El des­tino.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario -

A 300 años de su fun­da­ción, Nue­va Or­leans se con­vier­te en la ciu­dad co­ol de 2018.

Es el nue­vo des­tino 'co­ol'. Coin­ci­dien­do con su 300.º aniver­sa­rio, ha re­cu­pe­ra­do ba­rrios en­te­ros y se ha con­ver­ti­do en un cen­tro gas­tro­nó­mi­co úni­co. El 'New York Ti­mes' ya la ca­li­fi­ca co­mo la me­jor ciu­dad del mun­do pa­ra vi­si­tar es­te 2018. Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

La his­to­ria nun­ca ha si­do be­né­vo­la con Nue­va Or­leans. So­bre­vi­vió al te­rri­ble in­cen­dio de 1788, que hi­zo ar­der el 80 por cien­to de su fa­mo­so ba­rrio fran­cés. Las epi­de­mias se co­bra­ron mi­les de vi­das en el si­glo XIX mien­tras los es­cla­vos se subas­ta­ban al me­jor pos­tor en sus ca­lles. To­do mien­tras man­te­nía un pul­so per­ma­nen­te con­tra el río Mi­si­si­pi por no aho­gar­se en su cau­ce re­bel­de. Pa­ra col­mo, es una de las ciu­da­des del mun­do más azo­ta­das por los hu­ra­ca­nes. En 2005, el Ka­tri­na se co­bró 1500 víc­ti­mas so­lo en el es­ta­do de Lui­sia­na. Y, pe­se a to­do, Nue­va Or­leans nun­ca se ha de­ja­do mar­car por la tra­ge­dia. Es­te año, la ciu­dad cum­ple tres si­glos. En 1718, el ex­plo­ra­dor fran­cés Jean-bap­tis­te Le Moy­ne fun­dó el ba­rrio fran­cés jun­to al Mi­si­si­pi. In­fes­ta­da de ser­pien­tes y mos­qui­tos y ro­dea­da de hu­me­da­les, la zo­na se inun­da­ba con fa­ci­li­dad, pe­ro los con­vic­tos y los es­cla­vos lle­ga­dos de Áfri­ca y usa­dos co­mo mano de obra fue­ron po­nien­do en pie la ciu­dad. De he­cho, en el si­glo XIX, Nue­va Or­leans se con­vir­tió en uno de los ma­yo­res cen­tros de ven­ta de es­cla­vos de Es­ta­dos Uni­dos. La ciu­dad pa­só a ma­nos es­pa­ño­las en 1763 has­ta que, cua­tro dé­ca­das más tar­de, Fran­cia

ES UNA CIU­DAD MES­TI­ZA. POR AQUÍ HAN PA­SA­DO FRAN­CE­SES, ES­PA­ÑO­LES, INGLESES...

la re­cu­pe­ró du­ran­te un bre­ve pe­rio­do an­tes de que Na­po­león ven­die­ra to­do el es­ta­do de Lui­sia­na a Es­ta­dos Uni­dos. POR AQUÍ HAN PA­SA­DO fran­ce­ses, es­pa­ño­les, ingleses e ir­lan­de­ses. El re­sul­ta­do es una ciu­dad mes­ti­za que ha con­ver­ti­do esa di­ver­si­dad en su ma­yor re­cla­mo tu­rís­ti­co. Sus man­sio­nes su­re­ñas, sus fa­cha­das co­lor pas­tel y sus bal­co­nes son la pos­tal tí­pi­ca de Nue­va Or­leans, pe­ro hay otras: des­de el ba­rrio ne­gro de Tre­me has­ta By­wa­ter, un ve­cin­da­rio con­flic­ti­vo que des­pués de ser fuer­te­men­te azo­ta­do por el Ka­tri­na se ha con­ver­ti­do en el ho­gar de hips­ters au­tóc­to­nos y vi­si­tan­tes. Por to­do eso si­gue sien­do la me­nos ame­ri­ca­na de

las ciu­da­des de Es­ta­dos Uni­dos. Y, pe­se a una his­to­ria con­vul­sa, ca­tas­tró­fi­ca e in­clu­so vio­len­ta, Nue­va Or­leans nun­ca ha de­ja­do de ser si­nó­ni­mo de mú­si­ca y fies­ta. Cu­na del jazz y de Louis Arms­trong, la ciu­dad es un in­ce­san­te des­fi­le de gen­te bai­lan­do, to­can­do ins­tru­men­tos y be­bien­do en los clubs de Bour­bon Street, epi­cen­tro de la juer­ga, o en las an­gos­tas ca­lles del ba­rrio fran­cés. Los tu­ris­tas se mez­clan con mú­si­cos pro­fe­sio­na­les y afi­cio­na­dos, con bohe­mios y al­gún ho­me­less. De he­cho, sus ba­res son uno de sus pa­tri­mo­nios em­ble­má­ti­cos. Con más de 1500, tie­ne más ba­res per cá­pi­ta que cual­quier otra ciu­dad del país. Pe­ro eso con­lle­va su co­rres­pon­dien­te pre­cio: la ta­sa de tras­plan­tes de hí­ga­do y la de cri­mi­na­li­dad tam­bién son las más al­tas del país. PE­RO ESO NO HA CON­SE­GUI­DO ahu­yen­tar a los tu­ris­tas. En­tre otras co­sas por­que en Nue­va Or­leans siem­pre es­tá pa­san­do al­go. Ade­más de su fa­mo­so fes­ti­val de jazz y del Mar­di Gras, su apo­teó­si­co car­na­val, ca­da año se or­ga­ni­zan más de 135 fes­ti­va­les di­fe­ren­tes. Y la gas­tro­no­mía siem­pre es­tá en el cen­tro de la fies­ta. La fu­sión de cul­tu­ras, des­de la ca­jún y la crio­lla has­ta la ca­ri­be­ña y la afri­ca­na, ha con­ver­ti­do la ciu­dad en un pa­raí­so pa­ra los foo­dies. Por eso, to­da una nue­va ge­ne­ra­ción de chefs es­tá rein­ven­tan­do la co­ci­na su­re­ña y re­in­ter­pre­tan­do al­gu­nas de sus va­rie­da­des, co­mo la soul food, he­ren­cia de la co­mi­da de los es­cla­vos en las plan­ta­cio­nes de al­go­dón, o la com­fort food, la co­ci­na más tra­di­cio­nal de la zo­na. Nin­gu­na de es­tas ver­sio­nes es pre­ci­sa­men­te light, pe­ro las sabrosas es­pe­cia­li­da­des lo­ca­les me­re­cen sal­tar­se la die­ta. Des­de el po'boy (un bo­ca­di­llo de os­tras re­bo­za­das) o el jam­ba­la­ya (una es­pe­cie

UNA GE­NE­RA­CIÓN DE NUE­VOS CHEFS Y RES­TAU­RAN­TES ES­TÁ REIN­VEN­TAN­DO LA CO­CI­NA SU­RE­ÑA

au­tóc­to­na de pae­lla) has­ta el po­llo fri­to o el gum­bo, un gui­so ca­jún que pue­de lle­var de to­do: gam­bas, po­llo, os­tras, sal­chi­cha, pa­to, co­ne­jo… Pa­ra ren­ta­bi­li­zar la fie­bre gas­tro­nó­mi­ca, una le­gión de nue­vos res­tau­ran­tes ha abier­to sus puer­tas, mien­tras ba­rrios co­mo el Wa­rehou­se Dis­trict se han pues­to de mo­da y han da­do la bien­ve­ni­da a nue­vos ho­te­les. Qui­zá por eso el New York Ti­mes se­ña­la­ba re­cien­te­men­te Nue­va Or­leans co­mo la me­jor ciu­dad del mun­do pa­ra vi­si­tar en 2018.

Pu­ro 'jazz' Los mú­si­cos ca­lle­je­ros, pro­fe­sio­na­les o afi­cio­na­dos, ame­ni­zan el re­co­rri­do por la ciu­dad. ———

Moxy Ho­tel Es­te ho­tel es­tá pen­sa­do pa­ra el via­je­ro mi­llen­nial. En el lobby sue­len pin­char DJ. ———

Pont­char­train Ho­tel Su res­tau­ran­te, The Ca­rib­bean Room, es­tá de úl­ti­ma mo­da. Se en­cuen­tra en Gar­den Dis­trict. ———

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.