El Go­bierno car­ga con­tra PP y C’s por bus­car el apo­yo de Vox en An­da­lu­cía

Ale­ga que la mo­ción de cen­su­ra fue dis­tin­ta por­que no ne­go­ció con los se­ce­sio­nis­tas

La Voz de Galicia (Carballo) - - ESPAÑA - FRAN BA­LA­DO

El Go­bierno reali­zó ayer un lla­ma­mien­to para «evi­tar que An­da­lu­cía se con­vier­ta en cu­na de la ul­tra­de­re­cha». Para ello, la mi­nis­tra por­ta­voz, Isa­bel Ce­laá, ape­ló a la «res­pon­sa­bi­li­dad» de las for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, a las que su­gi­rió ex­plo­rar un acuer­do que per­mi­ta la des­ac­ti­va­ción de los do­ce es­ca­ños lo­gra­dos por Vox, que se han con­ver­ti­do en lla­ve para la con­for­ma­ción del Go­bierno de coa­li­ción que ex­plo­ran el PP y C’s.

Ce­laá con­fía en que las ne­go­cia­cio­nes en­tre es­tos dos par­ti­dos, que arran­ca­rán al re­gre­so del puen­te con Gar­cía-Egea y Vi­lle­gas co­mo in­ter­lo­cu­to­res, no aca­ben lle­gan­do a buen puer­to, y mos­tró su de­seo de que la pró­xi­ma Jun­ta sea «cons­ti­tu­cio­na­lis­ta y eu­ro­peís­ta». Y si pue­de ser so­cia­lis­ta, to­da­vía me­jor, al con­si­de­rar que Su­sa­na Díaz es­tá «le­gi­ti­ma­da» para in­ten­tar una nue­va in­ves­ti­du­ra por ser la can­di­da­ta con más vo­tos. No pa­re­ce que el PP y C’s es­tén muy por la la­bor, ya que a lo lar­go de es­ta semana han ido des­pren­dien­do que la úni­ca lec­tu­ra po­si­ble de las ur­nas es la vo­lun­tad de «cam­bio».

El Go­bierno ins­tó ayer a tra­zar «un cor­dón sa­ni­ta­rio» con Vox, si­guien­do el ejem­plo de otras de­mo­cra­cias eu­ro­peas, en don­de no se pac­ta con la ul­tra­de­re­cha. Con­si­de­ra que el par­ti­do de San­tia­go Abas­cal de­fien­de plan­tea­mien­tos al mar­gen de la Cons­ti­tu­ción, por lo que ni el PP ni C’s de­be­rían apo­yar­se en es­te para lle­gar al Pa­la­cio de San Tel­mo.

Di­fe­ren­cias con la mo­ción

En­ton­ces ¿por qué Sánchez pu­do con­tar en la mo­ción de cen­su­ra con los de­ci­si­vos vo­tos de las for­ma­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nas y de Bil­du, cuan­do han vio­la­do sis­te­má­ti­ca­men­te la Car­ta Mag­na? Para Ce­laá exis­te una di­fe­ren­cia «enor­me, muy gran­de», en­tre los dos ca­sos, al ale­gar que Sánchez no ne­go­ció «na­da» para lle­gar a la Mon­cloa, mien­tras en An­da­lu­cía es­tá abier­ta «una ne­go­cia­ción para con­se­guir la pre­si­den­cia».

Por su par­te, el pre­si­den­te del PP, Pa­blo Ca­sa­do, en­va­len­to­na­do por los re­sul­ta­dos en An­da­lu­cía, vol­vió a ins­tar ayer a Pe­dro Sánchez a que con­vo­que cuan­to an­tes elec­cio­nes ge­ne­ra­les. «Es­ta le­gis­la­tu­ra ha aca­ba­do de ser he­ri­da de muer­te: el PSOE es­tá noqueado; creo que sus vin­cu­la­cio­nes y de­pen­den­cia de los se­ce­sio­nis­tas y los ba­ta­su­nos ca­da vez son más son­ro­jan­tes», de­nun­ció el di­ri­gen­te po­pu­lar en un ac­to de par­ti­do en Te­ruel, des­de don­de re­cla­mó al je­fe del Eje­cu­ti­vo que de­je de «ju­gar con las ins­ti­tu­cio­nes en be­ne­fi­cio de un par­ti­do».

A. GAR­CÍA EFE

Ca­sa­do me­nos­pre­ció la de­ci­sión de Sánchez de pre­sen­tar el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos, «otro co­ne­jo de la chis­te­ra» para ta­par el va­ra­pa­lo an­da­luz, di­jo el lí­der del PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.