Él tie­ne la pie­dra fi­lo­so­fal

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ESTÁ SONANDO - TEX­TO: CARLOS PE­REI­RO

No son po­cas las his­to­rias de fic­ción en las que sus pro­ta­go­nis­tas bus­can un ele­men­to al­quí­mi­co de cor­te le­gen­da­rio: la pie­dra fi­lo­so­fal. Es­ta sus­tan­cia po­dría con­ver­tir el plo­mo en oro o pla­ta y, se­gún qué ver­sión, tam­bién se re­la­cio­na con un po­si­ble con­duc­tor ha­cia la ela­bo­ra­ción de un eli­xir de la vi­da, de ca­rác­ter re­ge­ne­ra­ti­vo o, in­clu­so, li­ga­do a la in­mor­ta­li­dad. ¿Qué por qué es­te cuen­to chino si aquí se ha ve­ni­do a ha­blar de Paul McCart­ney? Por­que es in­com­pren­si­ble en­ten­der el nue­vo dis­co del ex Beatle sin pen­sar que el ge­nio bri­tá­ni­co es­tá en po­se­sión de una pie­dra fi­lo­so­fal; y que ello le ha con­fe­ri­do una ad­mi­ra­ble for­ta­le­za pa­ra po­der se­guir asal­tan­do los es­tu­dios de gra­ba­ción y com­pro­bar que, cua­ren­ta y ocho años des­pués de su pri­mer dis­co en so­li­ta­rio, si­gue en pie de gue­rra, ir­guién­do­se co­mo un mul­ti­ins­tru­men­tis­ta sin­gu­lar, un com­po­si­tor na­to.

McCart­ney aca­ba de pu­bli­car Egypt Sta­tion. Se tra­ta de su de­ci­moc­ta­vo dis­co y sue­na fres­co, vi­tal. Al me­nos así se mues­tra el in­glés, que en los úl­ti­mos tiem­pos ha sal­ta­do a la ac­tua­li­dad pú­bli­ca en va­ria­das oca­sio­nes. A prin­ci­pios del ve­rano, por ejem­plo, a raíz de un en­tra­ña­ble Car­pool Ka­rao­ke (co­no­ci­da sec­ción del The La­te La­te Show with Ja­mes Cor­den) re­ci­bió su do­sis de vi­ra­li­dad y mos­tró a un Paul ama­ble, cer­cano, lleno de hu­mor a sus 76 años, ha­blan­do de su pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro.

Des­de ha­cía un par de días, el ex Beatle se pa­sea­ba por Nue­va York. Los que lo co­no­cen bien sa­bían o al me­nos in­tuían que al­go tra­ma­ba por la Gran Man­za­na. Tras unas cuan­tas apa­ri­cio­nes en la ra­dio y las te­le­vi­sio­nes lo­ca­les, es­te ofre­ció un con­cier­to sorpresa en uno de los la­te­ra­les de la Grand Cen­tral Sta­tion. Incombustible, el es­pec­tácu­lo se re­trans­mi­tió mi­nu­tos des­pués por You­Tu­be. ¿Qué me­jor es­ce­na­rio pa­ra pre­sen­tar su nue­vo dis­co que una es­ta­ción en con­ti­nuo trán­si­to?

UN LE­GA­DO VI­GEN­TE

En esa pre­sen­ta­ción neo­yor­qui­na, el ex Beatle in­ter­pre­ta Black­bird en me­dio de un mar de ca­be­zas que lo atien­den. Es el sí­mil perfecto pa­ra su ca­rre­ra. Mi­les de ojos aten­tos a su per­so­na, ca­si es­pe­ran­do una se­ñal, cual re­li­gión o ac­to de fe, aguar­dan­do el mo­men­to en el que arran­ca con una can­ción. Icono de un tiem­po y de dos si­glos, a fal­ta de uno, con un le­ga­do vi­gen­te hoy y ma­ña­na. Egypt Sta­tion es una ra­dio­gra­fía mu­si­cal de McCart­ney. Una es­pe­cie de sa­li­da ex­prés ha­cia de­lan­te, en vez de ha­cia la me­lan­co­lía del pa­sa­do, que Paul no aban­do­na nun­ca, y si­gue lle­van­do en su es­tan­dar­te cuan­do re­co­rre el mun­do, pe­ro que a la vez de­mues­tra que es ca­paz de con­ti­nuar vi­vo, mu­si­cal y li­te­ral­men­te. Es su pri­me­ra aven­tu­ra dis­co­grá­fi­ca des­de el 2013.

Im­preg­na­do en un so­ni­do contemporáneo, Paul in­ves­ti­ga me­lo­días y tex­tu­ras sin de­ma­sia­do mie­do. Ca­da te­ma quie­re ir a un si­tio di­fe­ren­te, y el bri­tá­ni­co, que ha gra­ba­do con sus pro­pias ma­nos bue­na par­te ma­te­rial que el oyen­te es­cu­cha, se lo per­mi­te. Hay muy po­cas puer­tas ce­rra­das en las ca­si vein­te can­cio­nes que com­po­nen es­ta obra. Se jue­ga con la ins­tru­men­ta­ción, sea acús­ti­ca o eléc­tri­ca, gui­ta­rre­ra o pia­nís­ti­ca, con tiem­po pa­ra la ba­la­da o el rock ba­sa­do en riffs.

Qui­zás sea Egypt Sta­tion la pie­dra fi­lo­so­fal de McCart­ney. Qui­zás sea ese el ele­men­to al­quí­mi­co que lo man­tie­ne no so­lo con vi­da, sino im­pa­ra­ble. Qui­zás sean las can­cio­nes, las nue­vas can­cio­nes la que lo man­tie­nen inal­te­ra­ble al tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.