Sal­vi­ni le co­me te­rreno a Di Maio

Aun­que ob­tu­vo la mi­tad de los vo­tos en los co­mi­cios de mar­zo, la Li­ga opa­ca al M5E en cin­co me­ses de coa­li­ción de Go­bierno

La Voz de Galicia (Carballo) - - INTERNACIONAL - DA­RÍO ME­NOR

Elle­kap­pa, seu­dó­ni­mo de Lau­ra Pe­lle­gri­ni, es una de las me­jo­res vi­ñe­tis­tas ita­lia­nas. En sus ti­ras có­mi­cas, en el dia­rio La Re­pub­bli­ca, mues­tra có­mo se re­par­ten el po­der Lui­gi Di Maio y Mat­teo Sal­vi­ni, res­pec­ti­vos lí­de­res del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E) y la Li­ga, los dos que sos­tie­nen al Go­bierno de Ro­ma. A Di Maio, Elle­kap­pa lo re­pre­sen­ta siem­pre más ba­ji­to que a Sal­vi­ni. Es co­mo un ni­ño al la­do de un ti­po du­ro y bar­bu­do al que ade­más le to­ca ha­cer­le los co­ros. «¿Quién es el que man­da aquí?», le ha­ce de­cir la vi­ñe­tis­ta mu­chos días al se­cre­ta­rio fe­de­ral de la Li­ga. El lí­der del M5E siem­pre res­pon­de so­lí­ci­to: «¡Tú!» Pa­re­ce ol­vi­dár­se­le que su par­ti­do re­ci­bió ca­si el do­ble de vo­tos que la de su so­cio.

Los di­bu­jos de Elle­kap­pa son una re­pre­sen­ta­ción más del con­ven­ci­mien­to que exis­te en Ita­lia so­bre có­mo Sal­vi­ni le ha co­mi­do el te­rreno a Di Maio. Le han bas­ta­do cin­co me­ses pa­ra su­pe­rar­le en los son­deos y te­ner la sar­tén del Go­bierno por el man­go. Las en­cues­tas co­lo­can a la Li­ga por en­ci­ma del 30 % en in­ten­ción de vo­to. Es­te re­sul­ta­do su­po­ne tre­ce pun­tos más que el re­sul­ta­do ob­te­ni­do en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de mar­zo y, so­bre to­do, dos pun­tos por en­ci­ma de lo que los son­deos va­ti­ci­nan al M5E. Un re­cien­te es­tu­dio de­mos­có­pi­co del Ins­ti­tu­to Ixè acla­ró que es­ta ten­den­cia se de­be a la «he­ge­mo­nía sal­vi­nia­na»: el 42 % de los ita­lia­nos con­si­de­ran que la Li­ga man­da en el Go­bierno, mien­tras que so­lo el 12 % cree que el M5E lle­va las rien­das. «Yo nun­ca ha­bría pen­sa­do an­tes en vo­tar a Sal­vi­ni, pe­ro aho­ra lo ha­ría mil ve­ces. Ha de­mos­tra­do que cum­ple con lo que pro­me­te. Di­jo que pon­dría freno a la in­mi­gra­ción y ha con­se­gui­do que ca­si no ha­ya más des­em­bar­cos». Fran­ces­ca, una ro­ma­na de me­dia­na edad es­can­da­li­za­da por la lle­ga­da ma­si­va de ex­tran­je­ros en los úl­ti­mos años, es una más de los ita­lia­nos a los que el lí­der de la Li­ga se ha me­ti­do en el bol­si­llo con su mano du­ra fren­te a la in­mi­gra­ción.

Ade­más de ce­rrar los puer­tos, Sal­vi­ni ha lo­gra­do es­ta se­ma­na que el Se­na­do apro­ba­ra un de­cre­to que endurece las con­di­cio­nes de aco­gi­da pa­ra los ex­tran­je­ros y pre­vé re­pa­tria­cio­nes ma­si­vas de quie­nes vi­van en Ita­lia de for­ma irre­gu­lar. Fren­te a la ra­pi­dez con que ha sa­li­do ade­lan­te es­ta pro­me­sa de la Li­ga, las po­lí­ti­cas del M5E re­sul­tan más di­fí­ci­les y len­tas de lle­var a la prác­ti­ca. La más im­por­tan­te es la ren­ta mí­ni­ma de 780 eu­ros men­sua­les, que de­be­ría co­men­zar a fun­cio­nar a par­tir del pró­xi­mo mar­zo. Pa­ra ha­cer reali­dad es­ta me­di­da, cu­yo cos­te se es­ti­ma en 9.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, Ro­ma ten­drá pri­me­ro que acla­rar el pulso que man­tie­ne con Bru­se­las por su in­ten­ción de al­zar has­ta el 2,4 % el dé­fi­cit en los Pre­su­pues­tos del 2019. La UE ame­na­za con im­po­ner sanciones si no se re­du­ce el des­ajus­te.

Des­preo­cu­pa­ción

Has­ta que el di­ne­ro de la ren­ta mí­ni­ma de ciu­da­da­nía no co­mien­ce a lle­gar a los bol­si­llos de los ita­lia­nos más des­fa­vo­re­ci­dos, so­bre to­do ubi­ca­dos en el sur del país, se­rá difícil que el M5E re­cu­pe­re el pulso en las en­cues­tas. Aún así, Di Maio ase­gu­ra que no es­tá preo­cu­pa­do por­que Sal­vi­ni le ha­ya ade­lan­ta­do. «An­tes de las elec­cio­nes de mar­zo los son­deos de­cían que íba­mos a lo­grar el 27 %, pe­ro con­se­gui­mos el 33 %. Ha­brá más sor­pre­sas».

Tan­to Sal­vi­ni co­mo Di Maio tie­nen la vis­ta pues­ta en los co­mi­cios eu­ro­peos de ma­yo. «Has­ta en­ton­ces no veo ries­go con­cre­to de caí­da del Go­bierno, aun­que sur­jan di­fi­cul­ta­des», ase­gu­ra un co­la­bo­ra­dor del lí­der de la Li­ga. «Si hu­bie­ra una ba­ja­da en las elec­cio­nes eu­ro­peas del M5E se­ría un pro­ble­ma pa­ra el li­de­raz­go de Di Maio», opi­na es­ta fuen­te, que no ocul­ta la am­bi­ción de Sal­vi­ni por con­se­guir «un pa­pel más pres­ti­gio­so» que el que aho­ra desem­pe­ña.

La es­tra­te­gia del lí­der de la Li­ga pa­re­ce cla­ra: se­guir co­mién­do­le el te­rreno al M5E has­ta que ya no le ne­ce­si­te más pa­ra ful­mi­nar la coa­li­ción, vol­ver a las ur­nas y tra­tar de con­ver­tir­se en el pró­xi­mo je­fe de Go­bierno.

A. CARCONI EFE

Lui­gi Di Maio, de­lan­te de un ima­gen de Sal­vi­ni, en la RAI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.