La in­dus­tria ga­lle­ga com­pra en Por­tu­gal el tex­til téc­ni­co más avan­za­do de Eu­ro­pa

La in­no­va­ción lu­sa re­vo­lu­cio­na los te­ji­dos pa­ra el au­to­mó­vil, el de­por­te de élite o el ejér­ci­to

La Voz de Galicia (Carballo) - - ECONOMÍA -

De sus la­bo­ra­to­rios sa­lió el tra­je de ba­ño en­car­ga­do por Spee­do con el que Mi­chael Phelps ha si­do tan­tas ve­ces olím­pi­co, o las ma­llas con las que com­pi­tió du­ran­te años el ve­lo­cis­ta Usain Bolt.

Cues­tio­nes re­gla­men­ta­rias al mar­gen, es­tos equi­pa­mien­tos ela­bo­ra­dos con fi­bras de al­to ren­di­mien­to fue­ron el mo­tor de una pro­duc­ción, la del de­no­mi­na­do tex­til téc­ni­co, que en es­tos mo­men­tos su­po­ne el 10 % del to­tal de las ex­por­ta­cio­nes de to­do el tex­til lu­so, y al­re­de­dor de 500 mi­llo­nes de fac­tu­ra­ción.

Al Ci­te­ve acu­den em­pre­sas tex­ti­les de to­do el mun­do, es­pe­cial­men­te de Eu­ro­pa, y mu­chas de es­tas fir­mas son ga­lle­gas, aun­que la con­fi­den­cia­li­dad se im­po­ne a la ho­ra de des­ve­lar iden­ti­da­des.

Am­plia car­te­ra de clien­tes

«Tra­ba­ja­mos pa­ra la in­dus­tria, te­ne­mos una car­te­ra de 1.100 clien­tes que com­pran nues­tras in­no­va­cio­nes o acu­den a pe­dir soluciones pa­ra pro­duc­tos muy con­cre­tos», afir­ma An­tó­nio Amo­rim, pre­si­den­te del Ci­te­ve, cen­tro pro­vee­dor de tec­no­lo­gía pa­ra el tex­til ga­lle­go —al mar­gen de In­di­tex, que cuen­ta con su pro­pia in­fraes­truc­tu­ra de in­no­va­ción—, pe­ro tam­bién de la au­to­mo­ción (pro­vee­do­res de interiores). Allí acu­den pa­ra pa­ten­tar o tes­tar nue­vos te­ji­dos y ob­te­ner cer­ti­fi­ca­cio­nes.

El re­co­rri­do por los la­bo­ra­to­rios de es­te cen­tro pun­te­ro en Eu­ro­pa da mu­chas pis­tas de por dón­de va el fu­tu­ro. «Fui­mos pio­ne­ros en pa­ten­tar una mi­cro­cáp­su­la que im­pi­de el mal olor de la ro­pa; el pa­so si­guien­te se­rá el self­clea­ning o au­to­lim­pie­za de las pren­das», di­ce An­tó­nio Amo­rim, di­rec­tor del Ci­te­ve.

De esa par­te se en­car­ga el Cen­ti, la di­vi­sión de na­no­tec­no­lo­gía, in­mer­sa en un pro­yec­to eu­ro­peo, en el que par­ti­ci­pan 5 paí­ses, pa­ra desa­rro­llar te­ji­dos cos­mé­ti­cos fun­cio­na­les, que in­cor­po­ran na­no­cáp­su­las de ba­se na­tu­ral.

Con un pre­su­pues­to de 3,2 mi­llo­nes de eu­ros, la mi­sión es con­se­guir pren­das que se adap­ten al cli­ma y ga­ran­ti­cen el con­fort tér­mi­co o que des­pren­dan sus­tan­cias ac­ti­vas pa­ra la piel, co­mo acei­tes esen­cia­les, vi­ta­mi­nas y an­ti­oxi­dan­tes.

Los ma­ni­quíes de es­te cen­tro tec­no­ló­gi­co es­tán cu­bier­tos de ca­bles. En una ca­bi­na, los téc­ni­cos eva­lúan una pren­da pa­ra la prác­ti­ca de mon­ta­ñis­mo que pre­vie­ne los pe­li­gros del en­fria­mien­to de las ex­tre­mi­da­des. Su te­ji­do in­cor­po­ra sen­so­res que aler­tan cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra de las ma­nos des­cien­de por de­ba­jo de los mí­ni­mos de se­gu­ri­dad.

En la mis­ma sa­la se tes­ta un abri­go que reacciona a la tem­pe­ra­tu­ra cam­bian­do de co­lor. Bas­ta un le­ve tac­to de ma­nos pa­ra com­pro­bar el cam­bio de to­na­li­dad.

El sol­da­do del fu­tu­ro

Otra de las áreas de ne­go­cio en las que se en­fo­ca la tec­no­lo­gía tex­til por­tu­gue­sa es la de­fen­sa. Un ala del cen­tro es una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio de ideas de­di­ca­do al desa­rro­llo de equi­pa­mien­tos pa­ra el sol­da­do del fu­tu­ro. En es­te bún­ker tra­ba­jan in­ves­ti­ga­do­res, cien­tí­fi­cos y sol­da­dos de los paí­ses miem­bros de la OTAN.

«El Ci­te­ve es hoy un or­ga­nis­mo re­co­no­ci­do por las en­ti­da­des na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les co­mo un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción del área mi­li­tar», ex­pli­ca Amo­rim.

El ob­je­ti­vo es lle­var la fun­cio­na­li­dad de la ro­pa al ex­tre­mo, crear soluciones ca­da vez más fi­nas y li­ge­ras, con pro­pie­da­des múl­ti­ples de pro­tec­ción in­di­vi­dual, y do­ta­das con tec­no­lo­gía de co­mu­ni­ca­ción y geo­lo­ca­li­za­ción.

«El po­ten­cial es in­men­so», afir­ma An­tó­nio Amo­rín. Ase­gu­ra que «el fu­tu­ro del sec­tor tex­til lu­so tie­ne que es­tar en los pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos y eco­ló­gi­cos, dos pro­pie­da­des que se es­tán con­vir­tien­do en la car­ta de pre­sen­ta­ción de las gran­des em­pre­sas de Por­tu­gal». El pro­pio pre­si­den­te del gru­po, Pa­blo Is­la, des­ta­có en una de las úl­ti­mas pre­sen­ta­cio­nes de re­sul­ta­dos que en los úl­ti­mos cua­tro años In­di­tex ha in­ver­ti­do cer­ca de 1.000 mi­llo­nes en tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer reali­dad gran par­te de sus in­no­va­cio­nes, por sí mis­mos o jun­to a otros equi­pos in­ter­nos o ex­ter­nos. «En oca­sio­nes se co­la­bo­ra con otras em­pre­sas ga­lle­gas pa­ra la apli­ca­ción de me­jo­ras en sus tien­das al­re­de­dor del mun­do», ex­pli­can en el sec­tor.

En me­nor me­di­da, otras em­pre­sas tam­bién ha­cen la­bor de in­no­va­ción en so­li­ta­rio. Es el ca­so de Sel­mark, con se­de en O Po­rri­ño. De su de­par­ta­men­to de I+D+i han sa­li­dos pro­duc­tos in­no­va­do­res, co­mo el desa­rro­lla­do en co­la­bo­ra­ción con el Gru­po Es­pa­ñol de Pa­cien­tes con Cán­cer (Ge­pac). El re­sul­ta­do es Sel­mark Ca­re, una nue­va lí­nea de pro­duc­tos de cor­se­te­ría des­ti­na­da a aque­llas mu­je­res en pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción tras pa­de­cer un cán­cer de ma­ma.

Los ma­ni­quíes del Ci­te­ve es­tán re­ple­tos de ca­bles y sen­so­res pa­ra tes­tar te­ji­dos y reac­cio­nes a las pren­das di­se­ña­das se­gún su fun­cio­na­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.