A ORI­LLAS DE LA CI­FRA Eu­ro­pa: lu­ces ám­bar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

La no­ti­cia de que la eco­no­mía de la eu­ro­zo­na de nue­vo se es­tan­ca no lle­ga en el me­jor mo­men­to. El cre­ci­mien­to de tan so­lo un 0,2 % en el úl­ti­mo tri­mes­tre no es des­de lue­go un buen dato en sí mis­mo. Pe­ro re­sul­ta es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te si se in­ter­pre­ta co­mo un sín­to­ma del es­ta­do en el que aho­ra mis­mo se en­cuen­tra la Unión. Por­que es in­ne­ga­ble que el club del eu­ro —y el con­jun­to de la UE— es­tá en una si­tua­ción par­ti­cu­lar­men­te com­ple­ja. Cier­to, no ha­bi­ta­mos el bor­de de un abis­mo, co­mo ocu­rrió en el 2010 y el 2012, pe­ro los pro­ble­mas a los que nos en­fren­ta­mos tie­nen mu­cho de la­be­rin­to, con va­rias en­cru­ci­ja­das si­mul­tá­neas, an­te las que se­rá im­pres­cin­di­ble acer­tar pa­ra al me­nos sos­te­ner el rum­bo con al­gu­nas ga­ran­tías. En­tre ellas hay tres de gran im­por­tan­cia: el bre­xit, el desafío ita­liano y las re­for­mas que no avan­zan.

En cuan­to al bre­xit, pa­sa el tiem­po y el acuer­do no aca­ba de lle­gar. ¿Es ve­ro­sí­mil que es­te nun­ca com­pa­rez­ca, que fi­nal­men­te se pro­duz­ca una rup­tu­ra brus­ca y sin anes­te­sia? Si re­cor­da­mos la his­to­ria de la UE, hay mar­gen pa­ra con­fiar: du­ran­te dé­ca­das, la Unión con­si­guió su­pe­rar co­yun­tu­ras di­fí­ci­les me­dian­te pac­tos de úl­ti­mo mi­nu­to. El cos­te del no acuer­do se­ría muy ele­va­do pa­ra to­das las par­tes: en pri­mer lu­gar, pa­ra el Reino Uni­do, pe­ro tam­bién se­ría sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra el res­to de Eu­ro­pa y, de un mo­do des­ta­ca­do, pa­ra Es­pa­ña. Por eso, hay un in­cen­ti­vo muy fuer­te pa­ra su­pe­rar las dis­cre­pan­cias, que en to­do ca­so si­guen sien­do gran­des. Sin em­bar­go, el con­tex­to po­lí­ti­co in­ter­na­cio­nal y el in­terno de Gran Bre­ta­ña son tan vis­co­sos que nin­gún es­ce­na­rio pue­de ser des­car­ta­do, ni si­quie­ra el de la sa­li­da des­or­de­na­da en me­nos de seis me­ses. Si tal co­sa ocu­rrie­ra, ha­bría que pre­pa­rar­se pa­ra un shock eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro con­si­de­ra­ble, que pon­dría a prue­ba una vez más la ca­pa­ci­dad de los res­pon­sa­bles co­mu­ni­ta­rios.

El re­to ita­liano pue­de ser aún más di­fí­cil de afron­tar. En el tras­fon­do de es­te pro­ble­ma es­tá la caí­da en pi­ca­do del sen­ti­mien­to eu­ro­peís­ta en aquel país cru­cial (que aca­ba de cons­ta­tar el úl­ti­mo Eu­ro­ba­ró­me­tro). La for­ma­ción del Go­bierno Di Maio-Sal­vi­ni se hi­zo so­bre ese sen­ti­mien­to, por lo que el abier­to desafío a las re­glas del eu­ro con­te­ni­do en el pre­su­pues­to re­mi­ti­do a la Co­mi­sión, y el re­cha­zo por par­te de es­ta, lle­van con­si­go un jue­go po­lí­ti­co de al­to ries­go y di­fí­cil so­lu­ción: Bru­se­las no pue­de ce­der por ra­zo­nes de cre­di­bi­li­dad, en un mo­men­to en que hay que dar se­ña­les de que el pro­ble­ma de la deu­da se to­ma en se­rio, pe­ro tam­po­co abo­nar un ca­mino que se­ría to­ma­do co­mo una afren­ta (y ex­plo­ta­do co­mo tal). Lo di­cho: una en­cru­ci­ja­da que exi­ge me­su­ra pa­ra evi­tar un es­tro­pi­cio ma­yor.

En cuan­to a la ter­ce­ra gran cuestión, las pers­pec­ti­vas de una re­for­me en pro­fun­di­dad del fun­cio­na­mien­to del eu­ro, tam­po­co la me­lo­día que sue­na es agra­da­ble. Re­cor­de­mos que ha­ce un año pa­re­cía que es­ta vez sí era la bue­na: un cier­to con­sen­so se es­ta­ba for­man­do en torno a un re­fuer­zo si­mul­tá­neo de las ideas de ri­gor y so­li­da­ri­dad (pre­su­pues­to y au­to­ri­dad fiscal co­mu­nes, al­gu­na for­ma de man­co­mu­nar deu­das, ce­rrar la Unión Ban­ca­ria…). Al­go que aho­ra pa­re­cer es­tar to­tal­men­te blo­quea­do, con los lí­de­res que lo im­pul­sa­ban (el ac­ti­vo de Ma­cron y el con­sen­ti­dor de Mer­kel) ca­da vez más cues­tio­na­dos. Y sin em­bar­go, co­mo to­dos los ex­per­tos no de­jan de pro­cla­mar, esas re­for­mas son im­pres­cin­di­bles pa­ra des­anu­dar de una vez la ma­de­ja que des­de ha­ce años en­vuel­ve al pro­yec­to del eu­ro. Y se­ría ade­más la for­ma de afron­tar ra­cio­nal­men­te una sa­li­da a los dos pro­ble­mas an­te­rio­res: el del re­to ita­liano, des­de lue­go, pe­ro tam­bién las tur­bu­len­cias que pue­de pro­du­cir el bre­xit. En fin, tres en­re­ve­sa­dos asun­tos que es­tán más in­ter­re­la­cio­na­dos de lo que a pri­me­ra vis­ta pu­die­ra pa­re­cer.

| TO­BIAS SCHWARZ

Mer­kel de­be­rá to­mar po­si­cio­nes cla­ve so­bre asun­tos co­mo el «bre­xit» o Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.