­briel Da­vid Bo­wie, Di­re Straits... ¡qué más se pue­de pe­dir!

La se­rie, que asom­bro­sa­men­te no ha go­za­do de tan­ta re­per­cu­sión me­diá­ti­ca co­mo otras que lo me­re­cen me­nos, ha su­fri­do una gran evolución des­de sus ini­cios en el 2013. Y ha ido ga­nan­do en intensidad y ac­ción en ca­da tem­po­ra­da. Sin du­da el ca­pí­tu­lo fi­nal (que iró­ni­ca­men­te se ti­tu­ló

Start) es la jo­ya de la co­ro­na: re­su­me la ten­sión, la emo­ti­vi­dad y la ter­nu­ra que han da­do for­ma a to­da la se­rie. Una des­pe­di­da en la que nues­tros pro­ta­go­nis­tas se ven en­fren­ta­dos a su peor pe­sa­di­lla: ser des­cu­bier­tos y te­ner que huir de­jan­do atrás, co­mo ya nos ex­pli­có Sting en su can­ción, lo que más aman: sus hi­jos (¿ha­brá

spin-off?). Una úl­ti­ma en­tre­ga lle­na de dra­ma­tis­mo pe­ro en la que que­da tiem­po pa­ra una su­per­ame­ri­ca­na ham­bur­gue­sa del McDo­nalds an­tes de vo­lar ha­cia Mos­cú.

Bye, bye...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.