“Es­tos 20 años que nos dio la mú­si­ca, nos va a cos­tar 100 de­vol­vér­se­los”

La ban­da gra­na­di­na lan­za hoy «20 años, 21 can­cio­nes», un dis­co que con­me­mo­ra sus dos dé­ca­das so­bre los es­ce­na­rios y que ce­le­bra­rán por to­do lo al­to el 29 de di­ciem­bre en Ma­drid

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA / ENTREVISTA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

No son de mi­rar atrás, pre­fie­ren mi­rar ha­cia de­lan­te, de he­cho ya es­tán com­po­nien­do te­mas pa­ra el pró­xi­mo dis­co, pe­ro no po­dían de­jar de ce­le­brar sus vein­te años en la mú­si­ca. Un tiem­po en el que han ga­na­do mu­cho, pe­ro tam­bién —ex­pli­ca No­ni López, el can­tan­te de uno de los gru­pos más re­le­van­tes de la es­ce­na in­de­pen­dien­te— «per­di­do par­te de la li­ber­tad».

—¿Fue di­fí­cil des­pués de 20 años ha­cer la se­lec­ción y que­dar­se so­lo con 21 can­cio­nes?

—Síii, cues­ta mu­cho, de he­cho no­so­tros de­le­ga­mos un po­co en nues­tros ami­gos, en la gen­te que par­ti­ci­pó en el dis­co... Có­mo eli­ges vein­te can­cio­nes cuan­do las quie­res to­das, to­das se com­ple­men­tan un po­co, si no hu­bie­ra exis­ti­do una, no hu­bie­ra exis­ti­do la otra... Es muy com­pli­ca­do, to­das no pue­den que­dar, pe­ro es­ta­mos muy con­ten­tos con la se­lec­ción, di­cen bas­tan­te de no­so­tros.

—Y al­gu­nas ya son más del pú­bli­co que su­yas.

—To­tal. Em­bo­rra­char­me y Al­ta Fi­de­li­dad son can­cio­nes que en reali­dad las ha he­cho el pú­bli­co.

—Son de mi­rar ha­cia de­lan­te y de no vi­vir de ren­tas, pe­ro cum­plir dos dé­ca­das so­bre el es­ce­na­rio re­que­ría pa­rar y de­lei­tar­se, ¿no?

—Yo creo que sí, a no­so­tros las re­tros­pec­ti­vas no nos gus­tan, de he­cho ya lle­va­mos co­mo sie­te u ocho can­cio­nes pa­ra el nue­vo dis­co, es­ta­mos me­ti­dos en lo que va­mos a ha­cer pa­ra el con­cier­to del 29 de di­ciem­bre en el Wi­Zink de Ma­drid... No nos gus­ta mi­rar atrás pe­ro sí que era un mo­men­to pa­ra agra­de­cer a nues­tra gen­te, a los que han par­ti­ci­pa­do con no­so­tros, que han he­cho del gru­po al­go só­li­do, era el mo­men­to de pa­rar, res­pi­rar y de­cir: “¡Qué han pa­sa­do vein­te años!”.

—¿Qué han ga­na­do en es­te tiem­po?

—Di­ne­ro. [Ri­sas] Nooo. Mu­chí­si­mas co­sas, creo que es­tos vein­te años que nos ha da­do la mú­si­ca nos va a cos­tar 100 de­vol­vér­se­los. So­mos per­so­nas por­que he­mos cre­ci­do con el gru­po, he­mos co­no­ci­do mun­do, a otras per­so­nas... Nos lo ha da­do to­do, tam­bién nos ha qui­ta­do mu­chas co­sas.

—¿Qué?

—Par­te de la li­ber­tad, de sa­ber si éra­mos vá­li­dos en otra pro­fe­sión que tam­bién nos gus­ta­ba, mu­cho tiem­po, por­que nun­ca se pi­ca (fi­cha) en la mú­si­ca, nun­ca se pi­ca en ofi­ci­na, por la no­che tam­bién es­tás pen­san­do, de­jar per­so­nas en el ca­mino, que es­tu­vie­ron en el gru­po y que aho­ra ya no es­tán. Es un equi­li­brio cons­tan­te; lo bueno que te da tam­bién te lo sa­be qui­tar.

—¿Hay al­gu­na cos­tum­bre que ha­yan man­te­ni­do du­ran­te to­do es­te tiem­po?

—¿Be­ber una cer­ve­za an­tes del con­cier­to?

—Cuan­do en una ban­da hay seis miem­bro re­sul­ta sen­ci­llo que to­dos sien­tan las mis­mas emo­cio­nes a la vez pa­ra po­der trans­mi­tir en una can­ción, en un con­cier­to...

—No­so­tros in­ten­ta­mos que ha­ya una co­ne­xión, es ver­dad que so­mos seis, pe­ro so­mos seis per­so­nas que lle­va­mos to­can­do mu­cho tiem­po jun­tos, pe­ro si me emo­ciono con una can­ción, me emo­ciono yo, no creo que to­dos se va­yan a emo­cio­nar, o sí, ca­da uno en sus tér­mi­nos, pe­ro si no hay ro­llo en­tre los mú­si­cos o no sien­ten to­dos al­go pa­re­ci­do no pue­des co­nec­tar con el pú­bli­co.

—¿Hu­bo al­gún pun­to de in­fle­xión en vein­te años? La mar­cha de Ju­lián, el fi­cha­je por Uni­ver­sal...

—Al­gu­nas co­sas sí, cuan­do se mar­chó Ju­lián por ejem­plo, por­que éra­mos los cua­tro des­de el prin­ci­pio, lue­go tam­bién nos di­mos una bue­na pi­ña con la fur­go­ne­ta, y eso tam­bién nos hi­zo re­ca­pa­ci­tar, que la ca­rre­te­ra tie­ne pe­li­gro, que la vi­da sue­le ser cor­ta... Nues­tra fi­cha­je con Uni­ver­sal fue es­pe­cial, pe­ro igual pa­ra mí lo fue más fi­char con Hous­ton Party, que era el pri­mer se­llo que nos lla­ma­ba.

—Fue muy comentado lo de Uni­ver­sal, el he­cho de que un gru­po in­die fi­cha­ra por una mul­ti­na­cio­nal... ¿No tra­jo con­se­cuen­cias?

—Al con­tra­rio, no­so­tros cuan­do es­tá­ba­mos con Hous­ton Party sí tu­vi­mos mu­chos pro­ble­mas con ellos, con las can­cio­nes, la por­ta­da... y eso que era una in­de­pen­dien­te. Pe­ro cuan­do fi­cha­mos por Uni­ver­sal fue jus­to lo con­tra­rio. Ya te­nía­mos dos dis­cos y sa­bían que ve­nía­mos de te­ner pro­ble­mas con cual­quier ton­te­ría, y las úni­cas con­ver­sa­cio­nes que yo he te­ni­do con ellos son: «Tengo es­ta idea. ¿Es­tá bien?». «Sí, per­fec­to». No he­mos te­ni­do nin­gún pro­ble­ma, ¿qué nos iban a de­cir? ¿Pa­re­ce­ros a nues­tros ar­tis­tas? Si te po­nes a mi­rar el ca­tá­lo­go es­tán los triun­fi­tos, cua­tro ar­tis­tas de la

Me han di­cho que pa­re­cía­mos gui­ris, y sue­na has­ta bueno

can­ción es­pa­ño­la, otros más, y no­so­tros so­mos el úni­co gru­po al­ter­na­ti­vo. Y me­jor que si­ga así, y que no fi­chen a nin­guno más, y así nos lle­va­mos no­so­tros to­do lo que ten­ga que ver con la es­ce­na in­de­pen­dien­te.

—En los úl­ti­mos con­cier­tos se han po­di­do ver efec­tos es­pec­ta­cu­la­res, lu­ces... pa­ra el con­cier­to de los 20 años sue­nan fue­gos ar­ti­fi­cia­les, ca­si ca­si al ni­vel de es­tre­llas in­ter­na­cio­na­les. ¿Se han adap­ta­do a es­te ro­llo?

—No­so­tros lo que que­re­mos siem­pre es dar­le una vuel­ta de tuer­ca, an­tes de su­bir­nos el suel­do lo que que­re­mos es in­ver­tir en el gru­po. Creo que es­ta­mos aquí pa­ra en­tre­te­ner, que es un show, un es­pec­tácu­lo, y que en la mú­si­ca en­tra tam­bién la ima­gen. Aho­ra bien, que­re­mos com­pen­sar el es­pec­tácu­lo, no que­re­mos que la gen­te ven­ga a ver­nos por las lu­ces o por los fue­gos, pe­ro si con­si­gues el equi­li­brio y la gen­te sa­le di­cien­do: «Me lo he pa­sa­do genial y he vis­to un gran show». No creo en el Bien­ve­ni­do Mís­ter Mars­hall, pe­ro uno de los co­men­ta­rios guays que me ha he­cho la gen­te de pro­duc­ción en los fes­ti­va­les es­te año es que pa­re­cía­mos gui­ris, y eso pa­re­ce has­ta bueno.

—20 años, to­ca ha­cer ba­lan­ce: ¿que me que­de co­mo es­toy?

—Nooo, nos que­da mu­cho pa­ra dar. Quie­ro pen­sar en que te­ne­mos que ha­cer al­gu­nas co­sas más, no quie­ro que­dar­me en la zo­na de con­fort, ne­ce­si­to jus­to lo con­tra­rio, que me sa­quen de ahí y si no, tie­nes que in­ten­tar­lo, tie­nes que ver­lo co­mo al­go obli­ga­to­rio. En la mú­si­ca y en el ar­te son ne­ce­sa­rias la ex­plo­ra­ción, la in­ves­ti­ga­ción.

—¿Có­mo se pre­sen­ta el ve­rano?

—Yo em­pe­cé a tra­ba­jar el 7 de enero y des­de en­ton­ces no he pa­ra­do, por­que aho­ra los fes­ti­va­les em­pie­zan ca­si en mar­zo. Es­te ve­rano te­ne­mos 20, que se su­man a los del año pa­sa­do, más las gra­ba­cio­nes, así que pa­ra­re­mos cuan­do ter­mi­ne­mos el Wi­Zink y des­can­sa­re­mos en el 2019.

—¡Qué le­jos sue­nan las va­ca­cio­nes!

—Sí, pe­ro no pa­sa na­da por­que to­da­vía nues­tras pa­re­jas aguan­tan un año más sin el via­je desea­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.