Ene­mis­ta­des en do ma­yor

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . POLÉMICA - TEX­TO: LAU­RA G. DEL VA­LLE

Aun­que no hay una­ni­mi­dad al res­pec­to, pa­re­ce ser que el ori­gen de la ex­pre­sión «¡mu­cha mier­da!» pro­ce­de de la épo­ca die­ci­oches­ca, cuan­do los más pu­dien­tes acu­dían al tea­tro en co­che de ca­ba­llos y, cuan­to ma­yor era la pre­sen­cia de equi­nos (con las pa­tas su­cias), más es­pec­ta­do­res. Es una op­ción creer­se es­ta ver­sión. O in­cli­nar­se, a te­nor de las gran­des dispu­tas que ha re­ga­la­do la his­to­ria del es­pec­tácu­lo, por un de­saho­go que es­con­de más ver­dad de lo que ven­den los ar­tis­tas. La úl­ti­ma gran po­lé­mi­ca de la in­dus­tria del pop, la que más en­fren­ta­mien­tos acu­mu­la en­tre las es­tre­llas del pa­no­ra­ma mu­si­cal, tie­ne sa­bor cas­ti­zo. Y olor a ran­cio. Cas­ti­zo por­que la pro­ta­go­ni­za­ron ha­ce es­ca­sos días dos de las ma­yo­res di­vas de la mú­si­ca mains­tream en Es­pa­ña: Ma­lú y Amaia Mon­te­ro. Ran­cio, u ob­so­le­to, por­que son los su­pues­tos ki­los de más de la ex­can­tan­te de La oreja de Van Gogh los que vol­vie­ron a di­vi­dir es­te país en dos.

Al pa­re­cer, la coach de La Voz qui­so qui­tar hie­rro a la obli­ga­ción que se le atri­bu­ye a una can­tan­te por es­tar del­ga­da po­nien­do el ejem­plo de al­guien que, a su jui­cio, no lo está y no pa­sa na­da: Amaia Mon­te­ro. Se lio el pi­to­te y la vas­ca, que úl­ti­ma­men­te ha­ce de su Twit­ter un her­vi­de­ro de po­lé­mi­cas, se ofen­dió y es­cri­bió en es­ta red so­cial: «A la Vic­to­ria’s Se­cret de Ma­lú: oja­lá to­das fué­ra­mos tan gua­pas y so­bre to­do tan del­ga­das co­mo tú!».

En una era en la que la mo­de­ra­ción y la co­rrec­ción so­cial es­tán a la or­den del día por el mie­do a las acu­sa­cio­nes de los in­ter­nau­tas en Instagram y Twit­ter, ca­da vez son me­nos las bron­cas en­tre ar­tis­tas que sa­len a la luz, para des­gra­cia de los mu­chos que ven en co­no­cer los en­tre­si­jos y en­re­dos del star sys­tem un pla­cer culpable ex­tre­mo. Pe­ro siem­pre hay don­de ras­car.

«¿Quién es Car­di B?» ha si­do una de las pre­gun­tas más buscadas de Goo­gle en los úl­ti­mos días. Y no es para me­nos, pues es­ta ra­pe­ra aca­ba de pro­ta­go­ni­zar una pe­lea épi­ca jun­to a la can­tan­te Nic­ki Mi­naj. En­fren­ta­das des­de ha­ce tiem­po, apro­ve­chan ca­da oca­sión para de­mos­trar su ene­mis­tad, aun­que qui­zás la úl­ti­ma vez se les ha­ya ido de las ma­nos. En la fies­ta or­ga­ni­za­da por la re­vis­ta Har­per’s Ba­zaar

por la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York ca­si se lían a pu­ñe­ta­zos. Eso sí, ha­bía un pre­ce­den­te. Pues la ra­pe­ra le ha­bía lan­za­do un za­pa­to de ta­cón a Mi­naj mi­nu­tos an­tes. Co­sas de di­vas mi­llen­nials.

Y si de dio­sas de la can­ción va la co­sa, hay me­tros de te­la que cor­tar. Que si Be­yon­cé en­fren­ta­da a Rihanna por una su­pues­ta in­fi­de­li­dad de su ma­ri­do, Jay Z, con la de Bar­ba­dos; o el pi­que en­tre Ma­don­na y Lady Ga­ga por una acu­sa­ción de pla­gio (Born This Way, de Ga­ga, se pa­re­ce de­ma­sia­do al te­ma Ex­press Your­self se­gún la rei­na del pop), sin ol­vi­dar a la dia­na que más dar­dos en­ve­ne­na­dos re­ci­be de sus co­le­gas de pro­fe­sión: Tay­lor Swift. La can­tan­te country está con fre­cuen­cia en el ojo del hu­ra­cán y se le atri­bu­yen ma­los ro­llos con Se­le­na Gó­mez, John Ma­yer o De­mi Lo­va­to. Pe­ro la ma­yor po­lé­mi­ca fue, sin du­da, la vi­vi­da con Kanye West, el ma­ri­do de Kim Kar­das­hian. Ha­ce ya nue­ve años de aque­lla en­tre­ga de pre­mios pe­ro la ima­gen fue in­só­li­ta. Tay­lor Swift aca­ba­ba de re­ci­bir el pre­mio MTV al Me­jor Ví­deo Fe­me­nino y al su­bir al es­ce­na­rio to­do se tor­ció cuan­do un in­dig­na­do West la in­te­rrum­pía ro­bán­do­le el mi­cró­fono para de­cir que quien me­re­cía el pre­mio era el Sin­gle La­dies de Be­yon­cé.

Pa­re­ce que nin­guno de los dos se ha re­cu­pe­ra­do de to­do de aque­lla es­ce­na, y aun­que son va­rias las ve­ces que han ase­gu­ra­do pú­bli­ca­men­te que han he­cho las pa­ces, lo cier­to es que al­gu­na pu­lli­ta que otra se si­guen lan­zan­do en las le­tras de sus can­cio­nes. Ca­si co­mo, ba­rrien­do para casa, las fol­cló­ri­cas ca­ñís en los ochen­ta. Con un len­gua­je si­bi­lino y una re­tran­ca que ya qui­sie­ran para sí mu­chos ga­lle­gos, Isa­bel Pan­to­ja, Lo­la Flo­res o Sa­ra Mon­tiel die­ron gran­des ti­tu­la­res mien­tras pa­sa­ban del amor al odio ca­si sin per­der el car­da­do. Para el re­cuer­do que­da la fra­se de Ma­ru­ji­ta Díaz so­bre Car­men Se­vi­lla: «No es bue­na ac­triz, pe­ro fin­ge muy bien».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.