Cró­ni­ca de un fra­ca­so anun­cia­do

El Go­bierno in­vier­te 12.000 mi­llo­nes en un nue­vo ae­ro­puer­to con gra­ves pro­ble­mas ope­ra­ti­vos, pues du­ran­te 160 días del año no se dan las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra vo­lar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Pa­tri­cia Alon­so

El pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, te­nía gran­des pla­nes pa­ra Es­tam­bul. Me­ga­pla­nes. Pe­ro una se­rie de de­ci­sio­nes pre­ci­pi­ta­das, la ines­ta­bi­li­dad de la li­ra tur­ca y la pre­sión por la deu­da con in­ver­so­res ex­tran­je­ros po­drían ha­cer fra­ca­sar su úl­ti­mo pro­yec­to in­sig­nia: el ter­cer ae­ro­puer­to de la ca­pi­tal. Con un cos­te de más de 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res, la nue­va ter­mi­nal as­pi­ra a con­ver­tir­se en la más gran­de del mun­do, al­ber­gan­do has­ta 200 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros al año. Ac­tual­men­te, el ré­cord lo os­ten­ta la de Atlanta, con po­co más de 100 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros. Un nue­vo des­plie­gue de la am­bi­ción geo­po­lí­ti­ca de Er­do­gan.

El ca­so es que la cons­truc­ción de es­te nue­vo ae­ro­puer­to no es­tá fal­ta de con­tro­ver­sia. A la in­ver­sión des­me­su­ra­da se unen el gran da­ño eco­ló­gi­co que ha su­fri­do la re­gión y las pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res, que de­nun­cian unas con­di­cio­nes de tra­ba­jo in­fra­hu­ma­nas. La inauguración de la pri­me­ra fa­se del pro­yec­to, que tie­ne un ta­ma­ño equi­va­len­te a 265 cam­pos de fút­bol, tu­vo lu­gar ha­ce unos días, aun­que la in­fra­es­truc­tu­ra aún no es­tá en ser­vi­cio.

Mü­ce­lla Ya­pi­ci, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de la Cá­ma­ra de Ar­qui­tec­tos de Es­tam­bul, re­cuer­da que en el plan ur­ba­nís­ti­co del 2009 no es­ta­ban pre­vis­tos ni el ae­ro­puer­to ni el ter­cer puen­te, y que son to­tal­men­te in­ne­ce­sa­rios. «Er­do­gan de­cía lo mis­mo cuan­do era al­cal­de de Es­tam­bul. Ade­más, la ciu­dad de­be­ría cre­cer ha­cia el es­te y el oes­te, no ha­cia el nor­te. La zo­na del mar Negro es un eco­sis­te­ma muy im­por­tan­te pa­ra la re­gión», ar­gu­men­ta Ya­ci­pi.

En­tre las preo­cu­pa­cio­nes de los eco­lo­gis­tas se en­cuen­tran las aves mi­gra­to­rias que ani­dan en la zo­na y que po­drían pro­vo­car ac­ci­den­tes al cho­car con los mo­to­res de los avio­nes. Ade­más, un in­for­me ase­gu­ra que en la zo­na se re­gis­tran más de 65 días de nie­bla es­pe­sa al año y más de 107 días de fuer­tes vientos. «Más de la mi­tad del año no se dan las con­di­cio­nes pa­ra vo­lar», sos­tie­ne la ar­qui­tec­ta.

Des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, Ati­lla Ye­si­la­da, ana­lis­ta de Glo­bal Sour­ce Part­ners, apun­ta al ries­go de la in­ver­sión. «Turquía ha in­cre­men­ta­do su gas­to en in­fra­es­truc­tu­ras, lo cual es una bue­na no­ti­cia, pe­ro es­tá in­vir­tien­do de­ma­sia­do en es­tos me­ga­pro­yec­tos y no lo su­fi­cien­te en ca­pi­tal hu­mano. Al fi­nal, es­te ti­po de obras no crean tan­tos pues­tos de tra­ba­jo», ad­vier­te. So­bre el in­for­me de junio del 2016 pu­bli­ca­do por la cons­truc­to­ra ad­ju­di­ca­ta­ria de la obra en el que se ase­gu­ra que el nue­vo ae­ro­puer­to ge­ne­ra­rá el 4,9 % del PIB de Turquía pa­ra el 2025, Ye­si­la­da lo ca­li­fi­ca de «bro­ma. ¿Có­mo pue­de un ae­ro­puer­to cam­biar el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co de un país?», se pre­gun­ta.

ES­TRE­CHA SIN­TO­NÍA

Los cons­truc­to­res, un con­sor­cio de cin­co gran­des em­pre­sas tur­cas, es­tán bien co­nec­ta­dos con el Go­bierno, y al­gu­nos crí­ti­cos la­men­tan su es­tre­cha sin­to­nía a la ho­ra de desa­rro­llar es­tos me­ga­pro­yec­tos.

A pe­sar de que el Eje­cu­ti­vo de­fien­de el pro­yec­to co­mo una gran in­ver­sión, no hay in­for­mes de trans­pa­ren­cia, ni si­quie­ra so­bre el nú­me­ro de pues­tos de tra­ba­jo crea­dos has­ta el mo­men­to. La cons­truc­ción va con re­tra­so, in­clui­dos el nue­vo me­tro y la ca­rre­te­ra de ac­ce­so al ae­ro­puer­to, y la pre­sión so­bre los tra­ba­ja­do­res va en au­men­to.

Des­de el Sin­di­ca­to de los Tra­ba­ja­do­res de la Cons­truc­ción, Is­mail Sahin de­nun­cia con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas y tur­nos de has­ta 14 ho­ras al día. «Eso sin in­cluir los des­pla­za­mien­tos en bus, que pue­den lle­var has­ta tres ho­ras», cuen­ta. A fi­na­les de sep­tiem­bre, tras una se­rie de ac­ci­den­tes en los que fa­lle­cie­ron va­rios em­plea­dos, co­men­za­ron las pro­tes­tas. Al día si­guien­te mi­li­ta­res y po­li­cía de­tu­vie­ron a ca­si 600 obre­ros. Las con­di­cio­nes no han me­jo­ra­do, y des­de en­ton­ces tra­ba­jan ba­jo el con­trol de la po­li­cía tur­ca. «Ni si­quie­ra así con­se­gui­rán que el ae­ro­puer­to es­té aca­ba­do a tiem­po», di­ce Sahin.

La gran pre­gun­ta que so­bre­vue­la el país es có­mo afec­ta­rá el ae­ro­puer­to a los ciu­da­da­nos. Con una deu­da ex­tran­je­ra de más de 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res, Turquía no pue­de per­mi­tir­se que su gran pro­yec­to de in­fra­es­truc­tu­ras fra­ca­se.

UNA OBRA FA­RAÓ­NI­CA. El fu­tu­ro ae­ro­puer­to de Es­tam­bul du­pli­ca­rá la ca­pa­ci­dad del más gran­de del mun­do has­ta la fe­cha, el deAtlanta, ca­paz de mo­ver 100 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.