“La gen­te que habla de apro­pia­ción cul­tu­ral de­no­ta mu­cha ig­no­ran­cia”

Pri­me­ro en acús­ti­co en el ci­clo Mo­men­tos Mahou y los «acús­ti­quí­si­mos» de Al­ham­bra, res­pec­ti­va­men­te. Des­pués, con ban­da. Tres ci­tas con Jai­ro Za­va­la

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ESTÁ SONANDO - FOLK.-ROCK TEX­TO: JA­VIER BE­CE­RRA

Lle­ga Jai­ro Za­va­la a Ga­li­cia con un dis­co nue­vo pen­dien­te de sa­li­da. Se tra­ta de To­do va a sa­lir bien, ál­bum que se edi­ta el pró­xi­mo 26 de oc­tu­bre y que es­tá pla­ga­do de co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas co­mo Co­que Ma­lla, Ve­tus­ta Mor­la, Luz Ca­sal o Am­pa­ra­noia. «Las co­la­bo­ra­cio­nes siem­pre se han da­do en la mú­si­ca y mi ca­so es uno más —ex­pli­ca—. La mú­si­ca es un diá­lo­go y co­la­bo­rar es al­go na­tu­ral. Aquí, ade­más de jun­tar­me con ami­gos y gen­te que ad­mi­ro mu­chí­si­mo, se ce­le­bran diez años de Depedro».

—Su mú­si­ca es mes­ti­za por na­tu­ra­le­za y va siem­pre acom­pa­ña­da del via­je. En una oca­sión Xoel Ló­pez de­cía que no es lo mis­mo to­car mú­si­ca bra­si­le­ña, que es­tar en Brasil to­can­do con bra­si­le­ños. Que la mú­si­ca así im­preg­na de un mo­do más pro­fun­do. ¿Qué pien­sa us­ted?

—La ex­pe­rien­cia real es mu­chí­si­mo más real y en­ri­que­ce­do­ra. No es­tá el lí­mi­te del for­ma­to que se re­pro­du­ce de una ma­ne­ra. Allí se pro­du­cen si­ner­gias. Al to­car re­ci­bes esa ener­gía y es al­go in­com­pa­ra­ble. Ade­más, Xoel siem­pre tie­ne ra­zón. Lo que di­ga él yo lo asu­mo to­tal­men­te [ri­sas].

—Via­jar es par­te con­sus­tan­cial a su mú­si­ca. ¿No po­dría ha­cer­la de una ma­ne­ra más es­tá­ti­ca?

—Mmm... la mú­si­ca se nu­tre de ese diá­lo­go que te de­cía an­tes. Hay que via­jar mu­cho, ex­plo­rar y co­la­bo­rar con mu­chí­si­ma gen­te de to­do el pla­ne­ta. Sería men­tir de­cir que to­do eso no ha in­flui­do en mis can­cio­nes y las co­sas que uti­li­zo pa­ra ves­tir­las. Es una par­te muy im­por­tan­te.

—¿Qué via­je su­pu­so un cam­bio ra­di­cal en su mo­do de vi­vir la mú­si­ca?

—Voy a ci­tar uno, que ade­más se plas­mó en un do­cu­men­tal, que es el que hi­ce en Se­ne­gal. Ese país es uno de los re­fe­ren­tes de la mú­si­ca oc­ci­den­tal. Fue muy im­por­tan­te pa­ra mí. Mi fa­mi­lia vi­vió en Áfri­ca y to­do eso su­pu­so un re­en­cuen­tro con la his­to­ria con la que me en­con­tré de ni­ño. Es­cu­char el rit­mo en su esen­cia pu­ra fue muy re­ve­la­dor. Los mú­si­cos se­ne­ga­le­ses tie­nen una ca­pa­ci­dad in­na­ta pa­ra ha­cer la mú­si­ca po­pu­lar y com­par­tir­la con to­do aquel que se apunte a es­cu­char­la. En uno de los idio­mas que se habla en Se­ne­gal, el wó­lof, la mú­si­ca y el bai­le es la mis­ma pa­la­bra. Eso creo lo di­ce to­do.

—Eso de que to­do em­pie­za en Áfri­ca ¿es un tó­pi­co o es real?

—¿En la mú­si­ca po­pu­lar? Des­de lue­go. Es im­por­tan­tí­si­mo.

—Es­te ve­rano se ha pues­to de mo­da la ex­pre­sión «apro­pia­ción cul­tu­ral», se­ña­lan­do a ar­tis­tas que to­man ele­men­tos de otras cul­tu­ras y las in­te­gran en su dis­cur­so. ¿Qué pien­sa?

FO­TO: MÓ­NI­CA IRAGO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.