Ga­li­cia del si­len­cio

La Voz de Galicia (Carballo) - - OPINIÓN -

y las pa­rro­quias que se nie­gan a mo­rir, a ser fa­go­ci­ta­das por el ol­vi­do y los ol­vi­dos, cuen­tan to­da­vía una his­to­ria ca­lla­da, una his­to­ria mu­da por des­cu­brir des­de la ima­gi­na­ción per­di­da de quie­nes na­cie­ron y vi­vie­ron el ellas.

Pue­des oír el ga­lo­pe de un ca­ba­llo que cruza la niebla, re­cor­dar a quie­nes ya­cen para siem­pre en el pe­que­ño cam­po­san­to jun­to al atrio fa­mi­liar de la vie­ja igle­sia en don­de ya no ta­ñen las cam­pa­nas, ni sue­na la mú­si­ca el día del pa­trón. Pue­des in­da­gar en la me­mo­ria de las al­deas que se han que­da­do huér­fa­nas de vi­da, y leer en los men­sa­jes que trae el ai­re de la ma­ña­na las vie­jas cró­ni­cas de lo que han si­do, de lo que he­mos si­do co­mo pue­blo. Y el río si­gue dis­cu­rrien­do pe­re­zo­so va­lle aba­jo, y la som­bra del car­ba­llo pe­tru­cio, del ár­bol to­té­mi­co y fun­da­cio­nal si­gue dan­do am­pa­ro a quien so­lía co­bi­jar­se ba­jo sus ra­mas, y hoy so­lo da som­bra a las som­bras. En in­vierno ba­ja el lobo a la al­dea don­de ya no hay co­rra­les ni ga­na­do en las cua­dras, y en el al­féi­zar de una ven­ta­na des­ven­ci­ja­da una plan­ta an­ti­gua nos re­ga­la, a na­die, una flor ca­da pri­ma­ve­ra, mien­tras la bri­sa jue­ga a per­se­guir­se ha­cien­do re­mo­li­nos jun­to a la fuen­te se­ca.

Ga­li­cia de to­das las so­le­da­des don­de las no­ches son lar­gas y se han con­ver­ti­do en una tie­rra de si­len­cios des­ha­bi­ta­dos. Ga­li­cia ro­ta y que­bra­da ma­pa ci­vil de un tie­rra de­sola­da, mi país de to­dos los si­len­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.