QUIE­RO UN MINIPIG

LA MAS­CO­TA QUE NO TE DE­JA­RÁ IN­DI­FE­REN­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - PORTADA - TEX­TO: MA­RÍA VIDAL

Se­ría co­mo te­ner un ca­ba­llo en un pi­so, pe­ro ya no por el ta­ma­ño sino por la na­tu­ra­le­za y su ins­tin­to”

Les­pre­sen­to a los mi­ni­pigs, unos ani­ma­li­tos con un ADN si­mi­lar al nues­tro que han ido aco­mo­dán­do­se po­co a po­co en nues­tros ho­ga­res. No se asus­ten si un ami­go les co­men­ta que tie­ne un cer­do en ca­sa, por­que con to­tal se­gu­ri­dad se re­fie­re a su nue­va mas­co­ta. Pe­ro ojo, por­que ni son tan mo­nos ni tan mi­nis co­mo apa­re­cen en las fo­tos. Si han con­se­gui­do abrir las puer­tas de mu­chas ca­sas es, en par­te, por sus ven­ta­jas do­més­ti­cas: «Son su­per­lim­pios, igual que los ga­tos, no cre­cen, no tie­nen pe­lo, por lo tan­to no pro­du­cen aler­gias...», enu­me­ra Su­sa­na Fer­nán­dez, uno de los miem­bros del gru­po de Fa­ce­book Cer­di­cons­cien­tes Res­cue, que ayu­dan a mu­chos cer­di­tos a bus­car un nue­vo ho­gar. Pe­ro... —ad­vier­te es­ta ca­ta­la­na que lu­cha pa­ra con­cien­ciar acer­ca de es­ta ra­za— «mu­cha gen­te se ol­vi­da de las ne­ce­si­da­des que tie­nen». Ha­bla des­de la ex­pe­rien­cia, por­que re­ci­be a dia­rio de­ce­nas de men­sa­jes de per­so­nas que los com­pra­ron o los co­gie­ron, que los in­ten­ta­ron adap­tar a su mo­do de vi­da sin éxi­to y que an­te la in­ca­pa­ci­dad de man­te­ner­los los aban­do­na­ron. In­sis­te en que un pi­so no es el há­bi­tat ade­cua­do pa­ra man­te­ner a los mi­ni­pigs (que son to­dos aque­llos cer­dos que no sean de gran­ja), ya que ne­ce­si­tan cam­par a sus an­chas, ne­ce­si­tan mu­cho mu­cho es­pa­cio. «Es lo mis­mo que te­ner a un ca­ba­llo en un pi­so, por muy ca­pri­cho que sea, pe­ro no so­lo por el ta­ma­ño, que en es­te ca­so no se­ría un pro­ble­ma sino por la na­tu­ra­le­za y su ins­tin­to», ex­pli­ca Su­sa­na. Y ma­ti­za: «Son ani­ma­les pre­sa, no do­més­ti­cos». Ade­más un de­ta­lle im­por­tan­te: res­ba­lan en las bal­do­sas.

Otro de los ol­vi­dos más fre­cuen­tes es que ne­ce­si­tan una die­ta va­ria­da, ri­ca en fi­bras, raí­ces, hier­bas y en ca­sa co­mo que no hay es­tas co­sas en la ne­ve­ra. «Tam­bién es muy im­pru­den­te adop­tar es­tos ani­ma­les sin sa­ber quién los atien­de, por­que un ve­te­ri­na­rio ya te di­go que no».

NO SON TAN MI­NIS

De­cía que no son tan mi­nis por­que hay que te­ner cui­da­do con el ta­ma­ño. Los ve­mos del ta­ma­ño de una bo­te­lla, pe­ro co­mo son ani­ma­les ma­ni­pu­la­dos ge­né­ti­ca­men­te, —ya que en prin­ci­pio es­ta­ban des­ti­na­dos a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca—, na­die pue­de ase­gu­rar el ta­ma­ño o pe­so de­fi­ni­ti­vo que pue­den al­can­zar. «Es un mis­te­rio. No hay ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar que el cer­di­to se va­ya a que­dar pe­que­ñi­to. Es­tán mo­di­fi­ca­dos, tie­nen el desa­rro­llo pa­ra­do y no lle­gan a adul­tos. No sé sa­be, pe­ro al­gu­nos no pa­san de los dos años. Ade­más con los cru­ces que hay...», ex­pli­ca Su­sa­na, que for­ma par­te de un gru­po que actúa por to­da Es­pa­ña.

Des­de Cer­di­cons­cien­tes Res­cue ha­cen de in­ter­me­dia­rios pa­ra bus­car vi­das ade­cua­das a las ne­ce­si­da­des de es­tos ani­ma­les, que a ni­vel le­gal es­tán des­am­pa­ra­dos, y di­vul­gar in­for­ma­ción pa­ra una te­nen­cia res­pon­sa­ble. El co­lec­ti­vo no se mues­tra en con­tra de que es­tos ani­ma­les sean aco­gi­dos co­mo mas­co­tas siem­pre y cuan­do se ten­gan en cuen­ta sus ne­ce­si­da­des, aun­que son cons­cien­tes de que nun­ca lle­ga­rán al ni­vel de los pe­rros y los ga­tos. Aho­ra bien: «Pue­des lle­gar a te­ner la mis­ma re­la­ción que con un pe­rro. No les gus­ta que los ma­ni­pu­les, y les cues­ta vin­cu­lar­se, pe­ro aca­ban con­fian­do en ti».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.