Be­lle­za.

Pi­cor na­sal, es­tor­nu­dos y la­gri­meos... El po­len lle­ga pun­tual a su ci­ta y ca­da vez son más las alér­gi­cas que ven su re­fle­jo en el ros­tro en for­ma de ro­je­ces y oje­ras. Re­co­pi­la­mos los tru­cos pa­ra que la pri­ma­ve­ra no arrui­ne tu ma­qui­lla­je.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ste­fa­nie Mi­lla / Fo­to­gra­fía Don­ja Pitsch y Ja­mie Chung

Las aler­gias aten­tan con­tra tus looks. Des­cu­bre los me­jo­res tru­cos pa­ra bri­llar es­ta pri­ma­ve­ra.

UNO DE CA­DA cua­tro es­pa­ño­les pa­de­ce aler­gia al po­len, se­gún los úl­ti­mos da­tos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Aler­go­lo­gía e In­mu­no­lo­gía Clí­ni­ca (SEIAC). Y en oca­sio­nes, ade­más de los efec­tos se­cun­da­rios que to­dos es­tos sín­to­mas tie­nen en nues­tro as­pec­to, la aler­gia tam­bién des­plie­ga sus 'en­can­tos' so­bre la piel. No exis­ten re­me­dios mi­la­gro­sos pa­ra evi­tar­lo, pe­ro al­gu­nas me­di­das ayu­dan a re­du­cir esos sig­nos. Es más, un lá­piz beis apli­ca­do en la lí­nea de agua del ojo o un po­co de co­rrec­tor en las ale­tas de la na­riz pue­den ayu­dar­nos a di­si­mu­lar un ros­tro en­ro­je­ci­do y con as­pec­to can­sa­do a con­se­cuen­cia de es­tor­nu­dos y ojos llo­ro­sos. Co­men­za­mos la 'ope­ra­ción ca­mu­fla­je'.

El po­len ¿pue­de afec­tar tam­bién a la piel?

No es lo ha­bi­tual, pe­ro tam­po­co es im­po­si­ble. El doc­tor Pe­dro Oje­da –di­rec­tor de SEIAC– ex­pli­ca que exis­ten esos ca­sos. «Se tie­ne la ex­pe­rien­cia de que la aler­gia a pó­le­nes, an­tes de pro­du­cir sín­to­mas de na­riz, ojos o bron­quios, pue­de pre­sen­tar­se en for­ma de ur­ti­ca­ria, con ron­chas o pi­co­res en la piel». ¿La ra­zón? «Al­gu­nas per­so­nas con aler­gias tie­nen la piel más reac­ti­va en es­ta épo­ca», co­men­ta el doc­tor Oje­da. «En con­cre­to, la aler­gia al po­len de gra­mí­neas y a la gra­ma pue­de in­du­cir una ur­ti­ca­ria de con­tac­to al pa­sear con las pier­nas o los bra­zos des­cu­bier­tos por zo­nas don­de ha­ya gra­mí­neas sil­ves­tres o al tum­bar­se di­rec­ta­men­te en con­tac­to con el cés­ped», aña­de. Otros doc­to­res pien­san que es­ta sen­si­bi­li­dad es­tá más re­la­cio­na­da con una piel ya muy sen­si­ble o ató­pi­ca de ba­se. La doc­to­ra Lys He­rráez –aler­gó­lo­ga del hos­pi­tal Do­ce de Oc­tu­bre de Ma­drid y pre­si­den­ta del Co­mi­té de Aler­gia Cu­tá­nea de la SEIAC– de­cla­ra: «No es fre­cuen­te que el po­len ge­ne­re sín­to­mas en la piel, aun­que pue­de su­ce­der cuan­do exis­te al­go de ba­se, co­mo una der­ma­ti­tis ató­pi­ca. Al fin y al ca­bo, la piel es una ba­rre­ra y no de­ja pa­sar al po­len, pe­ro si esa ba­rre­ra es­tá al­te­ra­da o tie­ne pre­dis­po­si­ción a ge­ne­rar fe­nó­me­nos alér­gi­cos en oca­sio­nes se pue­de ver afec­ta­da».

El fro­tar se va a aca­bar

Si bien la piel sa­na tie­ne sus pro­pios me­ca­nis­mos de de­fen­sa fren­te al po­len, a me­nu­do su­fre las con­se­cuen­cias de los es­tra­gos que es­te pro­vo­ca en na­riz y ojos. Y es que eso de mo­quear y llo­ri­quear en­tre es­tor­nu­do y es­tor­nu­do pro­vo­ca «der­ma­ti­tis irri­ta­ti­va en los pár­pa­dos o re­gión pe­ri­na­sal por la fric­ción re­pe­ti­da y el da­ño de la ba­rre­ra cu­tá­nea cau­sa­do por las lá­gri­mas o las se­cre­cio­nes na­sa­les», en pa­la­bras de los doc­to­res Juan Gar­cía Ga­vin y Li­dia Pé­rez, de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía. Es de­cir, ¡piel irri­ta­da y ro­je­ces! «Nor­mal­men­te son pro­ble­mas me­no­res que se so­lu­cio­nan evi­tan­do la fric­ción y uti­li­zan­do cre­mas hi­dra­tan­tes», acla­ran.

'Ope­ra­ción for­ti­fi­ca­ción'

Co­mo ex­pli­ca la doc­to­ra He­rráez, no to­das las pie­les son sen­si­bles ni ató­pi­cas, pe­ro cuan­do lo son –es­pe­cial­men­te las pie­les se­cas, que son muy frá­gi­les– es im­por­tan­te cui­dar­las ade­cua­da­men­te pa­ra evi­tar que la sen­si­bi­li­za­ción se cro­ni­fi­que o se en­ca­de­ne una ra­cha de reacciones cu­tá­neas. ¿Có­mo ha­cer­lo? La doc­to­ra He­rráez nos da las cla­ves. Se han de usar geles de ph neu­tro, sin detergentes, conservantes ni parabenos, apos­tan­do por syn­dets (lim­pia­do­res sin ja­bón) y fór­mu­las pa­ra pie­les sen­si­bles o ató­pi­cas. Hay que acos­tum­brar­se a hi­dra­tar

ES PRE­FE­RI­BLE USAR GELES DE PH NEU­TRO, SIN DETERGENTES, CONSERVANTES NI PARABENOS, Y FÓR­MU­LAS PA­RA PIEL SEN­SI­BLE

UN BUEN TRU­CO PA­RA QUE EL MA­QUI­LLA­JE RESISTA SON LOS ESPRÁIS FIJADORES QUE CREAN UNA PE­LÍ­CU­LA IN­VI­SI­BLE EN EL ROS­TRO

y con­ver­tir es­te ges­to en al­go au­to­má­ti­co, co­mo ha­ce­mos al la­var­nos los dien­tes. No sir­ve cual­quier cre­ma a la ho­ra de cui­dar una piel sen­si­ble: se de­ben usar pro­duc­tos de far­ma­cia o in­clu­so va­se­li­na lí­qui­da, evi­tan­do aque­llas con mu­chos conservantes o per­fu­mes. En ca­so de pi­cor muy per­sis­ten­te, se de­be acu­dir a un der­ma­tó­lo­go o a un aler­gó­lo­go. Una die­ta ri­ca en fru­ta y ver­du­ra siem­pre es im­por­tan­te. La doc­to­ra He­rráez aña­de que hay in­ves­ti­ga­cio­nes que in­di­can que los pro­bió­ti­cos pue­den ayu­dar a las pie­les frá­gi­les, si bien han de ser pro­bió­ti­cos en­sa­ya­dos y pro­ba­dos, re­co­men­da­dos siem­pre por un mé­di­co.

Mi­ra­das a prue­ba de po­len

Quie­nes pa­de­cen aler­gia no ven la pri­ma­ve­ra con bue­nos ojos. Li­te­ral­men­te. La­grimeo, ro­je­ces, irri­ta­ción y oje­ras, sea por la reac­ción irri­ta­ti­va o por no dor­mir por­que no hay quien res­pi­re ni dur­mien­do sen­ta­do son so­lo al­gu­nos de los efec­tos se­cun­da­rios. ¿In­ca­paz de sa­lir a la ca­lle sin más­ca­ra de pes­ta­ñas? Las fór­mu­las re­sis­ten­tes al agua son un must. Por­que, si el la­grimeo es ma­lo, el chu­rre­te es peor. ¿No te emo­cio­nan las más­ca­ras wa­ter­proof? (A ver… no va­mos a ne­gar que a ve­ces re­se­can al­go las pes­ta­ñas). En ese ca­so apli­ca pri­me­ro una ca­pa de la más­ca­ra nor­mal y, so­bre ella, otra ca­pa wa­ter­proof.

Un buen tru­co pa­ra que el ma­qui­lla­je resista, lo que no siem­pre es fá­cil cuan­do nos lle­va­mos las ma­nos –o el pa­ñue­lo– a la ca­ra cons­tan­te­men­te, es re­cu­rrir a un es­pray fi­ja­dor de ma­qui­lla­je. Se va­po­ri­za a unos vein­te cen­tí­me­tros de dis­tan­cia del ros­tro, se de­ja se­car y crea una pe­lí­cu­la in­vi­si­ble so­bre la piel que ayu­da a que to­do se man­ten­ga más tiem­po en su si­tio. Usa som­bras en to­nos neu­tros de ba­se ama­ri­lla: to­nos hue­so, to­po o nu­de, evi­tan­do to­dos aque­llos co­lo­res que po­ten­cien la ro­jez, co­mo el cas­ta­ño ro­ji­zo, los ro­sas o los mal­vas.

El reno Ro­dol­fo, so­lo en Na­vi­dad

Es al­ta­men­te pro­ba­ble que una na­riz ro­ja, irri­ta­da y pe­la­da no es­té en el nú­me­ro uno de atri­bu­tos uni­ver­sa­les de la be­lle­za. Pe­ro, cuan­do el mo­qui­llo es cons­tan­te, no que­da otra que di­si­mu­lar­la. Pa­ra ate­nuar la irri­ta­ción, na­da co­mo apli­car (y reapli­car y reapli­car…) un pro­duc­to emo­lien­te neu­tro, des­de va­se­li­na (me­jor pu­ra, de far­ma­cia) a un bál­sa­mo mul­ti­uso. Y si an­tes se apli­ca un po­co de agua ter­mal, me­jor, pues ayu­da a re­du­cir la ro­jez. Una vez igua­la­da la piel (el bál­sa­mo de­be pe­ne­trar), se uti­li­za un co­rrec­tor ver­de, que con­tra­rres­ta la ro­jez. Se de­be apli­car a to­que­ci­tos, sin ex­ten­der de­ma­sia­do, pa­ra con­se­guir una bue­na co­ber­tu­ra. El con­jun­to se fi­ja con un to­que de pol­vos trans­lú­ci­dos, a ser po­si­ble con sub­to­nos ama­ri­llos.

No al efec­to 'ojos pan­da'

Exis­te una ra­zón muy ob­via pa­ra le­van­tar­se con ma­la ca­ra cuan­do se su­fre aler­gia: se duer­me mal. Muy mal. Pe­ro hay otro mo­ti­vo: la in­fla­ma­ción de los se­nos pa­ra­na­sa­les afec­ta a to­da la mi­cro­cir­cu­la­ción de la zo­na, y eso in­clu­ye las ve­nas y ca­pi­la­res en el área de los ojos. Y co­mo ya sa­be­mos que la piel que los ro­dea es la más fi­na del cuer­po, es­ta di­la­ta­ción se tra­du­ce en oje­ras os­cu­ras. Y mar­ca­das. Es el mo­men­to de lla­mar a uno de los su­per­hé­roes de la cos­mé­ti­ca: ¡el ca­pi­tán co­rrec­tor! Hi­dra­tar bien la piel del contorno es la cla­ve pa­ra que el co­rrec­tor no se cuartee a la me­dia ho­ra: se apli­ca un po­co de cre­ma con la ye­ma del de­do co­ra­zón y so­lo una vez que ha­ya pe­ne­tra­do se apli­ca el pro­duc­to. Co­mo to­do co­rrec­tor, es­te no se ex­tien­de. Ni se re­par­te. ¡No! Se con­cen­tra, me­dian­te li­ge­ros to­que­ci­tos, en el área es­co­gi­da, pre­sio­nan­do el pro­duc­to con­tra la piel. Es muy di­fí­cil apli­car­lo en to­da la oje­ra, del la­gri­mal a las pa­tas de ga­llo. Sue­le que­dar exa­ge­ra­do y se cuar­tea en ex­ce­so. Es pre­fe­ri­ble con­cen­trar el pro­duc­to en un área que cu­bra un trián­gu­lo in­ver­ti­do que co­mien­ce en el la­gri­mal y cu­bra so­bre to­do el na­ci­mien­to de la mis­ma, la par­te más hun­di­da y os­cu­ra. So­bre el res­to de la

OOo­je­ra, me­jor usar so­lo al­go de ba­se de ma­qui­lla­je o muy po­co co­rrec­tor. Cuan­to más azu­les sean las oje­ras, más im­por­tan­te es que el co­rrec­tor sea de ba­se ama­ri­lla: hay que huir de los to­nos ro­sa­dos. El to­que fi­nal vie­ne cuan­do se ex­tien­de un li­ge­rí­si­mo to­que de pol­vos trans­lú­ci­dos allí don­de es­tá el pro­duc­to, lo que fi­ja y me­jo­ra el re­sul­ta­do no­ta­ble­men­te. ¿El tru­co? Ha­cer­lo con un pin­cel de som­bras pa­ra apli­car so­lo una li­ge­rí­si­ma nu­be.

¿Ojos hin­cha­dos? No, gra­cias

El frío ayu­da. Y mu­cho. Des­de pre­sio­nar muy sua­ve­men­te dos cu­cha­ras que ha­yan es­ta­do en la ne­ve­ra con­tra los pár­pa­dos a te­ner una más­ca­ra de frío guar­da­da. Y sí, las bol­sas de man­za­ni­lla pue­den ser des­con­ges­tio­nan­tes, pe­ro so­lo si han es­ta­do en la ne­ve­ra al me­nos cua­tro ho­ras an­tes de em­plear­las.

Sí, la ca­be­za tam­bién pue­de pi­car

Y mu­cho. ¿Có­mo so­lu­cio­nar­lo? To­ca mi­rar eti­que­tas: na­da de cham­pú con sur­fac­tan­tes, más vi­si­bles co­mo SLS o so­dium lau­reth sul­fa­to y so­dium lauryl sul­fa­to. Son los en­car­ga­dos de crear es­pu­ma, pe­ro tam­bién son muy irri­tan­tes. Es el mo­men­to de re­cu­rrir a cham­pús cal­man­tes, que no so­lo no agre­den, sino que ade­más con­tie­nen ac­ti­vos que re­du­cen la sen­si­bi­li­dad y el pi­cor. El la­va­do de­be ser ul­tra­sua­ve, sin fro­tar de­ma­sia­do. No al agua muy ca­lien­te y sí a un acla­ra­do a fon­do. Hay que ser es­pe­cial­men­te cui­da­do­so al pei­nar y ce­pi­llar pa­ra evi­tar ara­ñar e irri­tar aún más el cue­ro ca­be­llu­do y de­jar pa­ra otro mo­men­to los pei­na­dos ti­ran­tes, co­mo las co­le­tas o las tren­zas de raíz. Si se pue­de evi­tar el ca­lor del se­ca­dor, me­jor. Si no, se de­be usar a una tem­pe­ra­tu­ra ba­ja y el me­nor tiem­po po­si­ble.

HI­DRA­TAR BIEN LA PIEL DEL CONTORNO DE LOS OJOS ES CLA­VE PA­RA QUE EL CO­RREC­TOR NO SE CUARTEE A LA ME­DIA HO­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.