Una his­to­ria en imá­ge­nes.

Las vías por las que lle­ga­ban los tre­nes car­ga­dos de pri­sio­ne­ros hoy dis­cu­rren por par­ce­las par­ti­cu­la­res y jar­di­nes. Una es­tam­pa dan­tes­ca del ho­rror im­bo­rra­ble de Ausch­witz.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR JO­SÉ SE­GO­VIA / FO­TO­GRA­FÍAS: FE­LIX AD­LER

Ausch­witz –el pue­blo en el que los na­zis ase­si­na­ron a 1.100.000 per­so­nas en­tre 1942 y 1945– mues­tra aún las hue­llas del ex­ter­mi­nio. ¿Quié­nes vi­ven allí hoy?

EN ES­TE LU­GAR FUE­RON ase­si­na­das 1.100.000 per­so­nas, un mi­llón de ellas eran ju­días. No con­ten­to con ex­ter­mi­nar­las, el reichs­füh­rer Hein­rich Himm­ler bus­có la ma­ne­ra de que al­gu­nos pre­sos co­la­bo­ra­sen en el es­fuer­zo de gue­rra an­tes de ser eje­cu­ta­dos. Tras es­tu­diar la si­tua­ción de los cam­pos de con­cen­tra­ción di­se­mi­na­dos por el Im­pe­rio na­zi, con­si­de­ró que Ausch­witz-bir­ke­nau era el úni­co ca­paz de au­nar el tra­ba­jo de los pre­sos con el ge­no­ci­dio. Cer­ca de diez mil pri­sio­ne­ros fue­ron des­ti­na­dos a la fá­bri­ca I. G. Far­ben. En es­te in­fierno, el in­ves­ti­ga­dor Jo­seph Men­ge­le –con­de­co­ra­do con la Cruz de Hie­rro y apo­da­do el Án­gel de la Muer­te– tor­tu­ró a in­fi­ni­dad ju­díos, so­me­tién­do­los a sal­va­jes ex­pe­ri­men­tos. Hoy en día se pue­den con­tem­plar las vías so­bre las que cir­cu­la­ban los 'tre­nes de la muer­te', cu­yos va­go­nes re­ple­tos de de­por­ta­dos lle­ga­ban a la de­no­mi­na­da 'ram­pa de los ju­díos', si­tua­da al es­te de la puer­ta prin­ci­pal de Ausch­witz. Des­de allí, los tre­nes con­ti­nua­ban du­ran­te un tra­yec­to de 1,6 ki­ló­me­tros has­ta las cá­ma­ras de gas.

Los ve­ci­nos que re­si­den aquí no aso­cian Ausch­witz al Ho­lo­caus­to, sino a sus ho­ga­res. Las vías de fe­rro­ca­rril que lle­va­ron al cam­po de la muer­te a más de un mi­llón de víc­ti­mas pa­san por de­lan­te de sus ca­sas. Pe­ro, pa­ra ellos, esos oxi­da­dos rie­les son so­lo los ves­ti­gios de un pa­sa­do os­cu­ro que na­da tie­ne que ver con sus ru­ti­nas dia­rias. Cuan­do fi­na­li­zó la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el di­rec­tor de aquel in­fierno, Ru­dolf Hoess, fue con­de­na­do a muer­te. Mi­nu­tos an­tes de ser eje­cu­ta­do por los alia­dos se­guía man­te­nien­do que el ase­si­na­to ma­si­vo de ju­díos fue «una so­lu­ción co­rrec­ta». Cuan­do lle­ga el ve­rano, mi­les de tu­ris­tas vi­si­tan es­te dan­tes­co lu­gar, so­bre cu­ya puer­ta de en­tra­da pue­de leer­se to­da­vía la fa­mo­sa fra­se: «El tra­ba­jo os ha­rá li­bres». Más de se­ten­ta años des­pués de aque­lla ma­tan­za ma­si­va, la vi­da si­gue su cur­so en Ausch­witz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.