LA ECO­NO­MÍA ES­PA­ÑO­LA PIER­DE A SU HER­MANO MA­YOR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ga­briel Le­mos

EN AL­GO ME­NOS DE UN MES, EL BCE PON­DRÁ FIN AL PRO­GRA­MA DE COM­PRA DE DEU­DA QUE AYU­DÓ A PAÍ­SES CO­MO ES­PA­ÑA A DE­JAR ATRÁS EL FAN­TAS­MA DE LA CRI­SIS Y EN EL QUE IN­VIR­TIÓ 2,5 BI­LLO­NES DE EU­ROS

LOS ANA­LIS­TAS CREEN QUE EL IM­PAC­TO SE­RÁ LI­MI­TA­DO, AUN­QUE FA­MI­LIAS Y EM­PRE­SAS PA­GA­RÁN MÁS POR EL CRÉ­DI­TO EN UN CON­TEX­TO DE DES­ACE­LE­RA­CIÓN CU­YO VER­DA­DE­RO IM­PAC­TO ES­TÁ AÚN POR DE­FI­NIR

El BCE cor­ta­rá es­te mes su pro­gra­ma de com­pra de deu­da, con el que ha in­yec­ta­do 2,5 bi­llo­nes de eu­ros en la eco­no­mía de la eu­ro­zo­na Los ana­lis­tas pre­vén un im­pac­to li­mi­ta­do, aun­que ad­mi­ten que los Es­ta­dos pa­ga­rán más por fi­nan­ciar­se y que ese so­bre­cos­te pue­de tras­la­dar­se a las fa­mi­lias y las em­pre­sas por el en­du­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes de los prés­ta­mos

«Ha­ré lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra pre­ser­var el eu­ro. Y créan­me, se­rá su­fi­cien­te». Co­rría ju­lio del año 2012, ape­nas me­dio año des­pués de su as­cen­so a la presidencia del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, cuan­do Ma­rio Drag­hi, an­te la es­ca­la­da sin fin de las pri­mas de ries­go de paí­ses co­mo Es­pa­ña, de­ci­dió aga­rrar el fu­sil pa­ra es­pan­tar a los es­pe­cu­la­do­res y ali­viar el enor­me cos­te de fi­nan­cia­ción que so­por­ta­ban las eco­no­mías más de­bi­li­ta­das de la eu­ro­zo­na. Aun­que el pri­mer dis­pa­ro ver­bal fue su­fi­cien­te ya pa­ra ahu­yen­tar a la jau­ría, el ban­que­ro de­mos­tró lue­go que no iba de fa­rol y pu­so so­bre la me­sa to­da la mu­ni­ción de la que dis­po­nía.

Tras vencer la fé­rrea re­sis­ten­cia ger­ma­na, de­fen­so­ra a ul­tran­za de la or­to­do­xia en po­lí­ti­ca fis­cal y mo­ne­ta­ria, el ita­liano lan­zó en mar­zo del 2015 un pro­gra­ma de ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va a ima­gen y se­me­jan­za del apli­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos sie­te años an­tes. El ex­pe­ri­men­to, que ha du­ra­do ca­si tres años (el úl­ti­mo de pró­rro­ga), ha in­yec­ta­do 2,5 bi­llo­nes de eu­ros (más de dos ve­ces el PIB anual es­pa­ñol) en la eco­no­mía de la eu­ro­zo­na, a tra­vés de la com­pra de bo­nos de deu­da pú­bli­ca, pe­ro tam­bién de em­pre­sas pri­va­das, re­du­cien­do el cos­te que, en for­ma de in­tere­ses, te­nían que asu­mir pa­ra fi­nan­ciar­se en los mer­ca­dos. ¿El re­sul­ta­do? Un lus­tro de cre­ci­mien­to en la eu­ro­zo­na y una sus­tan­cial re­ba­ja del des­em­pleo, es­pe­cial­men­te en los paí­ses más cas­ti­ga­dos por la cri­sis.

Pe­ro la cuer­da no da ya pa­ra más. Pe­se a las se­ña­les de des­ace­le­ra­ción, los ries­gos que ge­ne­ra la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Ita­lia y la po­lí­ti­ca pro­tec­cio­nis­ta en Es­ta­dos Uni­dos y una in­fla­ción que no aca­ba de des­pe­gar, Drag­hi anun­ció a me­dia­dos de es­te año que es­te mes de di­ciem­bre ce­rra­rá el gri­fo (que aho­ra ape­nas go­tea ya, tras ba­jar el rit­mo de las com­pras de 80.000 a 15.000 mi­llo­nes men­sua­les). La du­da aho­ra es có­mo van a fun­cio­nar las eco­no­mías de la zo­na eu­ro sin la mu­le­ta que les pres­ta­ba el ita­liano.

«Lo im­por­tan­te no es que el BCE de­je de com­prar bo­nos», apun­ta Ig­na­cio de la To­rre, so­cio y eco­no­mis­ta je­fe de la fir­ma de in­ver­sión Ar­cano, sino la in­ten­ción del ban­co cen­tral de rein­ver­tir los bo­nos que va­yan ven­cien­do du­ran­te un lar­go pe­río­do de tiem­po, pa­ra sua­vi­zar la tran­si­ción y ga­ran­ti­zar que se man­tie­nen unas con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles de li­qui­dez. Se­gún su aná­li­sis, si se si­gue el ejem­plo de la Re­ser­va Fe­de­ral, que tar­dó tres años en de­jar de re­com­prar la deu­da que ven­cía (lo que en jer­ga téc­ni­ca se co­no­ce co­mo reducir el ba­lan­ce), «que­dan por de­lan­te unos años sen­ci­llos», en los que las eco­no­mías eu­ro­peas no afron­ta­rán gran­des ten­sio­nes por el cam­bio de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

IN­TERE­SES AL­GO MÁS AL­TOS

Pe­ro eso no quie­re de­cir que, aun­que mo­de­ra­do, no va­ya a ha­ber im­pac­to. Lo ex­pli­ca, de for­ma di­dác­ti­ca, el eco­no­mis­ta Ve­nan­cio Sal­ci­nes, vi­ce­pre­si­den­te de la Es­cue­la de Fi­nan­zas y miem­bro del Gru­po Col­mei­ro, que anun­cia una «li­ge­ra subida de los in­tere­ses» que se pa­gan por la deu­da pú­bli­ca en la zo­na eu­ro. Y es que si por un la­do el fin del pro­gra­ma de com­pra de deu­da ya pro­vo­ca­rá una re­duc­ción de la de­man­da de la deu­da so­be­ra­na de los di­fe­ren­tes paí­ses de la mo­ne­da úni­ca, en­tre ellos Es­pa­ña, a es­to hay que su­mar­le que el mo­vi­mien­to se pro­du­ce en un mo­men­to en que la Fed es­tá su­bien­do ti­pos, lo que ha­ce que los in­ver­so­res se es­tén re­ubi­can­do en deu­da es­ta­dou­ni­den­se y que quien ten­ga títulos de deu­da eu­ro­pea de­ban ba­jar su pre­cio si quie­ren ven­der­la en el mer­ca­do se­cun­da­rio. Las con­se­cuen­cias, di­ce, no se li­mi­tan al ám­bi­to ma­cro­eco­nó­mi­co: «Pro­vo­ca un efec­to di­rec­to en las car­te­ras de los fon­dos de in­ver­sión, que es­tán car- ga­das de deu­da y que en­tra­rán en una eta­pa en la que ten­drán po­co atrac­ti­vo». Si los fon­dos no pue­den ofre­cer ren­ta­bi­li­da­des atrac­ti­vas y el pa­si­vo no se re­mu­ne­ra, la con­se­cuen­cia se­rá que los pe­que­ños aho­rra­do­res ten­drán que mo­ver su di­ne­ro a otros ac­ti­vos más ren­ta­bles. ¿Y cuá­les son es­tos? Prin­ci­pal­men­te, el la­dri­llo. «Una fa­mi­lia que tie­ne 50.000 o 100.000 eu­ros y que no tie­ne es­pa­cio en fon­dos o en cuen­tas a pla­zo se ti­ra al sec­tor in­mo­bi­lia­rio», in­sis­te Sal­ci­nes.

Sal­va­dor Jiménez, de Ana­lis­tas Fi­nan­cie­ros In­ter­na­cio­na­les, apun­ta tam­bién que el fin del pro­gra­ma de com­pra de deu­da del BCE —que has­ta oc­tu­bre ha­bía ad­qui­ri­do cer­ca de 260.000 mi­llo­nes de eu­ros en bo­nos es­pa­ño­les, que su­po­nían ca­si un 12 % del to­tal— ha­rá que «la fi­nan­cia­ción del Te­so­ro se en­ca­rez­ca», aun­que de for­ma muy gra­dual. «El cos­te me­dio de la car­te­ra de deu­da se si­túa en el 2,4 %, en un ni­vel que ha ve­ni­do des­cen­dien­do pro­gre­si­va­men­te des­de las ci­fras su­pe­rio­res al 4 % que ha­bía en el 2012 y, aun­que los ti­pos va­yan su­bien­do po­co a po­co, es­te cos­te me­dio de la deu­da va a se­guir re­du­cién­do­se, no ve­mos que el Te­so­ro va­ya a te­ner pro­ble­mas pa­ra fi­nan­ciar sus ne­ce­si­da­des».

Otra cues­tión, di­ce, es el ries­go de con­ta­gio de la si­tua­ción ita­lia­na, ya que si «has­ta aho­ra el mer­ca­do es­ta­ba dis­cri­mi­nan­do mu­cho a Ita­lia del res­to de la pe­ri­fe­ria, co­mo Es­pa­ña y Por­tu­gal, lo que ex­pli­ca el ra­ting más ele­va­do que tie­ne nues­tro país, un pro­ble­ma que po­de­mos te­ner es que es­te con­ta­gio au­men­te si la si­tua­ción de Ita­lia se com­pli­ca y los in­ver­so­res aca­ban cas­ti­gan­do al res­to». El pro­pio Drag­hi ad­ver­tía ha­ce po­cos días de la po­si­bi­li­dad de que se pro­duz­ca un re­pun­te de las pri­mas de ries­go en los paí­ses más en­deu­da­dos cuan­do el BCE em­pie­ce a re­ti­rar su mu­le­ta mo­ne­ta­ria, una advertencia que to­dos en­ten­dían di­ri­gi­da a Ita­lia, pe­ro que se po­dría ha­cer ex­ten­si­va a Es­pa­ña. Y es que, ra­zo­nó el pre­si­den­te del ban­co cen­tral, ese ma­yor cos­te de la deu­da su­pon­dría un gol­pe pa­ra las eco­no­mías do­més­ti­cas y pa­ra las em­pre­sas, ya que pro­vo­ca­ría un en­du­re­ci­mien­to de las con­di­cio­nes y el cos­te de los prés­ta­mos: «Pa­ra pro­te­ger a sus ho­ga­res y em­pre­sas del au­men­to de los ti­pos de in­te­rés, los paí­ses al­ta­men­te en­deu­da­dos no de­be­rían in­cre­men­tar su deu­da y to­dos los paí­ses de­be­rían res­pe­tar las re­glas de la Unión».

SUBIDA DE TI­POS EN EL 2019

En lo que coin­ci­den to­dos los ex­per­tos con­sul­ta­dos es que el pre­cio del di­ne­ro se­gui­rá cer­cano a ce­ro has­ta, al me­nos, el ter­cer tri­mes­tre del 2019. Y que a par­tir de ahí se pre­vé una subida mí­ni­ma has­ta el 0,25 %, ni­vel del que no se es­pe­ra que se mue­van los ti­pos has­ta, co­mo muy pron­to, el año si­guien­te. «No van a ser in­cre­men­tos muy abrup­tos, el eu­rí­bor en nin­gún ca­so se si­tua­ría en ni­ve­les del 1,5 % en los pró­xi­mos 18-24 me­ses, no lo con­tem­pla­mos de nin­gu­na ma­ne­ra», in­ci­de Jiménez, que cree que los cos­tes de fi­nan­cia­ción, aun­que al­go su­pe­rio­res, se­gui­rán sien­do ra­zo­na­bles. A eso ayu­da­rá el que, si se cum­plen los pro­nós­ti­cos, en unos me­ses po­dría

La ba­ja ren­ta­bi­li­dad de los de­pó­si­tos y la pér­di­da de atrac­ti­vo de la deu­da ani­ma­rá a las fa­mi­lias a in­ver­tir en la­dri­llo

El mer­ca­do es­pe­ra una subida de ti­pos tras el ve­rano del 2019, aun­que el pre­cio del di­ne­ro se­gui­rá muy ba­jo

ha­ber una nue­va llu­via de li­qui­dez pa­ra la ban­ca, pa­ra que lue­go es­ta la in­yec­te en­tre fa­mi­lias y em­pre­sas.

Tam­bién hay con­sen­so en que la eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá hoy mu­cho me­jor pre­pa­ra­da pa­ra afron­tar los ries­gos que aso­man en el fu­tu­ro más pró­xi­mo, que no se li­mi­tan so­lo a la pér­di­da del vien­to de co­la que so­pla­ba des­de Fránc­fort. «En el 2006, la eco­no­mía cre­cía un 4 %, pe­ro el cré­di­to lo ha­cía en ca­si un 20 %, mien­tras que hoy la eco­no­mía cre­ce más que la deu­da», ex­pli­ca Ig­na­cio de la To­rre, que di­ce que esa ba­ja in­ten­si­dad del cré­di­to mues­tra que el cre­ci­mien­to, aun­que in­fe­rior al de los años de la bur­bu­ja, es mu­cho más ro­bus­to. Por eso no le asus­ta la des­ace­le­ra­ción, que tam­bién re­la­ti­vi­za Sal­ci­nes, que apun­ta que «Es­pa­ña y Ale­ma­nia son los dos paí­ses mo­to­res que lle­van mu­cho tiem­po cre­cien­do por en­ci­ma del 3 % y eso se ago­ta, no es po­si­ble man­te­ner ese rit­mo si no hay una en­tra­da im­por­tan­te de po­bla­ción a tra­vés de la in­mi­gra­ción».

En to­do ca­so, el eco­no­mis­ta ga­lle­go des­ta­ca que el rit­mo de la des­ace­le­ra­ción es ele­va­do, ya que se re­du­ci­rá en ca­si un ter­cio (de más del 3 % a ni­ve­les cer­ca­nos al 2 a fi­na­les del pró­xi­mo año) en ape­nas dos ejer­ci­cios. Y cul­pa de ello, ade­más de a los fac­to­res ex­ter­nos com­par­ti­dos en el res­to de la eu­ro­zo­na, co­mo el fre­na­zo en Fran­cia o Ita­lia o la po­lí­ti­ca de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, a otro pro­pio de Es­pa­ña: «La in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ra el Go­bierno, que se ha ca­rac­te­ri­za­do por ha­cer mu­cho rui­do. De to­das las me­di­das anun­cia­das, no se sa­be cuá­les se van a eje­cu­tar y eso ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre, que es el cán­cer del cre­ci­mien­to».

Lo que es­tá cla­ro es que el ex­pe­ri­men­to de Drag­hi ha fun­cio­na­do. Lo ha di­cho el pro­ta­go­nis­ta: la ex­pan­sión cuan­ti­ta­ti­va for­ma ya par­te de la ca­ja de he­rra­mien­tas del BCE an­te fu­tu­ras cri­sis y no se pue­de des­car­tar que, si la eco­no­mía eu­ro­pea no con­si­gue le­van­tar el vue­lo en los pró­xi­mos me­ses, vol­va­mos a ver al ban­co cen­tral dis­pa­rar sus ca­ño­nes.

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.