La ca­ra ocul­ta de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Cartas -

To­dos he­mos vis­to a miem­bros de gru­pos es­pe­cia­les de las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do tras­la­dan­do a vio­len­tos de­lin­cuen­tes has­ta las puer­tas de una ins­tan­cia ju­di­cial. Son jóvenes, al­tos, van bien ar­ma­dos y me­jor equi­pa­dos, es­tán ele­gi­dos y en­tre­na­dos pa­ra ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les. A par­tir de ahí, los fo­cos se apa­gan y los de­lin­cuen­tes des­apa­re­cen de las pan­ta­llas y apa­re­cen en la pri­sión. En la ca­ra ocul­ta de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, que nadie ve y a nadie in­tere­sa. Allí per­ma­ne­cen ba­jo la cus­to­dia de unos fun­cio­na­rios de pri­sio­nes ca­da vez más en­ve­je­ci­dos por la fal­ta de ofer­ta de em­pleo pú­bli­co en el ám­bi­to pe­ni­ten­cia­rio. Sin más re­cur­sos que su pro­fe­sio­na­li­dad, uni­for­ma­dos con ro­pas que son­ro­jan a cual­quie­ra y di­ri­gi­dos por po­lí­ti­cos de más que cues­tio­na­ble com­pe­ten­cia, li­dian a dia­rio con esos mis­mos que po­co an­tes eran cus­to­dia­dos por la éli­te de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Es­tos fun­cio­na­rios re­cla­man en es­tos días una me­jo­ra glo­bal de sus con­di­cio­nes de tra­ba­jo, y ob­tie­nen por res­pues­ta la vio­len­cia de aque­llos jóvenes, al­tos, bien ar­ma­dos y me­jor equi­pa­dos, a las ór­de­nes de los mis­mos po­lí­ti­cos in­com­pe­ten­tes. Es lo ma­lo de ha­bi­tar en la ca­ra ocul­ta de se­gu­ri­dad pú­bli­ca. ÓS­CAR ROMERO CANO. PON­TE­VE­DRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.