La cru­za­da ger­ma­na con­tra Airbnb

Va­rias ciu­da­des obli­gan a re­gis­trar las vi­vien­das in­clui­das en la pla­ta­for­ma e im­po­nen mul­tas que lle­gan a los 500.000 eu­ros, ade­más de li­mi­tar el al­qui­ler a dos me­ses al año

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Pa­tri­cia Baelo

«Es có­mo­da y no le sor­pren­de­rán las in­cle­men­cias del tiem­po». Así re­za el anun­cio de la úl­ti­ma no­ve­dad en alo­ja­mien­tos ofre­ci­dos a tra­vés de Airbnb: una tien­da de cam­pa­ña pa­ra dor­mir en el sa­lón de un pi­so ubi­ca­do en pleno cen­tro de Ber­lín a un pre­cio de 17 eu­ros por no­che. Una ofer­ta que de­mues­tra has­ta qué punto la ca­pi­tal ale­ma­na, al igual que otras gran­des ciu­da­des del país, ha caí­do ren­di­da a los pies de la fa­mo­sa pla­ta­for­ma de al­qui­le­res pa­ra tu­ris­tas. Un fe­nó­meno que no ha he­cho más que agra­var la es­ca­sez de vi­vien­da y la con­se­cuen­te subida de pre­cios que su­fre des­de ha­ce unos años la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea. Al me­nos en opinión de las au­to­ri­da­des y del sec­tor ho­te­le­ro, que ven en Airbnb un os­cu­ro mo­de­lo de ne­go­cio.

Se que­jan de que los arren­da­do­res par­ti­cu­la­res son sus­ti­tui­dos ca­da vez más por in­ver­so­res e in­mo­bi­lia­rias, que echan a sus in­qui­li­nos con la ex­cu­sa de que ne­ce­si­tan la vi­vien­da pa­ra uso pro­pio y lue­go la al­qui­lan. «Ade­más, no se ri­gen por las mis­mas nor­mas de hi­gie­ne o sis­te­mas antiincendios que no­so­tros», cri­ti­ca Axel Klein, di­rec­tor del ho­tel Deho­ga. Otro pro­ble­ma adi­cio­nal es que mu­chos de los usua­rios de Airbnb no in­for­man a las au­to­ri­da­des, por lo que ca­si nun­ca pa­gan im­pues­tos por el arrien­do. Pe­ro el des­con­ten­to tam­bién se va apo­de­ran­do de los ciu­da­da­nos, que res­pon­sa­bi­li­zan di­rec­ta­men­te a la pla­ta­for­ma de con­ver­tir zo­nas re­si­den­cia­les en tu­rís­ti­cas, pro­vo­can­do así un al­za de los pre­cios de la vi­vien­da en ge­ne­ral.

Por to­do ello, des­de prin­ci­pios de es­te año las gran­des ur­bes ale­ma­nas han cor­ta­do las alas a Airbnb en lo que res­pec­ta al al­qui­ler de apar­ta­men­tos en­te­ros. Ber­lín, por ejem­plo, mo­di­fi­có la ley en fe­bre­ro, y des­de en­ton­ces es ne­ce­sa­rio so­li­ci­tar un nú­me­ro ofi­cial de re­gis­tro que se de­be in­cluir en ca­da anun­cio. Gra­cias a ese nú­me­ro, las au­to­ri­da­des lo­ca­les pue­den lle­var un con­trol ex­haus­ti­vo, y el fis­co co­brar im­pues­tos de for­ma au­to­má­ti­ca. Si uno no lo ha­ce y lo pi­llan, ten­drá que pa­gar una mul­ta que pue­de lle­gar a 500.000 eu­ros. Asi­mis­mo, el re­gis­tro obli­ga­to­rio pi­sa­rá Ham­bur­go en el 2019, se­gún el bo­rra­dor de ley apro­ba­do en ve­rano, que ade­más re­ba­ja de seis me­ses a dos el pe­río­do má­xi­mo de al­qui­ler anual a tra­vés de Airbnb.

La úl­ti­ma en su­mar­se a la cru­za­da ha si­do Mú­nich, que aca­ba de exi­gir a la pla­ta­for­ma es­ta­dou­ni­den­se que le fa­ci­li­te to­dos los da­tos de sus usua­rios pa­ra com­pro­bar que no in­frin­gen la nor­ma de arren­dar du­ran­te más de ocho se­ma­nas al año, co­mo sos­pe­cha que ocu­rre en unos 1.000 ca­sos. La ca­pi­tal bá­va­ra, que cuen­ta con 160.000 nue­vos ha­bi­tan­tes des­de el 2010 y so­lo 35.000 pi­sos más, tam­bién creó un equi­po for­ma­do por ocho in­ves­ti­ga­do­res que se tras­la­dan has­ta las vi­vien­das pa­ra char­lar con ve­ci­nos y tu­ris­tas, con el fin de ave­ri­guar si es­tas son le­ga­les o no. Una la­bor ti­tá­ni­ca, pues nor­mal­men­te en los anun­cios la lo­ca­li­za­ción de la ca­sa sue­le ser so­lo apro­xi­ma­da y el arren­da­dor anó­ni­mo.

Pe­se a los cien­tos de de­man­das que se han in­ter­pues­to ya, un es­tu­dio re­cien­te ela­bo­ra­do por el Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía Ale­ma­na (IW) a pe­ti­ción del mi­nis­te­rio con­si­de­ra que el im­pac­to en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio ger­mano, don­de se es­ti­ma que exis­ten unos 100.000 anun­cios en Airbnb fren­te a los 485.000 de Fran­cia y los 660.000 de Es­ta­dos Uni­dos, aún es li­mi­ta­do. Los ex­per­tos cal­cu­lan que la cuo­ta de mer­ca­do de la pla­ta­for­ma se si­túa en torno al 20 % de las per­noc­ta­cio­nes anua­les de tu­ris­tas ex­tran­je­ros, y que in­clu­so en las diez ciu­da­des más co­ti­za­das el por­cen­ta­je de apar­ta­men­tos que se al­qui­lan so­lo re­pre­sen­ta en­tre el 0,22 y el 0,59 % del to­tal de vi­vien­da li­bre que exis­te en el país. «La ma­yo­ría son par­ti­cu­la­res que de­ci­den ha­cer­lo de vez en cuan­do y tem­po­ral­men­te. Al­go que no es­tá ro­bán­do­le pi­sos dis­po­ni­bles a las ciu­da­des», pro­tes­ta el je­fe de Airbnb Alemania, Ale­xan­der Sch­warz.

| FABRIZIO BENSCH

AL­ZA DE PRE­CIOS. Ber­lín es una de las ca­pi­ta­les ger­ma­nas más ac­ti­vas en la cam­pa­ña con­tra Airbnb a cau­sa de la pre­sión que ejer­ce so­bre el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, que se ha­bría tra­du­ci­do yaen un in­cre­men­to de los pre­cios de lospi­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.