Cuí­da­te del su­per­do­min­go elec­to­ral de ma­yo

La Voz de Galicia (Carballo) - - OPINIÓN -

en unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les. A pe­sar de lo que mu­chos pro­nos­ti­ca­ron en ca­lien­te tras el al­da­bo­na­zo de Vox y la amar­ga vic­to­ria so­cia­lis­ta en An­da­lu­cía, esa ci­ta con las ur­nas no pa­re­ce hoy es­tar más cer­ca ni más le­jos. Esa pre­rro­ga­ti­va le co­rres­pon­de ex­clu­si­va­men­te al pre­si­den­te del Go­bierno, más­ter en vi­ra­jes y doc­tor en re­sis­ten­cia ex­tre­ma.

Vis­to lo vis­to en An­da­lu­cía y amor­ti­za­das las sor­pren­den­tes pre­vi­sio­nes del CIS de una he­ge­mo­nía so­cia­lis­ta, a Sánchez sus ase­so­res le ha­brán di­cho al­go pa­re­ci­do a la a aler­ta que un au­gur ro­mano lan­zó a Ju­lio Cé­sar an­tes de su ase­si­na­to. Del mí­ti­co «¡cuí­da­te de los idus de mar­zo!» pa­sa­mos al ac­tual «¡cuí­da­te del su­per­do­min­go elec­to­ral de ma­yo!».

Ga­lle­gos, ca­ta­la­nes, vas­cos y an­da­lu­ces vo­ta­re­mos el 26M para ele­gir al­cal­des y eu­ro­dipu­tados. Y ha­brá men­sa­jes cru­za­dos. El res­to de es­pa­ño­les ten­drán que ele­gir tres pa­pe­le­tas y dis­cer­nir en­tre la niebla de gue­rra que siem­pre en­vuel­ve a una tri­ple cam­pa­ña. Au­men­ta­da has­ta el in­fi­ni­to y más allá en es­ta oca­sión por una des­co­mu­nal so­pa de si­glas. Ima­gi­nen las po­si­bles es­ce­nas: la pa­pe­le­ta in­dig­na­da de Vox aca­ba en las tres ur­nas, el vo­to en cla­ve lo­cal sal­pi­ca al au­to­nó­mi­co, los men­sa­jes de los eu­ró­fo­bos aca­ban de­ci­dien­do quién go­bier­na la cor­po­ra­ción lo­cal... Si a es­te com­pli­ca­do pa­no­ra­ma le suman unas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, ni diez mil ana­lis­tas tra­ba­jan­do en red po­drían des­en­tra­ñar des­pués los re­sul­ta­dos.

Aho­ra el su­per­do­min­go no le in­tere­sa a Sánchez. Tam­po­co a Ca­sa­do, que pi­de elec­cio­nes ca­da día y se ve pre­si­den­te en «do­ce me­ses». ¿Y a Ciu­da­da­nos y a Po­de­mos? La reac­ción de los mo­ra­dos em­pla­zan­do a los in­de­pen­den­tis­tas a apro­bar los Pre­su­pues­tos lo di­ce to­do. Y los na­ran­jas es­tán con­cen­tra­dos en dos asun­tos ca­pi­ta­les: la par­ti­da de aje­drez que jue­gan para for­mar un pac­to en An­da­lu­cía y la bús­que­da de can­di­da­tos para las mu­ni­ci­pa­les. Ya se ve­rá en el fu­tu­ro quién man­da.

Vox, que de mo­men­to ha es­ca­pa­do a la mal­di­ción de las en­cues­tas que acom­pa­ñó va­rias ve­ces a los de Ri­ve­ra, se re­go­dea tras el te­rre­mo­to. Re­sul­ta im­po­si­ble des­li­gar su as­cen­so an­da­luz de lo que ocu­rre fue­ra. En su idea­rio ul­tra re­sue­nan con fuer­za ecos de los de Trump, Le Pen y Sal­vi­ni. Pe­ro con eso no se lo­gran 12 dipu­tados. Hay al­go más. Mu­cho más. Por un la­do es­tá la in­dig­na­ción y el des­con­ten­to de mu­cha gen­te que no ve un fu­tu­ro y que ya no tie­ne es­pe­ran­zas de vi­vir me­jor. Por el otro, los mie­dos de los per­de­do­res cul­tu­ra­les de la glo­ba­li­za­ción. No so­lo per­ci­ben que peligra la eco­no­mía do­més­ti­ca, sino tam­bién cier­tas tra­di­cio­nes muy en­rai­za­das. A ma­yo­res, en el es­ce­na­rio an­da­luz ha­bía un fac­tor pro­pio, más que de­ci­si­vo. Re­sul­ta muy di­fí­cil ilu­sio­nar tras ca­si cua­ren­ta años inin­te­rrum­pi­dos de Go­bierno del PSOE en la Jun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.