Pin­ta­das

La Voz de Galicia (Carballo) - - OPINIÓN - LUIS FERRER I BALSEBRE

Sal­pi­ca mu­cho la no­ti­cia de que ban­das de gra­fi­te­ros es­tán irrum­pien­do co­mo ca­cos en las co­che­ras del me­tro de Ma­drid y Bar­ce­lo­na pa­ra com­pe­tir en­tre ellos a ver quien pin­ta­rra­jea más va­go­nes en me­nos tiem­po. El pai­sa­je ur­bano se cu­bre de pin­ta­das de to­do ti­po y has­ta los san­tos de la ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la no se li­bran del fu­ror pic­tó­ri­co de es­tas gen­tes que sien­ten pla­cer de­jan­do su hue­lla en el es­pa­cio ur­bano. Mu­cho se es­pe­cu­la so­bre el ori­gen de ese go­ce que a un ni­vel in­di­vi­dual —no co­mo co­lec­ti­vo— tie­ne su ex­pli­ca­ción. La ado­les­cen­cia es una eta­pa crí­ti­ca en la que nos ju­ga­mos la iden­ti­dad fu­tu­ra, es una con­vul­sión vi­tal, tan­to en lo real co­mo en lo sim­bó­li­co, en la que te­ne­mos que tan­tear cuál es nues­tra po­si­ción je­rár­qui­ca den­tro del gru­po y al mis­mo tiem­po cons­truir­nos co­mo in­di­vi­duos. Re­sul­ta com­pli­ca­do. El pla­cer del gra­fi­ti ema­na de la ne­ce­si­dad de mar­car el te­rri­to­rio igual que los lo­bos lo ha­cen con la ori­na. Es un dar­se a co­no­cer co­mo nue­vo y po­de­ro­so in­di­vi­duo del gru­po dis­pues­to a desafiar al po­der do­mi­nan­te con pro­yec­ti­les de es­pray. Ca­da gra­fi­ti es un gri­to de soy y quie­ro ser así. Di­rán que los mu­cha­chos del me­tro ya no son unos ado­les­cen­tes y se equi­vo­can por­que la ado­les­cen­cia psí­qui­ca pue­de du­rar has­ta la ve­jez. Hay vi­das que aca­ban sin ma­du­rar. El es­pa­cio pue­de en­ten­der­se dis­tin­guien­do en­tre lo que es de uno y lo que es de to­dos.

Hay cul­tu­ras —co­mo las nór­di­cas— que vi­ven el es­pa­cio así, y otras que lo en­tien­den más co­mo un «lo que es de uno y lo que no es de na­die» a ma­ne­ra de las cul­tu­ras su­re­ñas. Las dos ban­das gra­fi­te­ras com­pi­ten en­tre ellas en una es­pe­cie de be­rrea pic­tó­ri­ca en la que ga­na el que pin­ta más y más rá­pi­do lo que es de to­dos pe­ro que ellos en­tien­den que no es de na­die. El fe­nó­meno de los gra­fi­tis se dis­pa­ra acom­pa­sa­do a rit­mo de rap y al­can­za su ma­du­rez cuan­do al­gu­nos de sus adic­tos con­si­gue el re­co­no­ci­mien­to del es­ta­blish­ment al que pro­vo­ca, en­ton­ces su desaho­go se con­vier­te en ar­te y se tie­ne que ele­gir en­tre la adre­na­li­na del me­tro o la do­pa­mi­na del con­fort. La ma­yo­ría op­tan por la do­pa­mi­na.

Re­co­noz­co el mé­ri­to a mu­chos gra­fi­tis, pe­ro me mo­les­ta ver su­cia la ciu­dad.

En­tien­do que no es lo mis­mo afir­mar­se des­de la clan­des­ti­ni­dad que ha­cer­lo en es­pa­cios in­sí­pi­dos ha­bi­li­ta­dos pa­ra ello, y que no es lo mis­mo un mu­ral ar­tís­ti­co en el mu­ro de un cár­cel que una fir­ma em­bo­rro­nan­do la fuen­te o los ban­cos del par­que.

Lo pri­me­ro es ar­te, pe­ro lo se­gun­do es sim­ple van­da­lis­mo que ha­bría que com­ba­tir con el ejem­plar cas­ti­go de lim­piar­las.

El pla­cer del gra­fi­ti ema­na de la ne­ce­si­dad de mar­car el te­rri­to­rio, igual que los lo­bos lo ha­cen con la ori­na, es un dar­se a co­no­cer co­mo in­di­vi­duo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.