Cal­ma, pa­pá, so­lo es un jue­go

Gri­tos, in­sul­tos, agre­sio­nes a los ár­bi­tros, ba­ta­llas cam­pa­les en­tre pa­dres... Mi­les de ni­ños so­por­tan ca­da fin de se­ma­na un tor­men­to. Mien­tras ellos jue­gan al fút­bol, sus pa­pás los ¿ani­man? co­mo si se ju­ga­ran la vi­da. La Li­ga y al­gu­nos go­bier­nos au­tó­no­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano - POR PRIS­CI­LA GUILAYN / FO­TO­GRA­FÍA: CAR­LOS LU­JÁN

MI HI­JO SA­LÍA DEL FÚT­BOL LLO­RAN­DO. Pe­ro no llo­ra­ba por per­der o por ju­gar mal. Llo­ra­ba por mi cul­pa, por mi com­por­ta­mien­to». Hoy lo tie­ne cla­ro, pe­ro a Juan –un em­pre­sa­rio de 45 años– le cos­tó un tiem­po lle­gar a es­ta con­clu­sión. En con­cre­to, 2 años, los que pa­sa­ron des­de que apun­tó a su hi­jo, con 11 años, al club de su ba­rrio, en Ma­drid, has­ta que em­pe­zó a ir a te­ra­pia. Su «exal­ta­ción y vehe­men­cia», co­mo él mis­mo de­fi­ne su con­duc­ta, ha­bían ido de­ma­sia­do le­jos. Juan, ase­gu­ra, no era cons­cien­te del da­ño que in­fli­gía a su hi­jo. «Mi mo­do de ac­tuar cuan­do él te­nía un par­ti­do le es­ta­ba afec­tan­do en to­do. Se es­ta­ba dis­tan­cian­do de mí, en el co­le­gio tu­vo epi­so­dios de agre­si­vi­dad, sus no­tas ba­ja­ron... –cuen­ta hoy el pa­dre–. Le gri­ta­ba mu­cho, le de­cía lo que te­nía que ha­cer den­tro del cam­po, dis­cu­tía con los otros pa­dres, tu­ve in­clu­so al­gún for­ce­jeo; has­ta el día en que el en­tre­na­dor, al que tam­bién le lan­za­ba re­pro­ches, me pi­dió que me re­ti­ra­ra. Mi hi­jo es­ta­ba muy aver­gon­za­do». Le­jos de ser un ca­so ais­la­do, es­ce­nas co­mo las que Juan pro­ta­go­ni­za­ba se re­pi­ten ca­da fin de se­ma­na por to­da la geo­gra­fía es­pa­ño­la, don­de mi­les de adul­tos asis­ten a los par­ti­dos de sus hi­jos. La bue­na no­ti­cia pa­ra los ni­ños es que ya es­tán em­pe­zan­do a to­mar­se me­di­das. En Viz­ca­ya, por ejem­plo, los pa­dres del Ga­llar­ta B, de ca­te­go­ría in­fan­til (13-14 años), fue­ron cas­ti­ga­dos con tres par­ti­dos sin ver a sus re­to­ños tras un en­cuen­tro en el que no ce­sa­ron de gritar y pro­fe­rir in­sul­tos, lle­gan­do uno de ellos a aba­lan­zar­se so­bre el ár­bi­tro. La san­ción, cu­rio­sa­men­te, tu­vo con­se­cuen­cias muy po­si­ti­vas pa­ra el equi­po, ya que, sin pa­dres, los chi­cos, que pe­na­ban co­mo fa­ro­li­llo rojo, le me­tie­ron un 6-0 al si­guien­te ri­val, la ma­yor go­lea­da de la tem­po­ra­da. «Los pa­dres quie­ren lo me­jor pa­ra sus hi­jos, pe­ro mu­chos no sa­ben, por­que na­die se lo ha ex­pli­ca­do, cuál es el pa­pel del de­por­te a esas eda­des y el ren­di­mien­to que pue­de es­pe­rar­se de los chi­cos –ex­pli­ca el psi­có­lo­go de­por­ti­vo Chema Bu­ce­ta, ca­te­drá­ti­co de la UNED y au­tor del li­bro Mi hi­jo es el me­jor y, ade­más, es mi hi­jo–. El de­por­te es al­go muy emo­ti­vo y que jue­gue tu hi­jo lo ha­ce más emo­ti­vo to­da­vía. Pe­ro la emo­ti­vi­dad sue­le es­tar por en­ci­ma de lo ra­cio­nal». PER­DER POR CUL­PA DE LOS PA­DRES Ser emo­ti­vo, sin em­bar­go, no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te gritar, in­sul­tar, agre­dir a los ár­bi­tros ni desatar ba­ta­llas

En Viz­ca­ya, un gru­po de pa­dres fue­ron cas­ti­ga­dos con tres par­ti­dos sin ver a sus hi­jos por in­sul­tar y agre­dir a un ár­bi­tro... Y el equi­po de sus hi­jos ju­gó mu­cho me­jor sin ellos

cam­pa­les en­tre pa­dres, com­por­ta­mien­tos de­ma­sia­do fre­cuen­tes en el fút­bol ba­se en­tre mu­chos pro­ge­ni­to­res. La si­tua­ción ha al­can­za­do ni­ve­les tan preo­cu­pan­tes que las au­to­ri­da­des han em­pe­za­do a to­mar cartas en el asun­to. En Ara­gón, por ejem­plo, el Go­bierno au­tó­no­mo ha im­plan­ta­do es­ta tem­po­ra­da el pro­gra­ma pio­ne­ro Jue­ga en va­lo­res, una ini­cia­ti­va don­de un ‘delegado de gra­da’ –pa­dre, ma­dre, her­mano...– pun­túa a su pro­pia hin­cha­da. En es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ya no bas­ta con ser el equi­po que mar­ca más go­les, tus se­gui­do­res de­ben mos­trar una ac­ti­tud ejem­plar si no quie­ren echar a per­der lo que los chi­cos han lo­gra­do so­bre el te­rreno de jue­go. La idea se su­ma a pro­yec­tos co­mo la Es­cue­la de Pa­dres, crea­da por el ex­ju­ga­dor Ja­vier To­rres Gó­mez. Ha­ce unos años, To­rres Gó­mez –que ju­gó du­ran­te más de una dé­ca­da en el Real Va­lla­do­lid– fue nom­bra­do coor­di­na­dor de la can­te­ra del club pu­ce­lano con la si­guien­te ad­ver­ten­cia. «El ma­yor pro­ble­ma del fút­bol ba­se son los pa­dres». Tras un trie­nio en el car­go pu­so en mar­cha su pro­yec­to

pa­ra edu­car a los ma­yo­res. «Pa­ra los pa­dres, el res­pe­to es un va­lor cla­rí­si­mo en su fa­mi­lia. Sin em­bar­go, en el te­rreno de­por­ti­vo no siem­pre es así –sub­ra­ya To­rres Gó­mez–. De­ben res­pe­tar las de­ci­sio­nes del en­tre­na­dor y del ár­bi­tro, las re­glas del jue­go y al pro­pio ni­ño que es­tá apren­dien­do. Por­que equi­vo­car­se for­ma par­te del apren­di­za­je». Ha­ce dos tem­po­ra­das, con el apo­yo de la Li­ga4s­ports, una web que ha­ce la co­ber­tu­ra de las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas, la Es­cue­la de Pa­dres dio el sal­to de Cas­ti­lla y León a to­da Es­pa­ña. Des­de en­ton­ces, pa­dres y ma­dres de pe­que­ños fut­bo­lis­tas de 35 clu­bes de la Li­ga San­tan­der y de la Li­ga 1,2,3 acu­den a sus se­sio­nes. «En con­di­cio­nes nor­ma­les, to­do el mun­do es sen­sa­to –re­fle­xio­na el ex­ci­clis­ta Pi­pe Gó­mez, res­pon­sa­ble de la Li­ga4s­ports–. Los pa­dres son gen­te nor­mal, no quie­ren ser vio­len­tos, pe­ro la pa­sión des­me­su­ra­da y esas ga­nas de que tu hi­jo sea el me­jor mu­chas ve­ces se des­bor­dan y sa­can lo peor de ti. Con el ta­ller tra­ta­mos de po­ner­los an­te el es­pe­jo, pa­ra que vean có­mo se com­por­tan y per­ci­ban si es ra­zo­na­ble o no».

TE­RA­PIA DE GRU­PO La Es­cue­la de Pa­dres, que ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de ma­más y pa­pás en la for­ma­ción de­por­ti­va de sus hi­jos, tie­ne hoy se­sión con pa­dres y ma­dres de ni­ños y ni­ñas del club Atlé­ti­co de Ma­drid. David Rin­cón, psi­có­lo­go de­por­ti­vo del Va­lla­do­lid y co­fun­da­dor del pro­yec­to edu­ca­ti­vo, pro­vo­ca las ri­sas de su au­dien­cia con el si­guien­te co­men­ta­rio: «To­do lo que po­dríais ha­ber he­cho en el fút­bol ya lo hi­cis­teis. Aho­ra les to­ca a vues­tros hi­jos vi­vir sus pro­pios sue­ños, no los vues­tros». A con­ti­nua­ción, re­ba­ja las ex­pec­ta­ti­vas con un da­to: de los más de 800.000 fut­bo­lis­tas fe­de­ra­dos en Es­pa­ña, ape­nas el 0,05 por cien­to re­ci­be un sa­la­rio a fin de mes. «Es más fá­cil que os to­que la lo­te­ría que ver a vues­tro hi­jo con­ver­ti­do en pro­fe­sio­nal», sen­ten­cia. El sue­ño de tan­tos y tan­tos pa­dres es com­pren­si­ble. En un país don­de el sa­la­rio me­dio no su­pera los 25.000 eu­ros, un ju­ga­dor de Pri­me­ra Di­vi­sión ga­na, co­mo mí­ni­mo, 155.000 eu­ros anua­les. Y uno de Se­gun­da, 77.500 eu­ros. Por no ha­blar de es­tre­llas co­mo Cris­tiano Ro­nal­do o Mes­si, que in­gre­san por ho­ra lo que un mi­leu­ris­ta per­ci­be en to­do un año. Eu­ro arri­ba, eu­ro aba­jo.

La Es­cue­la pa­ra Pa­dres em­pie­za acla­ran­do: "De los más de 800.000 fut­bo­lis­tas fe­de­ra­dos en Es­pa­ña, ape­nas el 0,05 por cien­to re­ci­be un sa­la­rio a fin de mes"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.