CA­LLOS A DO­MI­CI­LIO

COR­DE­RO, CAL­DO, SUS­HI... NO TO­DO VA A SER PIZ­ZA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: BE­GO­ÑA R. SO­TE­LINO, MA­RÍA GA­RRI­DO, TA­NIA TA­BOA­DA, MA­RÍA VIDAL

Po­der pe­dir una ta­za de cal­do a do­mi­ci­lio es una idea tan re­vo­lu­cio­na­ria co­mo im­po­si­ble has­ta ha­ce bien po­co. En el país de los gre­los y las cen­to­llas es fá­cil con­se­guir que a ca­sa lle­gue una piz­za, un Ca­li­for­nia roll o un ro­lli­to de pri­ma­ve­ra. ¿Pe­ro un cal­do? ¿Un bo­ca­ta de ja­món asa­do? ¿Una ta­pa de ore­ja? Eso es un mi­la­gro. Y tie­ne nom­bre. Se lla­ma O Por­qui­ño y ha na­ci­do en Vi­go de la mano de un equi­po de em­pren­de­do­res con Mar­ta Ibáñez a la ca­be­za. La vi­gue­sa, co­ci­ne­ra con 20 años de ex­pe­rien­cia y pues­to fi­jo en un co­me­dor es­co­lar de la Xun­ta, se que­ja­ba, igual que sus ami­gos con hi­jos, co­mo ella, de la inexis­ten­cia de es­ta­ble­ci­mien­tos de re­fe­ren­cia don­de po­der dis­fru­tar de man­ja­res ga­lle­gos tan bá­si­cos co­mo di­fí­ci­les de en­con­trar de for­ma re­gu­lar en se­gún qué ciu­da­des. En Vi­go, por ejem­plo. Tras mu­chos pla­nes, es­tu­dios y prue­bas, pu­so en mar­cha un pro­yec­to con un fu­tu­ro pro­me­te­dor en el que to­do es­tá ba­jo con­trol en un obrador de A Ca­ñi­za don­de co­ci­nan, ul­tra­con­ge­lan, en­va­san y re­par­ten a sus lo­ca­les. El ur­ban mar­ket en el que arran­ca­ron en­se­gui­da se que­dó pe­que­ño pa­ra la de­man­da. Se mu­da­ron a un lo­cal más am­plio en el co­ra­zón del Cas­co Ve­llo (pla­za de la Cons­ti­tu­ción, 12) y se co­dea­ron con las mul­ti­na­cio­na­les de la co­mi­da rá­pi­da mon­tan­do un food­truck en la ga­so­li­ne­ra de la pla­za de Es­pa­ña, en el que se pue­de pe­dir el me­nú sin ba­jar­se del co­che. Pe­ro to­do lo que tie­nen en el me­nú se pue­de to­mar allí o en la puer­ta de ca­sa con la pla­ta­for­ma Just Eat. El bo­ca­ta de ja­món asa­do co­ci­na­do a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra va con una sal­sa es­pe­cial, se sir­ve en pan ar­te­sano, y a la plancha, ca­len­ti­to. Pe­ro hay otras co­sas ri­cas. Y ha­brá más O Por­qui­ño, por­que la fa­mi­lia del cer­di­to quie­re cre­cer.

Javier Cal­vo y Je­sús Díez mon­ta­ron su tien­da-bar de San­tia­go con una idea muy pre­sen­te: el ja­món y el acei­te son los pro­duc­tos es­pa­ño­les más re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, y gus­tan por igual a pro­pios y a ex­tra­ños.

CON EL JA­MÓN A CUES­TAS

La pre­mi­sa era abrir un ne­go­cio «muy cer­cano al clien­te», y por eso es­co­gie­ron la rúa Cal­dei­re­ría, que es una de las más tran­si­ta­das del cas­co his­tó­ri­co. Des­de allí, pron­to per­ci­bie­ron la ne­ce­si­dad de ofre­cer tam­bién el ser­vi­cio a do­mi­ci­lio, «por­que la ven­ta­ja de es­tar en el cen­tro tu­rís­ti­co tam­bién te res­ta po­si­bi­li­da­des de acer­car­te con el co­che, y a ve­ces nos pi­den un ja­món en­te­ro o una la­ta de acei­te de cin­co ki­los, y por eso nos plan­tea­mos el lle­var­los a ca­sa», ex­pli­ca Javier. Son dos de los pro­duc­tos que se pres­tan al re­ga­lo, así que ya pues­tos, a me­di­da que fue­ron ga­nan­do con­fian­za con los clien­tes, tam­bién se pro­pu­sie­ron lle­var ban­de­jas de ja­món bien pre­sen­ta­das pa­ra ce­le­bra­cio­nes. So­lo hay que avi­sar­los con un po­co de an­te­la­ción y an­tes de la ho­ra pre­vis­ta se pre­sen­tan con el ja­món re­cién cor­ta­do, «que es muy im­por­tan­te pa­ra que pre­ser­ve el me­jor sa­bor». Pa­sar­se un ra­to por Buen­ja­món su­po­ne apren­der siem­pre al­go nue­vo sobre dos de­li­cias de las que los es­pa­ño­les cree­mos sa­ber­lo to­do. De ahí que la la­bor «di­dác­ti­ca» se in­ten­si­fi­que con los ex­tran­je­ros, que ca­da vez es­tán más pues­tos y ya sa­ben di­fe­ren­ciar ca­li­da­des. Chi­nos, ja­po­ne­ses y ru­sos son de los po­cos que pa­gan «con bi­lle­tes de 500 eu­ros» y que les so­li­ci­tan en­víos in­ter­na­cio­na­les, pe­ro no es lo más ha­bi­tual. El pro­duc­to es­tre­lla, que ven­den por mi­les ca­da año, es el bo­ca­di­llo de ja­món de to­da la vi­da, que tie­ne un pre­cio en tien­da de 3,90 eu­ros y unas ex­tra­or­di­na­rias crí­ti­cas en las pá­gi­nas de repu­tación so­cial. De ahí que Just Eat les ha­ya ten­ta­do pa­ra in­cluir­lo en su ofer­ta a do­mi­ci­lio, que po­dría co­men­zar de for­ma in­mi­nen­te.

CA­LLOS Y COR­DE­RO ASA­DO

Ha­ce más de una dé­ca­da que Pa­blo Fer­nán­dez mon­tó La Ro­ton­da, su res­tau­ran­te en la ave­ni­da de A Co­ru­ña, en Lu­go. Además de abrir­lo al pú­bli­co pa­ra que dis­fru­ta­ra en un en­torno agra­da­ble de sus va­ria­dos me­nús, tam­bién op­tó por un plan b pa­ra los rea­cios a sa­lir de ca­sa. Pu­so en mar­cha el ser­vi­cio a do­mi­ci­lio, y la ini­cia­ti­va fue un au­tén­ti­co éxi­to.

En­tre los me­nús que en­vía a ca­sa, se en­cuen­tran los ca­llos a la ga­lle­ga o el cor­de­ro al horno. ¿Y cuál es la ven­ta­ja a ma­yo­res? Pues que no se in­cre­men­ta el pre­cio por el he­cho de trans­por­tar­los al do­mi­ci­lio del clien­te. La ra­ción de ca­llos se man­tie­ne en seis eu­ros, y la del cor­de­ro, en do­ce.

«Ca­da vez fun­cio­na máis o ser­vi­zo. Os días que máis pe­di­dos re­ci­bi­mos son as fins de se­ma­na. Hai fa­mi­lias que pre­fi­ren co­mer na ca­sa e en­cár­gan­nos a co­mi­da; ou­tros te­ñen con­vi­da­dos e, pa­ra non po­ñer­se a co­ci­ñar, cha­man uns días an­tes e pí­den­nos que lles fa­ga­mos un

cor­dei­ro ao forno», ex­pli­ca Pa­blo Fer­nán­dez. David Cou­ña­go es el en­car­ga­do de co­ci­nar es­tos me­nús ca­da vez más de­man­da­dos con los que uno tie­ne ya una au­tén­ti­ca op­ción de po­ner­se las bo­tas sin te­ner que en­cen­der los fo­go­nes ni sa­lir de ca­sa.

SUS­HI LIS­TO EN UNA HO­RA

Ha­ce tiem­po que el sus­hi via­ja ca­si tan­to co­mo las piz­zas por el cen­tro de las ciu­da­des. No com­pen­sa que te me­tas cin­co ho­ras en la co­ci­na a pre­pa­rar ro­lli­tos pa­ra una o dos per­so­nas, por­que los me­nús de­gus­ta­ción ya se pue­den sa­bo­rear en el so­fá. Es más fá­cil co­ger el te­lé­fono. Una vez que re­ci­ben tu lla­ma­da, —se­ña­la Ma­ría Flo­riano, del Tem­pu­ra, en A Co­ru­ña—, lo pre­pa­ran al mo­men­to y en una ho­ra más o me­nos lo re­ci­bes en una cá­ma­ra tér­mi­ca. Sus­hi, en­sa­la­da de al­gas, ya­ki­so­ba, tem­pu­ra de lan­gos­ti­nos o gyo­zas son los pla­tos más so­li­ci­ta­dos pa­ra ca­sa. Cla­ro que, si que­réis co­mer dos por el pre­cio de uno, va a ser me­jor que os acer­quéis un mar­tes o miér­co­les a ce­nar pre­via re­ser­va, por­que si no, va a ser di­fí­cil que pi­lles me­sa. Los sá­ba­dos el re­par­to es fifty-fifty (el fút­bol jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te), y los do­min­gos, cla­ra­men­te, son no­ches de pe­di­do. Has­ta cua­tro mo­to­ris­tas pue­den es­tar cir­cu­lan­do a la vez. «No­so­tros te­ne­mos unos pro­pios, pe­ro si ne­ce­si­ta­mos más nos los man­dan de una em­pre­sa ex­ter­na», acla­ra Ma­ría. Cuan­do ha­bla de pe­di­dos no so­lo se re­fie­re a los te­le­fó­ni­cos. En los tiem­pos que co­rren, mu­chos lle­gan a tra­vés de la web.

Aun­que es­ta es la tó­ni­ca ge­ne­ral, no to­das las no­ches fun­cio­nan igual. Tan ca­pri­cho­sa es la co­mi­da a do­mi­ci­lio, que hay días, ex­pli­ca Ma­ría, que «los chi­cos de la co­ci­na no dan abas­to y yo es­toy en la sa­la de bra­zos cru­za­dos». Pa­ra en­con­trar una ex­pli­ca­ción hay que mi­rar ha­cia el cie­lo. «Si ha­ce buen tiem­po, no tie­ne na­da que ver, la gen­te se ani­ma en­se­gui­da», ex­pli­ca Ma­ría.

Pe­ro los pe­di­dos no so­lo lle­gan de no­che y en fin de se­ma­na. Son mu­chos los clien­tes que re­cu­rren a es­te ser­vi­cio pa­ra so­lu­cio­nar un me­dio­día a dia­rio. «Per­so­nas que des­de el tra­ba­jo nos lla­man pa­ra que a las tres, cuan­do lle­guen, lo ten­gan en ca­sa», co­men­ta Ma­ría. La úni­ca con­di­ción pa­ra que el en­vío sea gra­tui­to es que su­pere los 20 eu­ros, de lo con­tra­rio te co­bran un plus, pe­ro con dos pla­tos es­tá he­cho. Y si no, siem­pre pue­des aña­dir pos­tre pa­ra que el me­nú no ten­ga na­da que en­vi­diar al de un res­tau­ran­te.

FO­TO: AL­BER­TO LÓ­PEZ

LA RO­TON­DA LU­GO A la iz­quier­da, David Cou­ña­go, co­ci­ne­ro, y a la de­re­cha, Pa­blo Fer­nán­dez, pro­pie­ta­rio, en la co­ci­na del res­tau­ran­te La Ro­ton­da, que sir­ve a do­mi­ci­lio ca­llos a la ga­lle­ga o cor­de­ro al horno sin in­cre­men­tar el pre­cio por el he­cho de...

FO­TO: PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

BUEN JA­MÓN SAN­TIA­GO Javier Cal­vo (iz­quier­da) y Je­sús Díez es­tán al fren­te de un ne­go­cio que abrió en el co­ra­zón del cas­co his­tó­ri­co com­pos­te­lano con el ob­je­ti­vo de po­ner en va­lor un pro­duc­to de ca­li­dad co­mo el ja­món, que tam­bién lle­van a ca­sa pa­ra que...

FO­TO: XOÁN CAR­LOS GIL

FO­TO: ÁNGEL MAN­SO

TEM­PU­RA A CO­RU­ÑA El sus­hi es un gran re­cla­mo a do­mi­ci­lio. No com­pen­sa me­ter­se en la co­ci­na ho­ras y ho­ras pa­ra pre­pa­rar ro­lli­tos pa­ra dos per­so­nas. Mu­cho más có­mo­do es ha­cer una lla­ma­da y sa­bo­rear­lo bien a gus­to en el so­fá de ca­sa. Los do­min­gos por la...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.