Un lu­jo de no­che

YES IN­VI­TA A LA PRI­ME­RA... así que nos to­ca ele­gir lo­cal. Nos va­mos de ru­ta por los si­tios más ex­clu­si­vos de Ga­li­cia a ver qué nos po­nen. Les ade­lan­to que son co­pas muy es­pe­cia­les

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL, MA­RÍA GA­RRI­DO, BE­GO­ÑA R. SO­TE­LINO, NOELIA SILVOSA, TA­NIA TA­BOA­DA Y XO­SÉ MANOEL RO­DRÍ­GUEZ

Échen­se

co­lo­nia por­que la no­che pro­me­te. Por lo me­nos el co­mien­zo (co­mo aca­ben ya es co­sa su­ya). En YES les in­vi­ta­mos a una co­pa. Pe­ro no a cual­quier co­sa. A al­go bien he­cho, pre­pa­ra­do con mi­mo, con in­gre­dien­tes de pri­me­ra, ser­vi­do en un se­ñor va­so y so­bre to­do en un am­bien­te ex­clu­si­vo. Si les ape­te­ce otra, ade­lan­te. No se cor­ten. Es sá­ba­do. (Eso sí ya co­rre de su cuen­ta). Mi­ren la car­ta por­que hay bas­tan­te don­de ele­gir. Y en­tre tra­go y tra­go in­clu­so pue­den echar unos bai­lon­gos. Si ven que se con­fun­den de pa­so, échen­le la cul­pa a la no­che. Es 21 de abril, día de ir­se de co­pas por las prin­ci­pa­les ciu­da­des ga­lle­gas. Pi­dan, pi­dan, que in­vi­ta YES.

«Un Long Tan­ge­ri­ne pa­ra mí», le di­go a Da­vid Or­tiz, propietario del Bao­bab, un lo­cal que lle­va ca­si 15 años de­di­ca­do a la coc­te­le­ría. Se tra­ta de una be­bi­da cí­tri­ca, (fal­ta ha­ce que pa­re­ce que ya vie­ne el ca­lor­ci­to), de ron añe­jo in­fu­sio­na­do en man­da­ri­na, con si­ro­pe ca­se­ro li­ge­ro de jen­gi­bre, zu­mo de li­món y re­duc­ción de gin­ger beer. Es una de las trein­ta pro­pues­tas que se in­clu­yen en la car­ta, «aun­que se­gui­mos ha­cien­do los clá­si­cos, que ya son par­te del pú­bli­co, pe­ro no pue­den es­tar to­dos por­que se­ría muy ex­ten­sa», co­men­ta Da­vid.

Des­de que ellos abrie­ron su pri­mer lo­cal en Mon­te Al­to ha­ce aho­ra 13 años, con­fie­sa que el mun­do de la coc­te­le­ría ha cam­bia­do mu­cho, pa­ra me­jor. «La coc­te­le­ría vi­vía otro mo­men­to, más ba­jo, pe­ro po­co a po­co el pú­bli­co fue res­pon­dien­do. No­so­tros man­tu­vi­mos nues­tra fi­lo­so­fía y lo que an­tes ha­cía­mos a pe­que­ña es­ca­la, aho­ra es el 100 % de nues­tro tra­ba­jo». En es­te tran­qui­lo lo­cal, que ha­ce unos me­ses se tras­la­dó des­de la pla­za de Jo­sé Se­llier has­ta la ca­lle del Or­zán, los cóc­te­les se im­po­nen a cual­quier otro com­bi­na­do. Por no ha­blar de que aquí el pú­bli­co de cer­ve­zas o vino es re­si­dual. Tam­bién los pa­la­da­res han sa­bi­do adap­tar­se a las ten­den-

cias. «Si an­tes pe­día­mos en fun­ción del al­cohol ba­se, aho­ra ele­gi­mos por el sa­bor. Ha­bía gen­te que si lle­va­ba whisky lo re­cha­za­ba de pleno, y aho­ra no, por­que aun­que el des­ti­la­do es im­por­tan­te, hay otros sa­bo­res, no hay que des­pre­ciar un tra­go por eso», co­men­ta Da­vid. Es­te cambio de tendencia tam­bién se re­fle­ja en la car­ta. An­tes los cóc­te­les se agru­pa­ban en fun­ción de si lle­va­ban ron, whisky, vod­ka... y aho­ra hay que pen­sar pri­me­ro qué desea­mos sa­bo­rear: al­go pi­can­te, ahu­ma­do, dul­ce, amar­go, cí­tri­co... pa­ra des­pués con­cre­tar. Ha­gan un re­pa­so men­tal rá­pi­do de cual­quier car­ta de coc­te­le­ría. Si hay un in­gre­dien­te que no pue­de fal­tar es el zu­mo de li­ma, raro el que no lo lle­ve. «Se apre­cia un cambio, si ha­ce años ti­rá­ba­mos más a lo dul­ce, aho­ra gus­tan más los tra­gos amar­gos y pi­can­tes», ma­ti­za.

Se em­pa­pan de las ten­den­cias a ba­se de via­jar y pro­bar. ¿Adón­de hay que ir? (Que allí nos plan­ta­mos). «A Londres», res­pon­de Da­vid sin ti­tu­bear. «Es la re­fe­ren­cia a ni­vel mun­dial. En Ga­li­cia te­ne­mos buen ni­vel, pe­ro te­ne­mos po­ca vi­si­bi­li­dad». Tam­po­co hay que ob­viar la in­fluen­cia de las re­des so­cia­les o los con­tac­tos que ha­cen gra­cias a las mar­cas con las que tra­ba­jan.

Te lo pon­go fá­cil. Si quieres ha­cer­te pa­sar por un drin­king in­fluen­cer tie­nes dos op­cio­nes: o pe­dir un gin to­nic (sí, si­gue en lo más top) o ha­cer­te el si­ba­ri­ta y pe­dir una co­pa de un whisky ja­po­nés que sa­le a 75 eu­ros la co­pa. Tran­qui­los, el 95 % de la car­ta no pa­sa de los nueeee­beee eu­ros. (No es una erra­ta, pa­re­ce que a es­tas al­tu­ras de la no­che me bai­lan las le­tras, que es­tán muy jun­tas).

En San­tia­go ya se echa­ba de me­nos una pro­pues­ta que se di­fe­ren­cia­se de la ofer­ta del cas­co his­tó­ri­co. Ese lo­cal se lla­ma De­lusx y la no­ve­dad es re­la­ti­va, por­que sus cua­tro pro­mo­to­res tie­nen una lar­ga y se­ria ex­pe­rien­cia en la hos­te­le­ría que ha ge­ne­ra­do ex­pec­ta­ción so­bre el pro­yec­to, que es­te fin de se­ma­na cum­ple su pri­mer mes. Gon­za­lo Mar­tí­nez, Luis Aso­rey, Jo­sé Ma­nuel Fer­nán­dez Lo­zano y Jo­sé An­to­nio Fuen­tes le die­ron una vuel­ta y me­dia a la de­co­ra­ción de un lo­cal de co­pas de to­da la vi­da pa­ra con­ver­tir­lo en un «es­pa­cio so­cial» muy cá­li­do, con mu­cha ma­de­ra, una de­co­ra­ción agra­da­ble y una ilu­mi­na­ción que se va adap­tan­do a las exi­gen­cias ho­ra­rias.

Al De­lusx hay que ir, no es­tá en la ru­ta ha­bi­tual, así que los pro­mo­to­res se han com­pro­me­ti­do con un ho­ra­rio muy am­plio que va des­de las cin­co de la tar­de has­ta bien en­tra­da la ma­dru­ga­da, de mar­tes a sá­ba­do. De al­gu­na ma­ne­ra, quie­ren con­ver­tir­se en la re­fe­ren­cia pa­ra aque­llos que es­co­gen pa­ra ce­nar el En­san­che com­pos­te­lano, en el que han abier­to de for­ma sal­pi­ca­da va­rios res­tau­ran­tes y vi­no­te­cas que mue­ven a bas­tan­te gen­te jo­ven.

Y si al­go han he­cho an­tes de abrir las puer­tas es dar­le vuel­tas y vuel­tas a lo que bus­ca­ban des­de que en una ce­na de ami­gos los cua­tro vis­lum­bra­ron las po­si­bi­li­da­des de ha­cer al­go dis­tin­to en la hos­te­le­ría com­pos­te­la­na. Son cons­cien­tes de que aque­llos tiem­pos de San­tia­go en los que abrías un lo­cal y tra­ba­ja­bas de una a cua­tro de la ma­ña­na ape­nas sin es­fuer­zo se aca­ba­ron, así que hi­cie­ron una re­no­va­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca pa­ra agra­dar a to­das ho­ras. «Bus­ca­mos una ex­pe­rien­cia com­ple­ta y abar­car des­de el ca­fé mo­derno y la li­co­re­ría de tar­de has­ta la co­pa de ca­li­dad, pa­san­do por la cer­ve­ce­ría —es un Es­pa­cio 1906 y pron­to or­ga­ni­za­rán ac­tua­cio­nes— y el am­bien­te de club a par­tir de la me­dia­no­che», ex­pli­ca Jo­sé Ma­nuel.

UN GUI­ÑO AL PA­SA­DO

Las co­pas ela­bo­ra­das son la apuesta es­tre­lla, y a las pro­pues­tas más clá­si­cas su­ma­rán la coc­te­le­ría ti­ki, ins­pi­ra­da en los es­pec­ta­cu­la­res com­bi­na­dos de la Po­li­ne­sia, que vuel­ven a ser tendencia y que, por cier­to, ya es­tu­vie­ron de mo­da en ese mis­mo lo­cal en los años 80, cuan­do se lla­ma­ba Tai Tai y la os­cu­ri­dad co­ti­za­ba al al­za. La de­co­ra­ción era en­ton­ces a ba­se de si­llo­nes de pa­ja y ob­je­tos exó­ti­cos, na­da que ver con la ele­mar gan­te sen­ci­llez por la que han op­ta­do en es­ta eta­pa, «sin re­car­gar los am­bien­tes». Pa­ra ter­mi­nar de com­ple­tar la ofer­ta se han me­ti­do tam­bién en el mun­do de las ta­pas «ori­gi­na­les» pa­ra acom­pa­ñar con bue­nos vi­nos o con ocho re­fe­ren­cias de cham­pán fran­cés, al­go que ofre­cían muy po­cos lo­ca­les en la ca­pi­tal ga­lle­ga. «No que­re­mos dar de ce­nar. Se tra­ta de que la gen­te pue­da to­to­do al­go an­tes de ir a un res­tau­ran­te o acom­pa­ñar una con­su­mi­ción con al­go de pi­co­teo, que siem­pre ten­drá un to­que al­go lo­co y di­ver­ti­do».

ART DE­CÓ EN VI­GO

Gatsby no ha cum­pli­do ni seis me­ses des­de su aper­tu­ra pe­ro es­tá em­pe­zan­do a fas­ci­nar al pú­bli­co vi­gués, so­bre al que bus­ca al­go más y me­jor en una fran­ja noc­tur­na que a me­nu­do se des­pa­cha con so­ta, ca­ba­llo y rey, es de­cir, co­pas re­gu­le­ras, mú­si­ca mains­tream y de­co­ra­ción ca­si inexis­ten­te. To­do lo con­tra­rio a Gatsby, un lo­cal que ha­cien­do ho­nor al ele­va­do es­pí­ri­tu del es­ti­lo de una épo­ca ofre­ce, pa­ra em­pe­zar, lo que en­tra por los ojos: una de­co­ra­ción ins­pi­ra­da en los años 20. Y se

ex­tien­de al per­so­nal, que tam­bién lle­va in­du­men­ta­ria acor­de con la épo­ca en un es­ce­na­rio de do­ra­dos, art de­có y so­fás chés­ter. El es­pa­cio es­tá pen­sa­do pa­ra pú­bli­co adul­to. De 25 años pa­ra arri­ba. Y ya se sa­be que a ma­yor edad, ma­yor exi­gen­cia. Eso se no­ta tam­bién en las be­bi­das. Na­da de com­bi­na­dos fa­ci­lo­nes. Lo su­yo es la coc­te­le­ría ser­vi­da con fi­ne­za. Luis Asen­jo se ocu­pa con sus dos hi­jos de es­te ne­go­cio que pre­ten­de, in­clu­so, re­vo­lu­cio­nar el mer­ca­do del ocio noc­turno. La gen­te es­tá har­ta de te­ner que es­pe­rar a las 2 de la ma­dru­ga­da pa­ra sa­lir de co­pas y que ha­ya am­bien­te. No­so­tros, por aho­ra, so­mos un bar pa­ra to­mar la pri­me­ra. Es­ta­mos abrien­do aho­ra los vier­nes y sá­ba­dos a las 11 de la no­che, pe­ro pre­ten­de­mos abrir más días y ade­lan­tar ese ho­ra­rio pa­ra lle­var­lo ha­cia la tar­de, co­mo en Eu­ro­pa. Es una ba­ta­lla di­fí­cil por­que en el con­ti­nen­te to­do su­ce­de an­tes, pe­ro lo va­mos a in­ten­tar por­que sa­be­mos que hay de­man­da», ase­gu­ra En cuan­to a la ban­da so­no­ra, su pre­fe­ren­cia va por la mú­si­ca ne­gra, funky y soul, pe­ro re­co­no­ce que tie­nen que ce­der «un po­co» an­te la pre­sión de lo que la gen­te pi­de, es de­cir, el re­gue­tón. Ade­más or­ga­ni­zan con­cier­tos los vier­nes y el pró­xi­mo, el 4 de ma­yo, lo pro­ta­go­ni­za­rá el gui­ta­rris­ta Die­go Pacheco con su pro­yec­to Mes­te­ño. Gatsby es­tá en Inés Pé­rez de Ceta, pe­ga­da a Areal. En una zo­na sa­tu­ra­da de rui­do y mo­les­tias de clien­tes que si­guen en la ca­lle la fies­ta, has­ta los ve­ci­nos es­tán en­can­ta­dos. Su pú­bli­co no es del que vo­mi­ta en los por­ta­les. Ale­lu­ya.

De las lu­ces del Gatsby nos va­mos a la te­rra­za de La No­ve­na, una jo­ya es­con­di­da en un lu­gar ines­pe­ra­do.

SOR­PRE­SA EN ICA­RIA

Na­da le ha­ce a uno pre­sa­giar que en Ica­ria (Olei­ros, A Co­ru­ña), se po­dría to­par con es­te pe­da­zo de lo­cal. Tie­ne es­pa­cios pa­ra cual­quier plan y a cual­quier ho­ra. Aba­jo, una te­rra­za cu­bier­ta pa­ra dis­fru­tar to­do el año; den­tro, un es­pa­cio diá­fano lleno de bu­ta­cas en las que uno se de­ja caer co­mo en ca­sa. Y arri­ba, la jo­ya de la co­ro­na: otra te­rra­za al más pu­ro es­ti­lo ibi­cen­co que es­tá abier­ta siem­pre y cuan­do el tiem­po acom­pa­ña. «Aun­que es­tá par­cial­men­te cu­bier­ta, es­tá pen­sa­da pa­ra abrir­se y si llue­ve en­tra agua, así que hay que es­pe­rar al buen tiem­po pa­ra ha­cer­lo», ase­gu­ra Chus Mou­ri­ño, la en­car­ga­da de es­te lo­cal que se ha re­con­ver­ti­do en gastropub des­de enero y que ofre­ce desa­yu­nos y me­nú del día pa­ra co­mer an­tes de llegar al co­pe­teo noc­turno. Aquí pri­man la co­pa clá­si­ca y la coc­te­le­ría. «Te­ne­mos dai­ki­ri, mo­ji­to, cai­pi­rin­ha, San Fran­cis­co... Optamos por los cóc­te­les que más se piden», apun­ta Chus, que aña­de que en el te­rreno de la co­pa tam­bién nos po­de­mos en­con­trar con whiskys más es­pe­cia­les co­mo el Ma­ca­llan Amber y al­gu­nas gi­ne­bras pre­mium.

La en­car­ga­da tie­ne muy cla­ro lo que triun­fa en la no­che: «El gin to­nic y, en ve­rano, le si­guen el dai­ki­ri y el mo­ji­to». En­tre las gi­ne­bras que más sa­len, es­tán las ro­sas. «No­ta­mos mu­chí­si­mo el au­ge del gin ro­se», afir­ma. El per­fil de su clien­te­la sue­le ir de la trein­te­na en ade­lan­te, aun­que mu­chos gru­pos de jó­ve­nes le es­tán co­gien­do el gus­ti­llo a es­te lo­cal al que la ma­yo­ría se des­pla­za ex­pre­sa­men­te. Nos lo cuen­tan Mar­ta y Lau­ra, que po­san en la fo­to jun­to a sus ami­gos Ar­tu­ro e Ire­ne (to­dos tie­nen en­tre 23 y 24 años): «Nos gus­ta por­que tie­ne un ro­llo aco­ge­dor con los so­fás, y co­mo no es­tá en Co­ru­ña es­ta­mos más a nues­tra bo­la, más tran­qui­los. So­le­mos es­tar en la te­rra­za in­fe­rior por­que hay es­tu­fas, pe­ro en cuan­to abre es­ta con el buen tiem­po, nos subimos. El que ha­ya cóc­te­les tam­bién nos ti­ra», re­la­tan.

AM­BI­GÚ, EN LU­GO

Uno de los lo­ca­les «jo­ya» en pleno cas­co his­tó­ri­co de Lu­go es el Am­bi­gú Loun­ge Bar. Abrió sus puer­tas en sep­tiem­bre del 2012 y se en­cuen­tra en la ca­lle Mi­ño, en A Ti­ne­ría, en uno de los ba­rrios más di­ná­mi­cos aho­ra mis­mo en la ca­pi­tal lu­cen­se. Es el es­ta­ble­ci­mien­to ideal pa­ra to­mar la pri­me­ra co­pa da­da su de­co­ra­ción cui­da­da, aten­ción idó­nea, mú­si­ca per­fec­ta y agra­da­ble am­bien­te. Ade­más, dis­po­ne de una am­plia te­rra­za pa­ra fu­ma­do­res o pa­ra los que deseen de­gus­tar un buen cóc­tel al ai­re li­bre. «Es el pri­mer lo­cal que vi­si­ta­mos en nues­tros sá­ba­dos de fies­ta. Nos en­can­ta to­mar la pri­me­ra co­pa en plan tran­qui da­do su am­bien­te y de­co­ra­ción», in­di­ca Va­ne­sa, una asi­dua a es­te lo­cal.

Pe­ro el es­ta­ble­ci­mien­to no so­lo li­mi­ta los horarios a los fi­nes de se­ma­na y a las no­ches. Per­ma­ne­ce abier­to de jue­ves a sá­ba­do, de 17.00 a 3.00 ho­ras y se ha ga­na­do su hue­co en la mo­vi­da lu­cen­se ofre­cien­do in­clu­so la po­si­bi­li­dad de ha­cer fiestas de em­pre­sa y pre-bo­das con cá­te­ri­ng.

En cuan­to a cóc­te­les es­pe­cia­les, su es­pe­cia­li­dad son las cai­pi­ri­ñas y mo­ji­tos, aun­que tam­bién dis­po­ne de una am­plia ga­ma de mo­der­nas gi­ne­bras y de­más be­bi­das al­cohó­li­cas o re­fres­cos.

«Es el lo­cal idó­neo pa­ra em­pe­zar la no­che en Lu­go. Sa­les de ce­nar y no te ape­te­ce ir di­rec­ta­men­te a un lo­cal de bai­lo­teo pu­ro y du­ro. So­mos par­ti­da­rias de to­mar una co­pa en plan tran­qui y ya lue­go sa­lir a bai­lar. El am­bi­gú es per­fec­to pa­ra es­to pues­to que, ade­más de po­ner muy bue­na mú­si­ca, es ge­nial pa­ra sen­tar­te en una de sus có­mo­das bu­ta­cas, char­lar con tu gru­po y ya des­pués con­ti­nuar la no­che», opina Est­her, otra clien­ta ha­bi­tual a es­te es­ta­ble­ci­mien­to que lo de­fi­ne su bue­na de­co­ra­ción y gran am­bien­te.

NO­CHE A RIT­MO DE JAZZ

A un ti­ro de pie­dra de la ca­te­dral de Ourense se po­nía en mar­cha en 1986 un pro­yec­to que se ha con­ver­ti­do, con el pa­so de los años y la apuesta mu­si­cal, en uno de los re­fe­ren­tes inex­cu­sa­bles de la ciu­dad. Jun­to a la ri­que­za pa­tri­mo­nial o las ter­mas, el Ca­fé La­tino es un va­lor aña­di­do de la vie­ja Au­ria por su com­pro­mi­so con el jazz. La vie­ja tien­da de juguetes trans­for­ma­da en ca­fé sin per­der la esen­cia de los an­ti­guos co­mer­cios —el lo­cal man­tie­ne la es­truc­tu­ra ori­gi­nal y su dis­tin­ti­va escalera de ma­de­ra— se con­vir­tió po­co a po­co, gra­cias al es­fuer­zo y el ries­go asu­mi­do por su al­ma ma­ter, Eduar­do Ro­drí­guez, en una de las pa­ra­das del cir­cui­to in­ter­na­cio­nal. Por el es­ce­na­rio del lo­cal de la Pra­za de San­ta Eu­fe­mia han pa­sa­do en es­tos años fi­gu­ras de la ta­lla de Ron Car­ter, Te­te Mon­to­liu, Al­di Meo­la, Mi­chel Ca­mi­lo o Chano Do­mín­guez, en­tre mu­chas otras. Una fa­ce­ta que en el ca­fé ou­ren­sano com­ple­men­tan con la pro­mo­ción de los ar­tis­tas ga­lle­gos: en­tre el oto­ño y la pri­ma­ve­ra el pia­nis­ta Al­fon­so Me­de­la ac­túa to­dos los jue­ves, con­tan­do ca­da se­ma­na con ar­tis­tas in­vi­ta­dos.

En el Ca­fé La­tino es­tán en es­tas se­ma­nas en pleno aje­treo con uno de sus

pro­yec­tos más sin­gu­la­res: el vi­gé­si­mo se­gun­do Fes­ti­val de Jazz de Pri­ma­ve­ra. Co­men­zó el pa­sa­do día 8 con la ac­tua­ción del cuar­te­to li­de­ra­do por Joe San­ders y ba­ja­rá el te­lón el 14 de ju­nio con el con­cier­to de la for­ma­ción Ma­ría To­ro Quar­tet. En to­tal son on­ce ac­tua­cio­nes, en­tre las que se in­clu­yen la presencia de Gi­lad Hek­sel­man Trío (es­te do­min­go), Bill Evans (11 de ma­yo, en pla­za de­lan­te del lo­cal) o Kenny Ga­rrett Quin­tet (23 de ma­yo), en­tre otros.

Aun­que el Ca­fé La­tino es­tá aso­cia­do in­dis­cu­ti­ble­men­te a su com­pro­mi­so jaz­zís­ti­co, el lo­cal de la zo­na monumental es mu­cho más que eso. Pun­to de en­cuen­tro pa­ra el ca­fé de la ma­ña­na —ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Con­ce­llo de Ourense o la Dipu­tación es­tán cer­ca— o las ter­tu­lias, el La­tino tam­bién for­ma par­te del cir­cui­to de co­pas de la ciu­dad. En el co­ra­zón de Ourense, el lo­cal es uno de los es­pa­cios ha­bi­tua­les pa­ra el ca­fé de la no­che o las pri­me­ras co­pas.

FO­TO: MI­GUEL VI­LLAR

FO­TO: ÓS­CAR VÁZ­QUEZ

DE­LUSX SAN­TIA­GO El lo­cal ubi­ca­do en el En­san­che com­pos­te­lano (San­tia­go de Chi­le, 31) es el úl­ti­mo que se ha in­cor­po­ra­do a la ru­ta de co­pas, pe­ro la ex­pe­rien­cia en el sec­tor de sus cua­tro so­cios ha dis­pa­ra­do la ex­pec­ta­ción por un es­pa­cio que ha cui­da­do...

FO­TO: ÁN­GEL MAN­SO

FO­TO: ÁN­GEL MAN­SO

CA­FÉ LA­TINO CO­PAS Y JAZZ El lo­cal de la Pra­za de San­ta Eu­fe­mia de Ourense man­tie­ne las re­mi­nis­cen­cias del an­ti­guo ba­zar de juguetes que fue, jun­to con una de­co­ra­ción que mues­tra las fo­to­gra­fías de los ar­tis­tas que han pa­sa­do por el lo­cal y su...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.