Pa­qui­ta, la rei­na del wa­sap, ce­le­bra su 104 cum­plea­ños

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - SIN PARAR -

Es­ta mu­jer te de­ja con la bo­ca abier­ta. Na­ció el 7 de ma­yo de 1914. Pues es­te 7 de ma­yo del 2018, 104 años des­pués, me man­dó un men­sa­je de wa­sap car­ga­do de iro­nía. «Pa­bli­to, Pa­bli­to… Qué po­co te acuer­das de tus amis­ta­des y ad­mi­ra­do­ras», di­ce al prin­ci­pio de su mi­si­va. Mu­chos se acor­da­rán de Pa­qui­ta, la rei­na del wa­sap. Ha­ce jus­to un año el ca­so de es­ta ve­ci­na de A Co­ru­ña ca­paz de wa­sa­pear co­mo una ado­les­cen­te se con­vir­tió en una his­to­ria vi­ral. Los me­dios na­cio­na­les se hi­cie­ron eco del ju­ve­nil es­pí­ri­tu de es­ta cen­te­na­ria. A raíz de aque­lla in­for­ma­ción to­das las se­ma­nas fui re­ci­bien­do men­sa­jes de Pa­qui­ta. Ví­deos, re­fle­xio­nes y has­ta me­mes, to­dos car­ga­dos de po­si­ti­vi­dad, me fue man­dan­do es­ta mu­jer. El úl­ti­mo, el 26 de di­ciem­bre. De­jé de te­ner no­ti­cias de ella y, la ver­dad, pen­sé que de­bi­do a su avan­za­da edad, ya no es­ta­ría en con­di­cio­nes de man­te­ner la mis­ma ac­ti­vi­dad que an­tes. Pe­ro no. «Es que no sé qué hi­ce en el mó­vil y bo­rré tu con­tac­to», ar­gu­men­ta pa­ra jus­ti­fi­car su si­len­cio des­de Na­vi­dad has­ta aho­ra. Su ve­ci­na Loly se lo fa­ci­li­tó de nue­vo y por eso pu­do man­dar­me el men­sa­je en el que, de for­ma ca­ri­ño­sa, me ti­ra­ba de las ore­jas por no fe­li­ci­tar­la. «Es­toy al­go ner­vio­sa por cum­plir los 104», con­fie­sa. El día de su cum­plea­ños se en­con­tró la pri­me­ra sor­pre­sa en el sa­lón de su ca­sa, don­de co­lo­ca­ron al­gu­nos ador­nos, co­mo glo­bos y de­más. Des­pués sa­lió a dar su lar­go pa­seo ha­bi­tual y acu­dió a la mi­sa dia­ria en la igle­sia de San­ta Lu­cía, en el cen­tro de A Co­ru­ña. La fies­ta con­ti­nuó en el res­tau­ran­te Bi­do, que di­ri­ge Juan Cru­jei­ras. «La co­noz­co por­que cuan­do cum­plió los 100 lo ce­le­bró en A Es­ta­ción de Cam­bre», re­cuer­da el co­ci­ne­ro. Pa­qui­ta si­gue aquí, A Es­ta­ción ya es his­to­ria. Un gru­po de ami­gos y ve­ci­nos or­ga­ni­za­ron el al­muer­zo-sor­pre­sa al que acu­dió un so­brino con su no­via de Sin­ga­pur, y has­ta el cu­ra del tem­plo an­tes ci­ta­do. «Tie­ne cien años más que mi hi­jo pe­que­ño», apun­ta una de las co­men­sa­les. «¿No te que­das a co­mer?», me pre­gun­ta Pa­qui­ta, que me re­co­no­ció al ins­tan­te ca­si un año des­pués. Se lo agra­de­cí y le di­je la ver­dad, que me re­sul­ta­ba im­po­si­ble por­que ya te­nía otra ci­ta. Que­da­mos en se­guir men­sa­jeán­do­nos. «En­ton­ces em­pe­za­mos de ce­ro nues­tra re­la­ción», bro­mea son­rien­te la rei­na del wa­sap, que es­ta se­ma­na cum­plió unos es­plén­di­dos, y yo di­ría que inigua­la­bles, 104 años. In­creí­ble. Den­tro del com­ple­jo que agru­pa los con­ce­sio­na­rios de las mar­cas Le­xus y To­yo­ta en Pe­ri­llo, Olei­ros, a las afue­ras de A Co­ru­ña, hay al­go sor­pren­den­te. Una co­ci­na to­tal­men­te equi­pa­da que se en­car­gó de pro­yec­tar la fir­ma com­pos­te­la­na Mo­di­pu con elec­tro­do­més­ti­cos de la mar­ca Sub­ze­ro-Wolf. Es­tá ubi­ca­da den­tro del de­no­mi­na­do Breo­gán Xpe­rien­ce, un es­pa­cio po­li­va­len­te des­ti­na­do a los clien­tes y en el que se pue­de ha­cer de to­do. «Se­ría fan­tás­ti­co un con­cier­to en una de las te­rra­zas una tar­de-no­che de ve­rano», me di­ce Jo­sé Ra­món Fe­rrei­ro, ge­ren­te de la em­pre­sa, emo­cio­na­do con el re­sul­ta­do de la obra. Tu­ve la suer­te de es­tre­nar el co­me­dor anexo a la im­po­nen­te co­ci­na con mo­ti­vo del pri­mer Tour Ex­ce­len­cia Gas­tro­nó­mi­ca Ja­po­ne­sa de Le­xus en Ga­li­cia. Pre­pa­ra­do por el equi­po de Art & Sus­hi, los pla­tos es­tu­vie­ron a la al­tu­ra del lu­gar. Viei­ra con maho­ne­sa de mi­so y das­hi, dados de atún ma­ri­na­do con wa­ka­me, y ce­vi­che de lu­bi­na fue­ron un arran­que es­pec­ta­cu­lar. Co­mo un co­che de al­ta ga­ma. Des­pués, una bur­guer de ven­tres­ca de atún, shii­ta­ke y ajo ne­gro den­tro de un pan bao, to­ma­te de col­gar y ce­bo­lla ro­ja en­cur­ti­da y un trío de ni­gi­ris de sal­món es­plén­di­dos. Cuan­do ya pa­re­cía que la ce­na se ter­mi­na­ba, sir­vie­ron unos com­bi­na­dos de sus­hi y sas­hi­mi per­fec­ta­men­te pre­sen­ta­dos. «Ade­más de es­ta pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca tam­bién que­re­mos que las ar­tes plás­ti­cas y vi­sua­les ten­gan un gran pro­ta­go­nis­mo», me co­men­tan mien­tras ve­mos las obras de Ana So­ler, al­gu­nas de ellas im­pac­tan­tes. Aun­que el pos­tre pro­me­tía, un chees­ca­ke con an­ko, pre­fe­rí re­co­ger­me pron­to. Es­ta­ba can­sa­do por­que an­tes acu­dí a la pre­sen­ta­ción de las no­ve­da­des del Pa­tro­na­to de Tu­ris­mo de Fuer­te­ven­tu­ra. Pla­yas, sol, que­so de ca­bra, acei­te de oli­va y mu­cho des­can­so pro­po­nen los ma­jo­re­ros. Fal­ta ha­ría pa­sar una tem­po­ra­da por allí pa­ra re­po­ner fuer­zas por­que, a es­te pa­so y a es­te rit­mo, lle­gar a la edad de Pa­qui­ta, y en su es­ta­do, pa­re­ce un ob­je­ti­vo im­po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.