Las he­ri­das abier­tas de O Ma­ris­qui­ño

El Puer­to no pre­vé re­cu­pe­rar el mue­lle si­nies­tra­do has­ta que con­clu­ya la ins­truc­ción ju­di­cial

La Voz de Galicia (Carballo) - - GALICIA - CARLOS PUNZÓN

Son 75 me­tros de ta­blo­nes, hor­mi­gón, hie­rros y el ras­tro de la es­tam­pi­da que el 12 de agos­to de­jó un ras­tro de 467 he­ri­dos que asis­tían en Vi­go al con­cier­to de clau­su­ra del fes­ti­val ur­bano O Ma­ris­qui­ño. El mus­go y las al­gas cu­bren tres me­ses des­pués la es­truc­tu­ra que ca­yó al fon­do. Las ba­rre­ras an­ti­con­ta­mi­na­ción re­tie­nen va­sos, bo­te­llas y has­ta za­pa­ti­llas de de­por­te de dis­tin­tos mo­de­los de quie­nes en­gu­lló la es­truc­tu­ra co­lap­sa­da, la que des­de los años no­ven­ta na­die ha­bía re­vi­sa­do, ni na­die tam­po­co cer­ti­fi­có es­te ve­rano que aguan­ta­ría la ce­le­bra­ción de un con­cier­to y a sus asis­ten­tes.

«Los do­lo­res que so­por­ta mi mu­jer son tre­men­dos y cons­tan­tes. Tie­ne que es­tar to­do el día tum­ba­da y con me­di­ca­ción con­ti­nua», la­men­ta Moncho Álvarez, que jun­to a su es­po­sa y su hi­jo se fue­ron al fon­do mien­tras can­ta­ba el ra­pe­ro Rels B. Tra­za con pre­ci­sión las do­len­cias que aún su­fre su fa­mi­lia y los cam­bios que ex­pe­ri­men­tan. «Has­ta que mé­di­ca­men­te ten­ga­mos to­do cla­ro no pre­sen­ta­re­mos la de­man­da», se­ña­la Álvarez, al que le han re­co­men­da­do ha­cer uso del año de mar­gen que to­das las víc­ti­mas tie­nen pa­ra pre­sen­tar re­cla­ma­cio­nes. Y si do­li­do es­tá por los do­lo­res y trau­ma que so­por­tan, no me­nos ase­gu­ra es­tar­lo con la cla­se po­lí­ti­ca. «Te­ne­mos la sen­sa­ción de que to­do se ha di­fu­mi­na­do, co­mo ha ocu­rri­do en otros si­nies­tros», di­ce el ma­ri­do de Silvia Alon­so, la úl­ti­ma víc­ti­ma de O Ma­ris­qui­ño da­da de al­ta en los hos­pi­ta­les vi­gue­ses.

La pla­ta­for­ma de afec­ta­dos crea­da por la Fe­de­ra­ción Ve­ci­nal de Vi­go con­ta­bi­li­za has­ta 80 per­so­nas que han so­li­ci­ta­do asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca. «Pe­sa­di­llas, di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño, mie­do a las aglo­me­ra­cio­nes, o in­ten­si­fi­ca­ción del te­mor al ries­go se es­tán dan­do aún en mu­chas de las víc­ti­mas de aque­lla noche», apun­tan des­de la ci­ta­da pla­ta­for­ma.

Su ac­ti­vi­dad gi­ra al­re­de­dor de la reivin­di­ca­ción pa­ra la aten­ción de los afec­ta­dos. «La ges­tión de lo que ha de­ja­do el su­ce­so es muy de­fi­cien­te y hay una des­aten­ción to­tal a las víc­ti­mas», di­ce la pre­si­den­ta ve­ci­nal, María Pérez, que la­men­ta que mien­tras to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos pre­sen­tes en el Par­la­men­to ga­lle­go se han pues­to en con­tac­to con los afec­ta­dos a tra­vés del fo­ro aus­pi­cia­do por el mo­vi­mien­to ve­ci­nal, el PSOE no lo ha he­cho. «Na­die de ese par­ti­do ha con­tac­ta­do con ellos», reite­ra. «Co­mo no mu­rió na­die, pa­re­ce que no hay gen­te afec­ta­da, pe­ro la hay, y que en su ma­yo­ría no sa­ben có­mo ac­tuar», con­clu­ye.

Va pa­ra va­rios años

El abo­ga­do Fran­cis­co Méndez Sen­lle, que re­pre­sen­ta a una do­ce­na de víc­ti­mas, au­gu­ra que no se re­sol­ve­rá ju­di­cial­men­te el ca­so has­ta den­tro de tres o cua­tro años. La vía ci­vil le ha si­do de­ne­ga­da a una de sus clien­tas, que re­cla­ma­ba 30 eu­ros por un re­loj di­gi­tal per­di­do y 600 por las he­ri­das y con­tu­sio­nes su­fri­das. El juz­ga­do al que se la plan­teó, le re­mi­tió a la cau­sa pe­nal que abrió al día si­guien­te del ac­ci­den­te el de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de Vi­go.

No que­da de mo­men­to más vía que la pe­nal, in­mer­sa to­da­vía en prue­bas pe­ri­cia­les en­car­ga­das a téc­ni­cos ex­per­tos en de­rrum­bes, pa­ra dic­ta­mi­nar qué ocu­rrió la noche del 12 de agos­to y si hay al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. La cau­sa va ca­mino de ser de­cla­ra­da com­ple­ja, con lo que la ins­truc­ción con­ta­ría con un año y me­dio más de mar­gen, con po­si­bi­li­dad de más pró­rro­gas. El te­mor de los afec­ta­dos es que se con­clu­ya que no hay cau­sa pe­nal y que pro­ce­de pre­sen­tar re­cla­ma­cio­nes por vía ci­vil. «En­ton­ces ha­bría que pre­sen­tar un plei­to ci­vil con­tra la em­pre­sa or­ga­ni­za­do­ra, el Ayun­ta­mien­to de Vi­go, la Au­to­ri­dad Por­tua­ria y sus tres com­pa­ñías de se­gu­ros, pe­ro las cos­tas de los que no se es­ti­ma­sen res­pon­sa­bles po­drían ser car­ga­das a los de­man­dan­tes, con lo que no les sal­dría a cuen­ta sus re­cla­ma­cio­nes», ad­vier­te Méndez Sen­lle.

Sin pre­vi­sión de re­pa­ra­ción

El le­van­ta­mien­to de par­te del pre­cin­to ju­di­cial per­mi­te aho­ra acer­car­se has­ta el mis­mo bor­de del mue­lle co­lap­sa­do. Ya no hay tu­ris­mo de ca­tás­tro­fe. Es más, los pa­sean­tes de la zo­na, ni re­pa­ran en el agu­je­ro del que so­lo les se­pa­ra una li­ge­ra va­lla de obra y des­co­lo­ri­das cin­tas po­li­cia­les. Los 207 me­tros res­tan­tes del pa­seo de ma­de­ra es­tán tam­bién va­lla­dos y pre­cin­ta­dos, an­te el te­mor a que su es­truc­tu­ra es­tu­vie­ra sin man­te­ni­mien­to al­guno, co­mo la de­rrum­ba­da.

El pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Por­tua­ria, Enrique Ló­pez Vei­ga, se­ña­la que su ins­ti­tu­ción no se plan­tea plan al­guno pa­ra re­cons­truir la zo­na mien­tras no aca­be la ins­truc­ción ju­di­cial del ca­so, es de­cir, que po­dría se­guir co­mo el es­ce­na­rio de una gue­rra du­ran­te dos años aun­que se le­van­te an­tes el pre­cin­to ju­di­cial.

Ni el Puer­to ni el go­bierno lo­cal de Abel Ca­ba­lle­ro han lle­ga­do a al­gún ti­po de acuer­do pa­ra plan­tear la re­cu­pe­ra­ción de una de las zo­nas más tu­rís­ti­cas de Vi­go, y mu­cho me­nos pa­ra ad­mi­tir al­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad en el si­nies­tro. El es­pa­cio don­de ocu­rrió el ac­ci­den­te es por­tua­rio, pe­ro fue el Ayun­ta­mien­to el que dio la li­cen­cia de ac­ti­vi­dad pa­ra el fes­ti­val.

«Te­ne­mos la sen­sa­ción de que to­do se ha di­fu­mi­na­do, co­mo ha ocu­rri­do en otros si­nies­tros si­mi­la­res» Moncho Álvarez He­ri­do en el ac­ci­den­te «Si se con­clu­ye que no hay cau­sa pe­nal, ha­bría que acu­dir a la vía ci­vil y las cos­tas pue­den sa­lir­le ca­ras a las víc­ti­mas» Fran­cis­co Méndez Sen­lle Abo­ga­do de víc­ti­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.