Abue­la con 46, bi­sa­bue­la con 64, ta­ta­ra­bue­la con 85

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - SIN PARAR - PA­BLO PORTABALES PE­RIO­DIS­TA

El día de San Va­len­tín vino al mun­do Mar­ti­na Sán­chez Ló­pez. Una ni­ña que re­pre­sen­ta la quin­ta ge­ne­ra­ción de mu­je­res de la fa­mi­lia. La ma­yor, Her­mi­nia La­mas, tie­ne 85. La ma­dre de la pe­que­ña se lla­ma Jes­si­ca Ló­pez y de­ci­dió es­pe­rar a te­ner des­cen­den­cia y no se­guir la tra­di­ción fa­mi­liar de ser ma­más muy jó­ve­nes. «Yo fui la que más tar­dé en dar a luz. Si lle­go a ha­ber­la te­ni­do an­tes quién sa­be si po­dría­mos llegar a coin­ci­dir seis ge­ne­ra­cio­nes», co­men­ta es­ta mu­jer de 28 años. Su ma­dre, Pau­la Fer­nán­dez, es abue­la con 46 y la bi­sa­bue­la, Ma­ría del Car­men Co­te­lo, tie­ne 64. Jes­si­ca me cuen­ta una anéc­do­ta pre­cio­sa. «Cuan­do fui a pro­bar­me el ves­ti­do de no­via fui­mos las cua­tro». No creo que exis­tan mu­chas per­so­nas que ha­yan te­ni­do la opor­tu­ni­dad de acu­dir a esa ci­ta tan im­por­tan­te con su ma­dre, su abue­la y su bi­sa­bue­la. La aho­ra ta­ta­ra­bue­la vi­ve sola. Se las apa­ña bien, pe­ro ca­da vez le da más pe­re­za ba­jar a la ca­lle. «No con­ta­ba con llegar a ver a una ta­ta­ra­nie­ta», con­fie­sa es­ta ve­te­ra­na de la vi­da que rom­pe a llo­rar ca­da vez que ve a la pe­que­ña de la fa­mi­lia. Y co­mo Jes­si­ca vi­ve en un cuar­to pi­so sin as­cen­sor de la ave­ni­da del Ejér­ci­to de A Co­ru­ña, la ta­ta­ra­bue­la se ve obli­ga­da a un so­bre­es­fuer­zo tre­men­do ca­da vez que la vi­si­ta. Es­ta Her­mi­nia no es la de la fic­ción de la se­rie Cuéntame. Es real, y tie­ne que su­bir los cua­tro pi­sos. Arri­ba le es­pe­ra Mar­ti­na.

CO­CI­NA DE RÍO ¿Cuán­tos pro­duc­tos de río co­me­mos? Lam­prea en es­ta épo­ca, tru­chas, y al­gún afor­tu­na­do, sal­món. No mu­chos más. In­vi­ta­do por Pa­blo Pi­za­rro, del res­tau­ran­te Bo­ca­ne­gra de A Co­ru­ña, acu­dí a una di­ver­ti­da ce­na pre­pa­ra­da a cua­tro ma­nos. El ar­gen­ti­no­ga­lle­go Pi­za­rro con­tó con la co­la­bo­ra­ción del de­no­mi­na­do Chef del Ca­viar, Die­go Ga­lle­gos, bra­si­le­ño de na­ci­mien­to y ma­la­gue­ño de adop­ción que es­tá el fren­te del res­tau­ran­te So­llo de Fuengirola. Mu­cha fu­sión en la san­gre de los res­pon­sa­bles de los fo­go­nes esa no­che má­gi­ca. Lo me­jor, el tar­tar de sal­chi­chón de tru­cha so­bre pan de per­ga­mino y hue­vas en tra­ji­ne­ro, un vino olo­ro­so de la zo­na del co­ci­ne­ro in­vi­ta­do. Y me pa­re­ció im­po­nen­te la lu­bi­na con ber­be­re­chos y li­món de Pi­za­rro. «Es­te pla­to siem­pre es una apuesta se­gu­ra», co­men­ta.

El bo­lli­to de va­por de cho­qui­tos en su tin­ta y el ca­la­mar ja­po so­bre to­ma­te andino y es­pu­ma orien­tal es­ta­ban sa­bro­sos, pe­ro qui­zás no los de­be­rían ha­ber ser­vi­do en el mis­mo me­nú. No ca­sa­ban de­ma­sia­do bien tan se­gui­dos y el ca­la­mar me pa­re­ció de­ma­sia­do gran­de pa­ra un me­nú noc­turno lar­go y es­tre­cho. Pe­ro me lo co­mí co­mo si no hu­bie­se un ma­ña­na. Sorprendente el es­tu­rión con se­tas y tru­fa, y arries­ga­da, aun­que acer­ta­da, la apuesta de Pi­za­rro por aca­bar con un po­co de lam­prea «li­ge­ri­ta». Dos pos­tres muy sa­bro­sos y di­ges­ti­vos com­ple­ta­ron es­ta apuesta en el que el río fue pro­ta­go­nis­ta ca­si al cien por cien. Aun­que la idea del co­ci­ne­ro Pa­blo Pi­za­rro no era ela­bo­rar un me­nú ex­clu­si­vo de pro­duc­tos flu­via­les, le gus­tó mi su­ge­ren­cia. Es­ta­mos en el país de los mil ríos y por qué no ela­bo­rar una pro­pues­ta en­te­ra­men­te flu­vial. Igual al­gún lo­cal ya lo ofre­ce y lo des­co­noz­co. Re­cuer­do ha­ce can­ti­dad de años cuan­do se iba a lo­ca­les de Si­güei­ro o Pon­te Cal­de­las a to­mar auténticas tru­chas pes­ca­das en el río, no de pis­ci­fac­to­ría. Los tiem­pos y las le­gis­la­cio­nes han cam­bia­do mu­cho des­de en­ton­ces. Se­gu­ro que Her­mi­nia to­mó mu­chas tru­chas de las de ver­dad cuan­do era jo­ven y la ta­ta­ra­nie­ta nun­ca lo ha­rá, sal­vo que ha­ya al­gún pes­ca­dor ami­go de es­ta fa­mi­lia de cin­co ge­ne­ra­cio­nes.

FO­TO: MARCOS MÍGUEZ UNA FA­MI­LIA CON CIN­CO GE­NE­RA­CIO­NES DE MU­JE­RES En la fo­to, Mar­ti­na Sán­chez, de dos me­ses, en bra­zos de su ta­ta­ra­bue­la, Her­mi­nia, y ro­dea­da por la bi­sa­bue­la Ma­ri Car­men, la abue­la Pau­la y la ma­má de la cria­tu­ra, Jes­si­ca, que fue ma­dre con 28 años, muy tar­de en com­pa­ra­ción con las tres ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.